La palabra del día

Buscando hoy un término en el diccionario de la Real Academia en su versión digital, algo que hago por costumbre para no utilizar o escribir erróneamente ningún vocablo de los que el trabajo o el placer me invitan a teclear, me he parado a descubrir la palabra del día, que en este caso desconocemos a este lado del océano porque la emplean solo en parte de Centroamérica y en Perú: recesar.

Aunque el prefijo nos incline a suponer que dicho término hace referencia a la reiteración de una acción que a más de uno nos gustaría se cumpliera con frecuencia, en especial en su uso transitivo («Destituir o deponer a alguien del cargo que ejerce»), sus dos acepciones hablan de «Clausurar una cámara legislativa, una universidad, etc.» y de cesar temporalmente en sus actividades una corporación; ambas acciones muy concretas que apuntan a organismos en los que no tengo ninguna mano. En cualquier caso, eso me ha hecho reflexionar sobre qué clausuraría yo sin que me temblara el pulso.

Aparte de lo que todos estamos pensando (porque, si medimos su utilidad, le encontramos bien poca), y apoyando así a mi amiga Amelia Pérez de Villar, escritora y traductora que sabe de lo que habla, yo clausuraría todas aquellas editoriales que envían a la imprenta (es un decir) textos que dan bastante apuro, por no decir vergüenza ajena; páginas, en especial de autodenominados escritores, que no colocan una coma en su sitio; comentarios en redes sociales que, aparte de compuestos con salva sea la parte, traslucen odio e ignorancia; libros que, con estas temperaturas, ni siquiera servirían para encender la chimenea; concursos literarios cuyas bases están redactadas con no pocos errores, lo que abre la desconfianza con respecto a quién juzgará los textos recibidos y si distinguirá los usos correctos del gerundio de los que atentan a los hígados de cualquier bien nacido y bien hablado. Clausuraría los castings y me dedicaría a hacer selecciones de toda la vida; eliminaría los diminutivos tipo «flamenquito» o «marisquito» que viene a significar que ni lo que escuchas es flamenco ni lo que comes son gambas, así como los dobletes a lo «españoles y españolas» mientras estas sigan recibiendo menos salario por el mismo trabajo y los «barones» de los partidos políticos no incluyan a las «baronesas» en sus discursos de tres al cuarto.

Pero, ya dejando a un lado esas cuestiones lingüístico-filológicas que tanto me impacientan, mi lista aún es amplia, y borraría del mapa los chiringuitos que emiten reguetón; despeñaría por un barranco las motos con escape libre y los botes de fijador que permiten la arquitectura de ciertos peinados imposibles; eliminaría la publicidad engañosa tipo precio reducido pero solo si te llevas siete productos más y aquella en que tras los botes de limpieza sonríe una buena ama de casa y no un amo de su hogar; suprimiría los plásticos de los libros que te impiden echar una ojeada para decidir si los compras o no; zarandearía a las personas que trabajan en una tienda y, mientras se forma una cola que les da la vuelta a siete percheros, no abre la caja para atender a nadie; estudiaría seriamente la redundancia de semáforos en las rotondas y la utilidad de la rotonda en sí misma, sobre todo cuando la sucesión de ellas tiende al infinito; multaría el uso del claxon para celebrar triunfos deportivos teniendo en cuenta que las ordenanzas sobre contaminación acústica hablan de que está prohibido hasta avisar al despistado que no ha visto que el semáforo lleva un rato en verde y hay niños que se duermen a las diez...

En fin, la lista puede ser bastante larga dependiendo del día. Hoy es lunes y no quiero abrumar con mis manías, pues me pongo a tiro de que más de uno me mande a vivir a mitad del campo o a freír puñetas (palabra que debería ocupar su lugar en la solapa derecha del diccionario antes comentado para quien aún desconozca su origen) y no le falten motivos.

De todas formas, es normal que hoy, con esta entrada, también más de uno se haya sentido molesto o simplemente atañido. Qué le vamos a hacer. Igual porque se cumple eso que dicen, que al hacernos mayores se nos acentúa la intransigencia; pero, para ser positivos por una vez, señal de que aún estamos creciendo.

Elena Marqués

La palabra del día

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más