I Recital Poético Solidario Internacional

Por fin puedo decirlo:

El día 21 de diciembre, a las siete de la tarde, el mundo leerá poesía en simultáneo. No nos conectaremos a través de la red, ni nos colaremos en la televisión para airear nuestros versos (solo somos ―me incluiré con la boca pequeña― poetas, no ingenieros de telecomunicaciones); pero sí tenemos la intención de abrirnos al mundo y ofrecer nuestras palabras, habitualmente escondidas en un cajón o entre los pliegues de un libro inédito, para ayudar en la medida de nuestras posibilidades a quienes lo están pasando mal.

El día 7 de noviembre recibí un mensaje. Una poeta gallega me contaba con entusiasmo su idea de realizar un recital solidario con el fin de recaudar fondos para los comedores sociales de las ciudades participantes. «Son muchas las que ya se han sumado, incluso de fuera de España» me dijo con su acento coruñés. «¿Querrías tú organizarlo allí?»

Evidentemente, no pude decir que no, así que al momento empecé a escribir a todos los poetas que conozco, que no me hicieron esperar; a buscar la asociación que se encargara de gestionar la recaudación; un espacio que nos acogiera, y, por qué no, músicos que acompañaran a nuestras voces y amenizaran el acto.

Tras unos días de bastante estrés, ya puedo casi asegurar que todo va viento en popa, y que el 21 de diciembre, a las siete de la tarde, os esperamos en la última planta de La Casa del Libro, rozando las estrellas, donde leeremos nuestros versos Ana Álvarez Barroso, Amalia Campos, Paco Carrascal, Juan Clemente, Isabel Fernández Conejero, Fernando Ferreyra, Gabriel Gil, Emilio Gómez-Caminero Parejo, Pedro Luis Ibáñez Lérida, Rafa León, Alejandro Lérida, Juan Carlos Macías, Luna Márquez, Santiago Mogica, Fernando Parrilla, José Quesada, Carmen Rodríguez, Almudena Tarancón, Manuel Vilches y una servidora, acompañados al piano por Mariano Alda y a la guitarra por el cantautor sevillano Alfonso del Valle. Muy malos tenéis estar para no venir.

Aun así, y deseando una pronta recuperación a quienes se encuentren en esa tesitura, hemos pensado en todo, así que en el cartel tenéis el número de cuenta para adquirir vuestra entrada fila 0 y el resto de los datos para que no se os olvide nuestra cita.

Lo que no os he contado es que, cuando Branca Vilela me llamó, me dijo: «Es que Vicente no puede». Y yo me pregunté: «¿Y quién será Vicente?». Entonces fue cuando descubrimos que ella pensaba que estaba hablando con alguien de Salamanca. Así que, sin comerlo ni beberlo, me vi envuelta en esta extraordinaria historia que ya no tiene marcha atrás y que esperamos sea solo el principio de una hermosa amistad.

 

I Recital Poético Solidario Internacional

Reflexión

Querida Elena:

Que actividad tan loable para la poesía y los poetas. El buen hado de las letras te lleva por los caminos de la poesía, así es...

Un fuerte abrazo...

Re: Reflexión

Sí, en los hados estaba ahora mismo pensando, si no me empujan por el buen camino. A ellos les tengo que agradecer tantos encuentros afortunados.
Un abrazo transoceánico.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Animales del parque

Animales del parque, segundo libro de cuentos de Mila Guerrero, se inicia con unas palabras preliminares de la propia autora sobre lo que habrá de venir. Y, si bien nos avisa de que hablará de padres y madres, de las angustias y sinsabores (junto a, también, la extrema felicidad, todo hay que...
Leer más

Manifiesto por la lectura

El opúsculo Manifiesto por la lectura, del fenómeno literario (entiéndase en el buen sentido) Irene Vallejo, fue concebido como preámbulo de un Pacto por el Libro demandado por el sector. Algo que dice mucho de nuestro país, que haya que incitarnos a sumergirnos en un texto y recordar las múltiples...
Leer más

La forastera

Que la protagonista de la narración va a ser una mujer enfrentada a un problema (¿les parece poco la lucha por la supervivencia?) ya lo anuncia el título. Su historia, la historia de Angie, es narrada en primera persona, en un expresivo presente[1] en el que la acompañamos sin darnos cuenta. Con un...
Leer más

La acústica de los iglús

Por circunstancias que prefiero no contar, porque me dejarían en ridículo, no he leído La acústica de los iglús hasta hace unos días. Y, aunque había escuchado magníficas críticas sobre la ópera prima de Almudena Sánchez, que quedó finalista en premios tan prestigiosos como el Ojo Crítico y el...
Leer más

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más