La escuela de la mirada

Entregado el último trabajo del máster, puedo entregarme, por fin, a algo parecido a unas vacaciones. Aún me queda esperar las observaciones de mi tutora sobre el TFM, incorporar correcciones, preparar su defensa… Pero puedo decir que he disfrutado mucho de todo el proceso, y en especial de la última asignatura, precisamente «La escuela de la mirada: cine y literatura», como reza este título. Bueno, miento: no puedo olvidar el recorrido por la narrativa del boom, la lectura (ya lo comenté, creo, en otra ocasión) de El arpa y la sombra de Carpentier…

Sin embargo, estudiar la adaptación cinematográfica de una obra literaria te hace descubrir que, en efecto, a veces una imagen vale más que mil palabras, y que la poesía no es solo una sucesión de versos, sino también, en ocasiones, de fotogramas exquisitos que surgen desde la oscuridad como un pequeño milagro o una gran revelación.

La historia de El Sur, narrada por García Morales, se convierte en una historia distinta en el filme de Víctor Erice; y he de reconocer, aunque me lluevan críticas, que he disfrutado más de esta segunda. Y eso que es una película inacabada, con la que su director no podía sentirse satisfecho. Pero yo confieso que me gustan los finales ambiguos, y con el material filmado consiguió el director dejarle una puerta abierta a la Estrella adolescente, mayor libertad para hacer sus propios descubrimientos, para reconciliarse, o no, con su padre. E incluso una mayor esperanza que sacuda el tono sombrío del relato literario, tan crudo, con personajes tan ásperos que crean atmósferas absolutamente irrespirables.

Parece que no, pero, a pesar de la tenue iluminación de la casa, el frío que preside esa ciudad rodeada de murallas en la que vive su exilio interior la familia Arenas, la veleta-gaviota varada en un tiempo detenido, que el Sur no se haga presente, que solo se mantenga en la ensoñación de las postales que mira Estrella junto a la ventana y el jardín invernal, es todo un acierto. Ese Sur mítico resulta mucho más sugerente que aquel al que llega Adriana en el libro; y la construcción de la película, perfectamente estudiada en cada plano, como si fueran cuadros manieristas, un goce para los sentidos en el que cada elemento (el péndulo y su magia, el camino bordeado de árboles, la frontera transparente del cristal y de la pantalla del cine Arcadia) cobra un sentido simbólico.

A ello se añade la increíble actuación de Omero Antonutti, en especial en la escena que reproduce la última conversación con su hija. En su rostro se leen, alternativamente, la gran tristeza de un amor perdido, la intranquilidad ante las preguntas de la niña, la añoranza de su desaparecida unión, tan especial años antes, la soledad indescriptible en que se sume tras su marcha. E inolvidable es también la interpretación de la añorada Rafaela Aparicio, toda luz del Sur, toda amor y ternura, que emociona al espectador con su sola emoción en la escena de la primera comunión de su Estrellita.

En fin, que, después de esto, me han quedado las ganas de estudiar Cine. No para hacer películas, vágame el cielo; que, si ya cuesta publicar un libro, a ver quién encuentra alguien que produzca historias, especialmente si no sale Thor martillo en mano. Pero tener acceso a más herramientas para aprovechar cada filme, conocer la gramática del lenguaje audiovisual y crear, de ese modo, criterio para distinguir y disfrutar las obras del séptimo arte es realmente atrayente.

Yo, la verdad, no lo descarto; que, aunque no soy Thor, tengo mis propios superpoderes: un entusiasmo poco común y una capacidad de trabajo que cada vez intento invertir mejor, que la vida es muy corta y no es cuestión de perderla en tonterías.

Elena Marqués

 

 

La escuela de la mirada

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más