La insoportable levedad de los planes

Creo que fue John Lennon quien pronunció aquello de «La vida es eso que pasa mientras hacemos otros planes». No sé. Lo hemos repetido tantas veces que ya sentimos que nos pertenece, que nos lo hemos apropiado, como el «Romance del conde Arnaldos» o los andares de Chiquito de la Calzá.

Independientemente de su autoría, y de lo que en su momento quisiera con ello decir el músico de Liverpool (disfruta del momento, so tonto, carpe diem and be happy o algo por el estilo), la frase se ha instalado en las nuestras, en nuestras vidas, hasta el punto de que últimamente, en las reuniones de amigos, dedicamos un apartado a soñar viajes que posiblemente nunca emprenderemos. Y hasta nos reímos de ello. Ideamos, una tras otra, escapadas que las circunstancias obligarán a posponer, más bien a cancelar, aunque eso no lo digamos en voz alta porque es un verbo a todas luces peor, más drástico, absolutamente negativo y deprimente. Pero es que todo aquello que no se hace en el momento justo ya no se hará jamás, serán otros los que emprendan el periplo, meses o años después (si es que se les vuelve a presentar la oportunidad y se animan a aprovecharla), no los destinados al viaje primero, planeado, por decir algo, allá por 2019. Los algo más jóvenes y felices que proyectaron vuelos y estancias en aquel lugar para ellos exótico tenían entonces otros ojos, otras preocupaciones, menos dolores articulares, las retinas intactas, ciertos parientes aún vivos, altas expectativas de disfrutar. Quienes cuadraron fechas y se prepararon para quizás dormir a la intemperie en el Sahara tenían unas ganas de comerse el mundo que ahora ya no, el optimismo se ha esfumado por el sumidero de un apático desconcierto o desconcertante apatía, lo mismo da que da lo mismo, y no serían hoy capaces de separarse de sus propios catres, de guarecerse bajo otro techo que no sea el que los separa de los insoportables vecinos de arriba, que se gritan sin consideración alguna por los frustrados proyectos ajenos porque bastante tienen con posponer los suyos de comer en una venta con los tres cafres que tienen por niños, que cada cual sueña a la altura de sus posibilidades y en determinados momentos estas se reducen o se acortan, casi todos hemos pasado por ahí con resignación. Bueno, si bien lo piensas, siempre hay obligaciones que te atrapan y no hay quien se libre de ellas. Parece ser que ahora la nuestra es cuidarnos la salud. Y, claro, esa es una misión muy seria, un cometido cívico. Nadie debería desoírlo.

Pero es que, puestos a contemplar otras obligaciones, estas individuales y seguramente más egoístas, quizás la mayor sea aprovechar el tiempo, que si algo hemos aprendido mientras proyectábamos y desproyectábamos lo que habría o no de venir, mientras escuchábamos cifras de gente que ya no va a poder hacer planes nunca más, es que la vida son dos días y a ti te encontré en la calle, y procrastinar no es, a determinadas edades, una opción, sino una renuncia con todas las letras, una cancelación del resto de nuestras vidas. Y ya está una cansada de decir que no a lo que de verdad desea.

Hace poco una amiga confirmó algo que ya sabía, pero escucharlo da siempre mucho repelús. Hemos llegado a un momento en que nuestro pasado es más largo que nuestro futuro. Algo así, no son las palabras exactas pero queda claro el concepto. Antesdeayer, por ejemplo, celebramos el cumpleaños de un amigo, pero ya no el de mi tía. No podemos saber cuándo será nuestra última fiesta de aniversario, pero empieza a parecerme que pasarla haciendo planes de futuro no es una opción satisfactoria.

En fin, que hoy termina enero, esa puerta esperanzadora a un nuevo año. En él siempre nos apostamos para enumerar objetivos que allá por abril seguramente hemos dejado de cumplir. Yo no he sucumbido a esa tentación de listar propósitos consciente de eso, de que al final me sumaré a la frase johnlennoniana y me limitará a ver los planes pasar. Lo importante es no frustrarse demasiado y para eso sí que estoy preparada. Pero algún día llegará, digo yo, en que podamos por fin transformar el dicho en hecho.

