I Recital Poético Solidario Internacional

Por fin puedo decirlo:

El día 21 de diciembre, a las siete de la tarde, el mundo leerá poesía en simultáneo. No nos conectaremos a través de la red, ni nos colaremos en la televisión para airear nuestros versos (solo somos ―me incluiré con la boca pequeña― poetas, no ingenieros de telecomunicaciones); pero sí tenemos la intención de abrirnos al mundo y ofrecer nuestras palabras, habitualmente escondidas en un cajón o entre los pliegues de un libro inédito, para ayudar en la medida de nuestras posibilidades a quienes lo están pasando mal.

El día 7 de noviembre recibí un mensaje. Una poeta gallega me contaba con entusiasmo su idea de realizar un recital solidario con el fin de recaudar fondos para los comedores sociales de las ciudades participantes. «Son muchas las que ya se han sumado, incluso de fuera de España» me dijo con su acento coruñés. «¿Querrías tú organizarlo allí?»

Evidentemente, no pude decir que no, así que al momento empecé a escribir a todos los poetas que conozco, que no me hicieron esperar; a buscar la asociación que se encargara de gestionar la recaudación; un espacio que nos acogiera, y, por qué no, músicos que acompañaran a nuestras voces y amenizaran el acto.

Tras unos días de bastante estrés, ya puedo casi asegurar que todo va viento en popa, y que el 21 de diciembre, a las siete de la tarde, os esperamos en la última planta de La Casa del Libro, rozando las estrellas, donde leeremos nuestros versos Ana Álvarez Barroso, Amalia Campos, Paco Carrascal, Juan Clemente, Isabel Fernández Conejero, Fernando Ferreyra, Gabriel Gil, Emilio Gómez-Caminero Parejo, Pedro Luis Ibáñez Lérida, Rafa León, Alejandro Lérida, Juan Carlos Macías, Luna Márquez, Santiago Mogica, Fernando Parrilla, José Quesada, Carmen Rodríguez, Almudena Tarancón, Manuel Vilches y una servidora, acompañados al piano por Mariano Alda y a la guitarra por el cantautor sevillano Alfonso del Valle. Muy malos tenéis estar para no venir.

Aun así, y deseando una pronta recuperación a quienes se encuentren en esa tesitura, hemos pensado en todo, así que en el cartel tenéis el número de cuenta para adquirir vuestra entrada fila 0 y el resto de los datos para que no se os olvide nuestra cita.

Lo que no os he contado es que, cuando Branca Vilela me llamó, me dijo: «Es que Vicente no puede». Y yo me pregunté: «¿Y quién será Vicente?». Entonces fue cuando descubrimos que ella pensaba que estaba hablando con alguien de Salamanca. Así que, sin comerlo ni beberlo, me vi envuelta en esta extraordinaria historia que ya no tiene marcha atrás y que esperamos sea solo el principio de una hermosa amistad.

 

I Recital Poético Solidario Internacional

Reflexión

Querida Elena:

Que actividad tan loable para la poesía y los poetas. El buen hado de las letras te lleva por los caminos de la poesía, así es...

Un fuerte abrazo...

Re: Reflexión

Sí, en los hados estaba ahora mismo pensando, si no me empujan por el buen camino. A ellos les tengo que agradecer tantos encuentros afortunados.
Un abrazo transoceánico.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más