I Recital Poético Solidario Internacional

Por fin puedo decirlo:

El día 21 de diciembre, a las siete de la tarde, el mundo leerá poesía en simultáneo. No nos conectaremos a través de la red, ni nos colaremos en la televisión para airear nuestros versos (solo somos ―me incluiré con la boca pequeña― poetas, no ingenieros de telecomunicaciones); pero sí tenemos la intención de abrirnos al mundo y ofrecer nuestras palabras, habitualmente escondidas en un cajón o entre los pliegues de un libro inédito, para ayudar en la medida de nuestras posibilidades a quienes lo están pasando mal.

El día 7 de noviembre recibí un mensaje. Una poeta gallega me contaba con entusiasmo su idea de realizar un recital solidario con el fin de recaudar fondos para los comedores sociales de las ciudades participantes. «Son muchas las que ya se han sumado, incluso de fuera de España» me dijo con su acento coruñés. «¿Querrías tú organizarlo allí?»

Evidentemente, no pude decir que no, así que al momento empecé a escribir a todos los poetas que conozco, que no me hicieron esperar; a buscar la asociación que se encargara de gestionar la recaudación; un espacio que nos acogiera, y, por qué no, músicos que acompañaran a nuestras voces y amenizaran el acto.

Tras unos días de bastante estrés, ya puedo casi asegurar que todo va viento en popa, y que el 21 de diciembre, a las siete de la tarde, os esperamos en la última planta de La Casa del Libro, rozando las estrellas, donde leeremos nuestros versos Ana Álvarez Barroso, Amalia Campos, Paco Carrascal, Juan Clemente, Isabel Fernández Conejero, Fernando Ferreyra, Gabriel Gil, Emilio Gómez-Caminero Parejo, Pedro Luis Ibáñez Lérida, Rafa León, Alejandro Lérida, Juan Carlos Macías, Luna Márquez, Santiago Mogica, Fernando Parrilla, José Quesada, Carmen Rodríguez, Almudena Tarancón, Manuel Vilches y una servidora, acompañados al piano por Mariano Alda y a la guitarra por el cantautor sevillano Alfonso del Valle. Muy malos tenéis estar para no venir.

Aun así, y deseando una pronta recuperación a quienes se encuentren en esa tesitura, hemos pensado en todo, así que en el cartel tenéis el número de cuenta para adquirir vuestra entrada fila 0 y el resto de los datos para que no se os olvide nuestra cita.

Lo que no os he contado es que, cuando Branca Vilela me llamó, me dijo: «Es que Vicente no puede». Y yo me pregunté: «¿Y quién será Vicente?». Entonces fue cuando descubrimos que ella pensaba que estaba hablando con alguien de Salamanca. Así que, sin comerlo ni beberlo, me vi envuelta en esta extraordinaria historia que ya no tiene marcha atrás y que esperamos sea solo el principio de una hermosa amistad.

 

I Recital Poético Solidario Internacional

Reflexión

Querida Elena:

Que actividad tan loable para la poesía y los poetas. El buen hado de las letras te lleva por los caminos de la poesía, así es...

Un fuerte abrazo...

Re: Reflexión

Sí, en los hados estaba ahora mismo pensando, si no me empujan por el buen camino. A ellos les tengo que agradecer tantos encuentros afortunados.
Un abrazo transoceánico.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Trigo limpio

La verdad es que no sé por dónde empezar. Porque la novela ganadora del Premio Biblioteca Breve 2021 es tan ambiciosa, compleja y a la vez hipnótica que todo lo que diga en estas pocas líneas no alcanzará a explicar ni levemente lo que he experimentado en el camino. Simplificando mucho, Trigo...
Leer más

La hija del barquero

Con lo mucho que me gusta huir de la realidad, con lo que me apetece siempre tirar de la imaginación e inmiscuirme en vidas muy distintas a la mía a través de la ficción, últimamente solo me rondan proyectos biográficos. Que no se me malinterprete. Parece que he arrancado con una queja, o una...
Leer más

Días extravagantes

Desde la palabra «Existo» con que se inicia la novela Días extravagantes, de la escritora sevillana María del Monte Vallés, uno ya se pone en guardia. Y más aún al enfrentarse a la descripción del espacio en el que esa voz narradora dice existir, que parece una campana de laboratorio, un lugar...
Leer más

Rebecca

«Anoche soñé que volvía a Manderley». No sé si podría considerarse un comienzo digno de esas célebres listas que recogen los mejores arranques novelísticos, pero sí creo que continúa siendo uno de los más conocidos en la historia de la literatura y del cine. Y es que muchos lo escucharemos...
Leer más

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más