I Recital Poético Solidario Internacional

Por fin puedo decirlo:

El día 21 de diciembre, a las siete de la tarde, el mundo leerá poesía en simultáneo. No nos conectaremos a través de la red, ni nos colaremos en la televisión para airear nuestros versos (solo somos ―me incluiré con la boca pequeña― poetas, no ingenieros de telecomunicaciones); pero sí tenemos la intención de abrirnos al mundo y ofrecer nuestras palabras, habitualmente escondidas en un cajón o entre los pliegues de un libro inédito, para ayudar en la medida de nuestras posibilidades a quienes lo están pasando mal.

El día 7 de noviembre recibí un mensaje. Una poeta gallega me contaba con entusiasmo su idea de realizar un recital solidario con el fin de recaudar fondos para los comedores sociales de las ciudades participantes. «Son muchas las que ya se han sumado, incluso de fuera de España» me dijo con su acento coruñés. «¿Querrías tú organizarlo allí?»

Evidentemente, no pude decir que no, así que al momento empecé a escribir a todos los poetas que conozco, que no me hicieron esperar; a buscar la asociación que se encargara de gestionar la recaudación; un espacio que nos acogiera, y, por qué no, músicos que acompañaran a nuestras voces y amenizaran el acto.

Tras unos días de bastante estrés, ya puedo casi asegurar que todo va viento en popa, y que el 21 de diciembre, a las siete de la tarde, os esperamos en la última planta de La Casa del Libro, rozando las estrellas, donde leeremos nuestros versos Ana Álvarez Barroso, Amalia Campos, Paco Carrascal, Juan Clemente, Isabel Fernández Conejero, Fernando Ferreyra, Gabriel Gil, Emilio Gómez-Caminero Parejo, Pedro Luis Ibáñez Lérida, Rafa León, Alejandro Lérida, Juan Carlos Macías, Luna Márquez, Santiago Mogica, Fernando Parrilla, José Quesada, Carmen Rodríguez, Almudena Tarancón, Manuel Vilches y una servidora, acompañados al piano por Mariano Alda y a la guitarra por el cantautor sevillano Alfonso del Valle. Muy malos tenéis estar para no venir.

Aun así, y deseando una pronta recuperación a quienes se encuentren en esa tesitura, hemos pensado en todo, así que en el cartel tenéis el número de cuenta para adquirir vuestra entrada fila 0 y el resto de los datos para que no se os olvide nuestra cita.

Lo que no os he contado es que, cuando Branca Vilela me llamó, me dijo: «Es que Vicente no puede». Y yo me pregunté: «¿Y quién será Vicente?». Entonces fue cuando descubrimos que ella pensaba que estaba hablando con alguien de Salamanca. Así que, sin comerlo ni beberlo, me vi envuelta en esta extraordinaria historia que ya no tiene marcha atrás y que esperamos sea solo el principio de una hermosa amistad.

 

I Recital Poético Solidario Internacional

Reflexión

Querida Elena:

Que actividad tan loable para la poesía y los poetas. El buen hado de las letras te lleva por los caminos de la poesía, así es...

Un fuerte abrazo...

Re: Reflexión

Sí, en los hados estaba ahora mismo pensando, si no me empujan por el buen camino. A ellos les tengo que agradecer tantos encuentros afortunados.
Un abrazo transoceánico.

Nuevo comentario

Los libros que leo

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más

Keith Landdon. Memorias no autorizadas

Entre las últimas novedades literarias, donde siempre se cuela algún texto primerizo que jamás debería haberse publicado, he tenido la enorme fortuna de encontrarme con Raül Vaca Rey y su Keith Landdon. Memorias no autorizadas; una novela sincera, innovadora, arriesgada, tanto en su formato como en...
Leer más

Ai(m)ée

Tras la imagen del mudo grito que preside la cubierta del libro, diseñada por el mismo Florencio Luque quién sabe si para retratar a la protagonista de este poemario, se reproduce el quejido en sí de la voz poética: un soliloquio ante el oído del psicoanalista en que el lector quisiera convertirse....
Leer más

Secreta luz

Treinta poemas. Treinta poemas bastan para comprobar que Victoria León no solo domina la poesía y conoce la tradición poética (el ritmo clásico de endecasílabos, heptasílabos y alejandrinos, así como las referencias a Dante en el título de uno de los poemas, más otras alusiones grecolatinas en...
Leer más

Los ojos vendados

Con Los ojos vendados inicio mi aproximación a la escritora estadounidense Siri Hustvedt. Se trata, además, de su ópera prima, publicada en 1992 y reeditada recientemente por Seix Barral. De hecho, algunos elementos con los que he tropezado en su lectura me parecen un poco bisoños (detecto cierto...
Leer más

El año de la luna azul

Tras Cartas a Siracusa (Arcopress, 2015), Lucía Feliu regresa a la escena literaria con un nuevo thriller que nos sumerge en una acción trepidante desde las primeras líneas. De hecho, comienza Feliu la narración in media res, en un punto especialmente intrigante en el desarrollo de la historia,...
Leer más

La memoria donde ardía

Aunque la cita de Antonio Porchia «Quien ha visto vaciarse todo, casi sabe de qué se llena todo» precede al primero de los cuentos de La memoria donde ardía (Páginas de Espuma, 2019), bien podía servir de frontispicio al corpus completo del último libro de Socorro Venegas; un volumen atravesado por...
Leer más

Áspera seda de la muerte

Que vamos a adentrarnos en una «historia sobre mujeres» lo anuncia el escueto preámbulo con que se inicia el último libro de Francisco Gallardo, Áspera seda de la muerte, obra con la que obtuvo el XXI Premio de Novela Ciudad de Badajoz, así como que se nos recluirá en un espacio amurallado (buena...
Leer más

Sobre los huesos de los muertos

Resulta difícil juzgar a un autor, en este caso autora, por una sola obra. Especialmente cuando a dicha autora acaban de concederle el premio Nobel y, aunque la novela tiene sus muchos puntos encomiables, tampoco te parece perfecta. También cuando, leyendo lo que se dice de ella (me refiero a Sobre...
Leer más