La Inopia de las letras

Hay muchos días en el año, pero a veces los hados, puñeteros, hacen que te coincidan las cosas y que encima se ponga a llover y, por supuesto, no lleves paraguas, pero sí unos pantalones blancos que manchar con el barro y los charcos y con la vegetación cuasiamazónica que ya empieza a impedir el paso a la torre de Radiópolis. Menos mal que desde lejos se vislumbraba la luz en su última planta, como un faro desclasado entre la orilla del Guadalquivir y los neoarrecifes de Torneo; y que arriba me esperaban muchos de los participantes en la antología de La Inopia y otros tantos que simplemente la escuchan y la acompañan en su periplo ¡de un lustro ya!

Por lo pronto durante el acto de presentación nos acompañaron los acordes de Isabel Martín Salinas, quien también nos leyó su participación en la antología, y de Alfonso Lora, y luego el «grito silvestre y morado» de Pilar Alcalá y los primeros recuerdos en las ondas de Lola Almeyda, y conocimos lo que nada más pide Ana Isabel Alvea mientras Pepi Bobis, cámara en mano, buscaba «el camino que no ha recorrido nadie» y que quizás conduzca a los otoños cantados por Aborojuan e Inma Calderón (nos faltan palabras para agradecerle su trabajo como habitante de Umsaloua) «mientras llega la lluvia a Raymond Carver» (¿es o no es, Jesús Cárdenas?) y María José Collado la mira «En la ventana del insomnio» y suenan, a ritmo de alejandrinos, la voz de Agustín María García López más, «con un dejo de ternura», la de David González Lobo.

Hubo también, por supuesto, textos en prosa, como el de Reyes García-Doncel en lucha «cuerpo a cuerpo» sobre la arena del anfiteatro o el de Inma Rodríguez Mateos (en adelante Roma) enfrentada a los dragones, «un poema vivo / en medio de tanta muerte» regalo de Julia Gutiérrez, un Iván Onia haciendo «el amor con el norte de África» (no seáis malpensados, que de eso no iba el poema) junto a un Paco Ramos que participaba con versos poco usuales en él, según nos confesó del mismo modo que Rosario Santana proclamaba su deseo de pasar la «Vida entre poemas»; y, por supuesto también, hubo voces en diferido, pues, antes de que terminara el acto con la lectura de parte del prólogo de la antología y las obligadas cervezas (las sardinas cantadas por Rosario Pérez Cabaña requerirán un foro distinto), que después de subir las escaleras de la torre llega uno sin resuello, se recitaron las participaciones de Sara Castelar, Anabel Caride, Ana Pérez Cañamares, Tobías Campos, María José Menacho, Tomás Sánchez Rubio, Concha Vilches (no iban a faltar Busilis en La Inopia) y Carmen Martagón. Ah, yo también leí, aunque a nadie le importe.

No voy a alabar mucho a la criatura, pues soy poco objetiva y lo suyo es que seáis vosotros los que lo hagáis en cuanto caiga en vuestras manos, para lo que solo tenéis que contactar a través de la página del programa en Facebook, o de su correo electrónico (lainopiadelasletras@gmail.com), y pedirla por docenas. Ya me veo como en los mejores mercadillos del ramo bragueril diciendo a grito pelao: «¡Que me las quitan de las manooooos!».

Elena Marqués

 

La Inopia de las letras

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más