Jornada de reflexión

Parece obligado que a estas alturas de diciembre nos paremos a reflexionar. Es a esto a lo que me refiero con el título de la entrada; nadie se piense que se trata solo de un texto que llega con retraso.

La cuestión es que un año pasa, otro más, jalonado de triunfos y fracasos, bienestar y enfermedades, desilusión y esperanza. Si recurres a Facebook, que te lanza un resumen en imágenes de lo que has vivido, todo parece positivo. En mi caso se inaugura con una entrega de premios (accésit en el IX Certamen Nacional de Poesía Rumayquiya), continúa con un recital; luego vino y sevillanas, presentaciones de libros, homenajes, más ferias y concursos... En ninguna foto se muestran las ojeras del trabajo, el cansancio matutino, el aburrimiento ante unas tareas que nadie te agradece, los dolores de cabeza, de espalda, las visitas al médico, las ganas de llorar.

Y no es que tenga especiales motivos para el llanto; pero sí es verdad que, en esta jornada de reflexión, que debía ser cotidiana, me doy cuenta de que durante estos días que llegan volveremos a nuestra rutina festiva (las celebraciones también tienen sus ritos automáticos, absurdos en gran parte), a felicitarnos, a abrazarnos, a sentirnos ligeramente más solidarios que el resto del año, ligeramente enternecidos por el mal ajeno, y se nos removerá el estómago de nuevo cuando, en esos resúmenes que hacen en la tele, hablen de las distintas guerras que estallan en el mundo, de la huida de los emigrantes, de los naufragios, de atentados y miedo. Como si el hombre no solo no avanzara, sino se embarrara en sus errores de odio y desconfianza.

Sobre todo eso deberíamos pensar, y sobre muchas más cosas. O, más que pensar, actuar. La pregunta es qué está en nuestra mano hacer cuando todo se cae, si solo con rezar o desear, con pronunciar palabras como «Paz» o «solidaridad», enviar felicitaciones, visitar belenes, hacernos regalos, ofrecer alguna limosna, basta.

Por mi parte intento (de verdad que lo intento) permanecer equilibrada, pero es difícil incluso pararse a reflexionar, como yo misma pido, cuando sabes que solo te vas a encontrar un sinfín de problemas y cifras que hablan de paro y fracaso, de víctimas y corrupción, de desahucios y crisis, de viajes a ninguna parte.

Entonces, cuando ya empiezan a temblarte las lágrimas en la punta de la nariz, vuelves al resumen del año de Facebook y sonríes, pues en la última foto, algo desenfocada, aparece alguien a quien quieres por encima de todo, que estudia una carrera con entusiasmo y a la vez con miedo por el futuro; que ayer, tras su propia jornada de reflexión (la que se define como tal), me acompañó, por primera vez en su vida, a votar en unas elecciones generales; alguien a quien no puedes fallar porque es lo que más quieres en el mundo y se ve abocada, como todos, a ojeras del trabajo, cansancio matutino, aburrimiento ante unas tareas que nadie te agradece, dolores de cabeza, de espalda, visitas al médico, ganas de llorar.

Y por ella y por quienes como ella (saludo también a Lucía, que me estará leyendo) deben seguir andando este camino, no tengo más remedio que levantarme, desempolvar el árbol, colocar el Belén asumiendo el peligro de que lo derribe el gato, pasear por la avenida de la Constitución bajo un falso cielo de estrellas y brindar.

Felices fiestas y paz a los hombres de buena voluntad.

Elena Marqués

Jornada de reflexión

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más