«La memoria rota» o la ley del silencio

Antecedida por un hermoso poema de Zahra Hasnaui, un pequeño prólogo de Luisa Sánchez que nos anuncia la verdad venenosa que significa el desierto («porque una vez lo pisas, jamás desaparece de tu vida») y un prefacio donde se nos presenta a dos de las protagonistas de este «tratado» sobre la amistad, La memoria rota de Antònia Pons Valldosera es mucho más que una novela que nos sitúa ante uno de los lamentables episodios de nuestra historia reciente.

Reconstruir la memoria no es tarea fácil. Son numerosos los factores que definen cada instante del pasado, diversos los episodios dolorosos que tratamos de olvidar, contados los instantes felices que la distancia hace aún más dichosos por pura necesidad, y «los recuerdos vienen sin llamar, se meten en el corazón y siguen doliendo, como una herida abierta».

Esa herida abierta que continúa siendo, tantos años después de promesas sin cumplir, el Sáhara es la que se denuncia en este libro, la verdadera protagonista de un texto a la vez duro y poético que su autora, mujer comprometida con la causa, sabedora de cómo se desenvuelve la vida en los campamentos de Tindouf (lugar donde se sitúa parte de la acción, la del regreso al recuerdo, a una parte feliz de la existencia de Helena y su hija Mariam y a su propia conciencia solidaria), ha querido regalarnos, para que esa dolorosa realidad forme también parte de nuestra memoria, no tanto para que nos avergoncemos y nos atrevamos a intervenir, sino para que amemos como ella ese ancho horizonte que para muchos constituye la esperanza de un hogar.

No es, sin embargo, esta obra un grito panfletario, ni siquiera una petición de socorro. Si acaso un homenaje a tantos hombres y mujeres invisibles que convivieron durante un tiempo bajo techos contiguos, compartieron el té y el olor de lebjur sobre los colores vivos de las alfombras; un modo de vida retratado con pericia y orgullo, con sencillez y respeto, por alguien tan acreditado como Antònia, que conoce y quiere a ese pueblo hermano que vive en condición de refugiado perpetuo y con vagas perspectivas de regirse alguna vez por sí mismo.

Pero la autora es consciente de que ninguna historia tiene una sola cara. La realidad es compleja, poliédrica. Intervienen en ella muchos factores, en ocasiones antagónicos. Los intereses (casi siempre económicos, aunque suene así de miserable y/o nos resulte triste reconocerlo) se imponen con una lógica distinta a la de la razón y el sentimiento; ese que nos habla de la pertenencia a un lugar, a una raza, a una familia.

Por eso la narración se nos entrega desde la perspectiva de distintas voces, distintos puntos de vista y distintas formas (cartas, palabras pronunciadas en el sueño y en la conciencia…) para mostrarnos momentos distintos de este encuentro de dos mujeres muy diferentes unidas por las circunstancias, primero en El Aaiún, cuando este aún se definía como protectorado de España y se debatía su suerte sin la participación de quienes debían haber sido los verdaderos protagonistas; luego en un presente en el que el acogimiento de Zeiba durante un verano y la visita posterior a su casa remueven asuntos oscuros, como la desaparición de Carlos, el marido de Helena, cuya verdad intuida se reconoce al fin para cerrar una de las muchas heridas abiertas en este libro.

Elaborada, pues, como un hábil rompecabezas, esta primera novela de Antònia Pons se erige como obra imprescindible para recordar esa parte de nuestra historia que algunos pretenden relegar al olvido, a la que se ha impuesto sin ambages la ley del silencio. Por vergonzosa, por falta de interés. Porque muestra la (ir)responsabilidad ante unos hechos sin solución que siguen pesando silenciosos en las fisuras agrietadas de nuestra memoria.

Elena Marqués

Antònia Pons Valldosera (Torregrossa, 1951) ha ejercido de maestra durante toda su vida profesional. Lectora empedernida y aficionada a escribir, un vicio que ha practicado desde muy joven, es autora de un par de libros de relatos cortos, publicados en una plataforma de autoedición; y de una novela de humor en catalán publicada en el año 2014.

Esta novela es la primera que publica en lengua castellana. Comprometida desde el primer día con la causa saharaui, ha viajado en innumerables ocasiones a los campamentos de refugiados de Tindouf, Argelia

Fue socia fundadora de la asociación de amistad con el Sahara de Lleida y presidenta de esta durante casi diez años.

«La memoria rota» o la ley del silencio

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más