La palabra del día

Buscando hoy un término en el diccionario de la Real Academia en su versión digital, algo que hago por costumbre para no utilizar o escribir erróneamente ningún vocablo de los que el trabajo o el placer me invitan a teclear, me he parado a descubrir la palabra del día, que en este caso desconocemos a este lado del océano porque la emplean solo en parte de Centroamérica y en Perú: recesar.

Aunque el prefijo nos incline a suponer que dicho término hace referencia a la reiteración de una acción que a más de uno nos gustaría se cumpliera con frecuencia, en especial en su uso transitivo («Destituir o deponer a alguien del cargo que ejerce»), sus dos acepciones hablan de «Clausurar una cámara legislativa, una universidad, etc.» y de cesar temporalmente en sus actividades una corporación; ambas acciones muy concretas que apuntan a organismos en los que no tengo ninguna mano. En cualquier caso, eso me ha hecho reflexionar sobre qué clausuraría yo sin que me temblara el pulso.

Aparte de lo que todos estamos pensando (porque, si medimos su utilidad, le encontramos bien poca), y apoyando así a mi amiga Amelia Pérez de Villar, escritora y traductora que sabe de lo que habla, yo clausuraría todas aquellas editoriales que envían a la imprenta (es un decir) textos que dan bastante apuro, por no decir vergüenza ajena; páginas, en especial de autodenominados escritores, que no colocan una coma en su sitio; comentarios en redes sociales que, aparte de compuestos con salva sea la parte, traslucen odio e ignorancia; libros que, con estas temperaturas, ni siquiera servirían para encender la chimenea; concursos literarios cuyas bases están redactadas con no pocos errores, lo que abre la desconfianza con respecto a quién juzgará los textos recibidos y si distinguirá los usos correctos del gerundio de los que atentan a los hígados de cualquier bien nacido y bien hablado. Clausuraría los castings y me dedicaría a hacer selecciones de toda la vida; eliminaría los diminutivos tipo «flamenquito» o «marisquito» que viene a significar que ni lo que escuchas es flamenco ni lo que comes son gambas, así como los dobletes a lo «españoles y españolas» mientras estas sigan recibiendo menos salario por el mismo trabajo y los «barones» de los partidos políticos no incluyan a las «baronesas» en sus discursos de tres al cuarto.

Pero, ya dejando a un lado esas cuestiones lingüístico-filológicas que tanto me impacientan, mi lista aún es amplia, y borraría del mapa los chiringuitos que emiten reguetón; despeñaría por un barranco las motos con escape libre y los botes de fijador que permiten la arquitectura de ciertos peinados imposibles; eliminaría la publicidad engañosa tipo precio reducido pero solo si te llevas siete productos más y aquella en que tras los botes de limpieza sonríe una buena ama de casa y no un amo de su hogar; suprimiría los plásticos de los libros que te impiden echar una ojeada para decidir si los compras o no; zarandearía a las personas que trabajan en una tienda y, mientras se forma una cola que les da la vuelta a siete percheros, no abre la caja para atender a nadie; estudiaría seriamente la redundancia de semáforos en las rotondas y la utilidad de la rotonda en sí misma, sobre todo cuando la sucesión de ellas tiende al infinito; multaría el uso del claxon para celebrar triunfos deportivos teniendo en cuenta que las ordenanzas sobre contaminación acústica hablan de que está prohibido hasta avisar al despistado que no ha visto que el semáforo lleva un rato en verde y hay niños que se duermen a las diez...

En fin, la lista puede ser bastante larga dependiendo del día. Hoy es lunes y no quiero abrumar con mis manías, pues me pongo a tiro de que más de uno me mande a vivir a mitad del campo o a freír puñetas (palabra que debería ocupar su lugar en la solapa derecha del diccionario antes comentado para quien aún desconozca su origen) y no le falten motivos.

De todas formas, es normal que hoy, con esta entrada, también más de uno se haya sentido molesto o simplemente atañido. Qué le vamos a hacer. Igual porque se cumple eso que dicen, que al hacernos mayores se nos acentúa la intransigencia; pero, para ser positivos por una vez, señal de que aún estamos creciendo.

Elena Marqués

La palabra del día

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más