La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo que es garantía de que encontraremos un texto fundamentado en sus razonamientos y comprometido con la realidad.

Por el prólogo de la novelista gallega, que realiza una pequeña defensa-semblanza del autor del tratado, sabemos del interés del pensador por los derechos de las mujeres. Posiblemente su relación con la política (ocupó un escaño en la Cámara de los Comunes), su formación liberal y el influjo de las ideas socialistas tuvieron mucho que ver en su dedicación particular al tema; pero más aún, recuperando el famoso dicho de «detrás de todo gran hombre hay siempre una gran mujer», serían sus años de matrimonio con Harriet Taylor los que con toda probabilidad lo llevaron al convencimiento de la gran injusticia histórica cometida para con el mal llamado «sexo débil» al ser consciente de que las altas capacidades de quien fuera durante muchos años amiga y después esposa se vieron reducidas al ámbito privado solo por su condición femenina. Eso sí (y es una demostración del talante especial del filósofo), reconoce que «Las obras mías que ostentan este sello peculiar, no eran mías solamente, sino fruto de la fusión de dos espíritus», lo cual es muy de agradecer, pues bien sabemos cuántos hombres se han aprovechado del trabajo ajeno en distintas áreas del conocimiento sin dejar constancia alguna de ello.

Es cierto que aún habrá ciertas ideas en el tratado que nos resulten retrógradas (la misma traductora lo comenta en el prólogo: «Es imposible estar de acuerdo en todo con ningún libro»), como esa aceptación que late en la tendencia natural de las mujeres al sacrificio y a las tareas de cuidado doméstico y familiar, ese reconocimiento de su especial temperamento, así como sus supuestas facultades intuitivas y prácticas antes que hacia el pensamiento y la abstracción, lo que las «incapacitaría» para determinadas ramas del saber; pero hay que entender el contexto y conceder a la labor de Mill el mérito de ser pionero en la defensa de esa otra mitad de la sociedad sometida a una esclavitud mayor incluso a la de los siervos con respecto a su señor. Y, aunque esta afirmación parezca exagerada, Mill llega a esa conclusión tras estudiar el papel de cada individuo en las comunidades primitivas y constatar lo acendrado e irracional de unas ideas que toman por naturales hechos, aceptados durante siglos sin plantearse el porqué, escudándose en un bien común que no es sino el de una parte de la sociedad a la que le resulta difícil renunciar a sus privilegios de poder.

Mill conoce a priori las dificultades que encontrará en derribar tan recias barreras desde el momento en que constata que esos privilegios del hombre sobre la mujer se extienden a todas las clases sociales y a muchas culturas diferentes, y que se basan en dudosos valores como la fuerza y el temor, lo que impide una sana relación de confianza, deseable, por ejemplo, en el matrimonio, al que dedica sus buenas páginas. Resulta, sobre esto, perturbador algún párrafo como el que sigue: «La mujer es la única persona (aparte de los hijos) que, después de probado ante los jueces que ha sido víctima de una injusticia, se queda entregada al injusto, al reo», en el que resuenan noticias actuales que nos siguen indignando y que concluyen casi del mismo modo: «Por eso las mujeres apenas se atreven […] a reclamar la acción de las leyes que intentan protegerlas; y […] no tardan en hacer cuanto es posible por ocultar sus miserias, por interceder en favor de su tirano y evitarle el castigo que merece».

Por supuesto, una de las causas de este desequilibrio las encuentra en el enfoque dado a la educación de la mujer, encaminada al sometimiento, a la abnegación; a vivir para los demás; a no expresarse con libertad para no molestar con sus opiniones, pues así lo quiere «su naturaleza». En definitiva, a no elegir sobre su propia vida, que es un derecho moral. Al menos de los hombres.

La cuestión es, para Mill, cómo desbaratar esa creencia, que no es sino un artificio, después de haber derribado otras antiguallas del pensamiento; cómo es que encaja en el mundo moderno, en que el hombre «ya no nace en el puesto que ha de ocupar durante su vida», el hecho de que la mujer continúe conservando su lugar en desventaja por muchas aptitudes que manifieste (aunque la mayoría de las veces no tomará conciencia de que las posee por no tener posibilidad de ponerlas en práctica ni tiempo tasado para el estudio y la formación, por lo que «todo cuanto hace la mujer lo hace a ratos perdidos») para otros quehaceres fuera de los asignados por tradición, educación y conveniencia.

Para terminar, se permite, con cierta ironía, frases como esta: «no se debe sentar el principio de que la experiencia se ha declarado en favor del sistema existente. La experiencia no ha podido elegir entre dos sistemas, mientras no se haya puesto en práctica sino uno de ellos», así como recordar que «El amor de la gloria en el hombre es alentado y recompensado ampliamente» mientras «el deseo de fama se toma en la mujer como descaro y osadía»...

En fin, poco más que añadir, salvo que, de nuevo como hoy, reconoce el filósofo que la lucha de las mujeres por esa igualdad real ha de contar obligadamente con el apoyo, o más bien la lucha conjunta, de los hombres, convencidos y preparados para esta «aceptación» y esta labor. Y me da la impresión de que incluso los más optimistas cabecearán escépticos por un tiempo.

Elena Marqués

John Stuart Mill (Londres, 1806-Avignon, 1873), ensayista conocido por obras de temas económicos, políticos y sociales, escribió, entre otras, Principios de economía política, Sobre la libertad y Consideraciones sobre el gobierno representativo. Con La esclavitud de las mujeres se convierte en pionero de la defensa de la mujer en la participación en las cuestiones civiles.

 

La esclavitud de las mujeres

La esclavitud de las mujeres

Me encanta cómo escribes, pero tanto o más me gusta cómo lees. Gracias por tus aportes siempre estupendos. Muy feliz año 2019, en el que la inspiración, las ganas y el trabajo no te falten.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más