La Inopia de las letras

Hay muchos días en el año, pero a veces los hados, puñeteros, hacen que te coincidan las cosas y que encima se ponga a llover y, por supuesto, no lleves paraguas, pero sí unos pantalones blancos que manchar con el barro y los charcos y con la vegetación cuasiamazónica que ya empieza a impedir el paso a la torre de Radiópolis. Menos mal que desde lejos se vislumbraba la luz en su última planta, como un faro desclasado entre la orilla del Guadalquivir y los neoarrecifes de Torneo; y que arriba me esperaban muchos de los participantes en la antología de La Inopia y otros tantos que simplemente la escuchan y la acompañan en su periplo ¡de un lustro ya!

Por lo pronto durante el acto de presentación nos acompañaron los acordes de Isabel Martín Salinas, quien también nos leyó su participación en la antología, y de Alfonso Lora, y luego el «grito silvestre y morado» de Pilar Alcalá y los primeros recuerdos en las ondas de Lola Almeyda, y conocimos lo que nada más pide Ana Isabel Alvea mientras Pepi Bobis, cámara en mano, buscaba «el camino que no ha recorrido nadie» y que quizás conduzca a los otoños cantados por Aborojuan e Inma Calderón (nos faltan palabras para agradecerle su trabajo como habitante de Umsaloua) «mientras llega la lluvia a Raymond Carver» (¿es o no es, Jesús Cárdenas?) y María José Collado la mira «En la ventana del insomnio» y suenan, a ritmo de alejandrinos, la voz de Agustín María García López más, «con un dejo de ternura», la de David González Lobo.

Hubo también, por supuesto, textos en prosa, como el de Reyes García-Doncel en lucha «cuerpo a cuerpo» sobre la arena del anfiteatro o el de Inma Rodríguez Mateos (en adelante Roma) enfrentada a los dragones, «un poema vivo / en medio de tanta muerte» regalo de Julia Gutiérrez, un Iván Onia haciendo «el amor con el norte de África» (no seáis malpensados, que de eso no iba el poema) junto a un Paco Ramos que participaba con versos poco usuales en él, según nos confesó del mismo modo que Rosario Santana proclamaba su deseo de pasar la «Vida entre poemas»; y, por supuesto también, hubo voces en diferido, pues, antes de que terminara el acto con la lectura de parte del prólogo de la antología y las obligadas cervezas (las sardinas cantadas por Rosario Pérez Cabaña requerirán un foro distinto), que después de subir las escaleras de la torre llega uno sin resuello, se recitaron las participaciones de Sara Castelar, Anabel Caride, Ana Pérez Cañamares, Tobías Campos, María José Menacho, Tomás Sánchez Rubio, Concha Vilches (no iban a faltar Busilis en La Inopia) y Carmen Martagón. Ah, yo también leí, aunque a nadie le importe.

No voy a alabar mucho a la criatura, pues soy poco objetiva y lo suyo es que seáis vosotros los que lo hagáis en cuanto caiga en vuestras manos, para lo que solo tenéis que contactar a través de la página del programa en Facebook, o de su correo electrónico (lainopiadelasletras@gmail.com), y pedirla por docenas. Ya me veo como en los mejores mercadillos del ramo bragueril diciendo a grito pelao: «¡Que me las quitan de las manooooos!».

Elena Marqués

 

La Inopia de las letras

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Manifiesto por la lectura

El opúsculo Manifiesto por la lectura, del fenómeno literario (entiéndase en el buen sentido) Irene Vallejo, fue concebido como preámbulo de un Pacto por el Libro demandado por el sector. Algo que dice mucho de nuestro país, que haya que incitarnos a sumergirnos en un texto y recordar las múltiples...
Leer más

La forastera

Que la protagonista de la narración va a ser una mujer enfrentada a un problema (¿les parece poco la lucha por la supervivencia?) ya lo anuncia el título. Su historia, la historia de Angie, es narrada en primera persona, en un expresivo presente[1] en el que la acompañamos sin darnos cuenta. Con un...
Leer más

La acústica de los iglús

Por circunstancias que prefiero no contar, porque me dejarían en ridículo, no he leído La acústica de los iglús hasta hace unos días. Y, aunque había escuchado magníficas críticas sobre la ópera prima de Almudena Sánchez, que quedó finalista en premios tan prestigiosos como el Ojo Crítico y el...
Leer más

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más