Mientras sí y mientras no, repensaré otra frase más motivadora, atribuida esta a Gabriel García Márquez pero quién sabe: «La vida no es sino una sucesión de oportunidades para sobrevivir». Lo que me lleva a un dicho popular que sí que pertenece a todos: «Quien no se consuela…».

Elena Marqués

 

La insoportable levedad de los planes

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Canto a quien

Nadie sabe qué es la hierba, Iván. No hace falta que nos lo recuerdes con una cita de Whitman, de quién si no, para anunciar este último libro que es tan tuyo como del americano de las barbas largas y el canto enfervorizado y anchísimo. La hierba, sí. La hierba. Los científicos dirán lo que crean...
Leer más

Algunos animales y un árbol

Bajo la denominación Algunos animales y un árbol podría caber cualquier contenido, especialmente de corte ecológico. Aunque a mí, bromas del subconsciente, este título me ha recordado a otro por igual curioso y que dio mucho que hablar: el del documental de 2017, grabado por el actor español...
Leer más

En el iris el tiempo

No vamos a quejarnos de los últimos años porque todos tenemos motivos para hacerlo. La vida se nos ha puesto patas arriba, irreconocible. Y nosotros mismos hemos cambiado. No solo en costumbres, sino también en carácter. Una de las consecuencias de este desbarajuste, tanto colectivo como...
Leer más

En el río trenzado

Pasamos la vida salvando encrucijadas y planteándonos si habremos acertado en la elección. Dos conjunciones juntas, la copulativa «y» y la condicional «si», que, bajo ese aspecto insignificante, entrañan un gran peligro. Yo misma (pero quién no, diréis) incluí una reflexión acerca de eso en mi...
Leer más

Beernes

En estos tiempos crispados, en que te cruzas con alguien y te saluda directamente con un «pues anda que tú», se hace más necesario que nunca reivindicar el humor. Por eso me declaro hater de aquel fraile de El nombre de la rosa partidario de envenenar a todo el que osara leer el libro de...
Leer más

Todo lo que crece. Naturaleza y escritura

No recuerdo cuándo, ni dónde, aunque sospecho que fue en una de esas entradas facebookianas con las que de vez en cuando me entretengo, leí un acertado comentario sobre el arte de escribir contracubiertas y solapas, entendiendo en este caso el término «arte» en la cuarta acepción del diccionario,...
Leer más

El sintonizador

Ayer, cuando andaba planificando mi entrada de hoy, me enviaron vía WhatsApp un vídeo de lo más inquietante. Un tipo con barbas y excelente dicción explicaba las infinitas posibilidades de la inteligencia artificial. Y lo hacía a través de un ejemplo en el que prestaba su voz a un avatar con su...
Leer más

Las calles del tiempo

Aunque muchas veces los lectores afirmamos que nos gusta meternos en los libros para viajar lejos, más allá de nuestras fronteras, sucumbimos con mayor facilidad a sus historias cuando estas transcurren por nuestros espacios más queridos. Como si, al pasear los ojos por las páginas, camináramos de...
Leer más

Nunca debiste atravesar esos parajes

«Dicen que matar a una persona no es sencillo. De mis primeras clases recuerdo aquello de que el asesinato es una interacción entre el criminal y su víctima. Cuando vienes de una familia como la mía, la muerte adquiere un carácter cotidiano, tanto como el de la fruta o las pantallas de...
Leer más

De Homero y otros dioses

El año que se apaga, si dejamos a un lado crisis y pandemia, que no sé hasta qué punto es eso posible, se ha convertido en una continua celebración para dos filólogas llamadas como mi primogénita. No pasa una sola semana sin que salte el nombre de una de ellas en medios y redes, ya sea por verse...
Leer más