Haikus y juegos

Tras terminar la FLS me encuentro con una pila de volúmenes a la que ya he hincado el diente. No diré por dónde he empezado, pues lo sabréis en breve si, como intuyo, se gana el privilegio de asomar por esta ventana en esa sección que empieza a ser la más voluminosa de la página.

Y me parece bien, pues la lectura es la principal tarea del escritor o de quien pretende serlo (ah, es verdad: no todos lo hacen, y eso acaba por notarse), y a veces, como ahora, cuando me enfrento a los nuevos títulos recién adquiridos y los hago míos con un golpe de muñeca y de exlibris, creo que el corazón me late más rápido y me arrebata una especie de ansiedad de no perder el tiempo.

El arte de la palabra, la creación en general, es lo que nos define como humanos; el pensamiento, la razón, son esos dones que nos diferencian de especies igualmente dignas en este libro del mundo que escribimos entre todos cada día. Y la comunicación, el lazo para el entendimiento y el encuentro.

De esos últimos también ha habido muchos a lo largo de estos días. He conocido en persona a Rosario Troncoso, todoterreno de la poesía y el emprendimiento; he escuchado las voces que puede adoptar Ciudad Blonde; he asistido al resultado de un trabajo conjunto entre Jesús Cárdenas y Jorge Mejías que dará que hablar; he recitado con mis compañeros del taller de poesía frente a la caseta de Ediciones en Huida, posiblemente la más concurrida por su continua actividad; he saludado a mi amigo Ángel Silvelo, venido desde Madrid con su novela El juego de los deseos; he tenido la oportunidad de saludar a los amigos que se han pasado a que les firme un ejemplar (ojo: que ya empiezo a firmar a gente desconocida. Igual eso se me sube a la cabeza)… En fin, que he pasado unos días tremendamente cansados pero fabulosos que guardaré para siempre en mi memoria.

Pero a lo que iba. Últimamente han corrido por las redes fotografías con «haikus» (ya sé que no lo son, y no quiero ofender a quienes de verdad saben hacerlos y los respetan como Poesía con mayúsculas) formados por lomos de libros. Como han sido nueve los que me he traído a casa (más otro regalado que preside la imagen), pensé en intentar agruparlos de tres en tres y sumarme a la tendencia. Pero no solo porque me resultaba complicado, sino porque quizás sea más creativo dejarlos a su albur o a la imaginación de quienes por aquí se asomen, o para añadirlo como un juego más a la sopa de letras con que me obsequiaron en Maclein y Parker al hacerme con una de sus últimas joyas, así quedan, en orden aleatorio, para que cada cual los combine según su querencia. Yo, por mi parte, aún no tengo decidido siquiera el orden en que los disfrutaré, pero de una cosa estoy segura: de todos pienso aprender, todos me servirán para evolucionar, todos llamarán a nuevas páginas en esta aventura sin límites de leer y vivir en la que tengo la suerte de seguir navegando.

Elena Marqués

Haikus y juegos

FLS

A disfrutarlos, Elena.

FLS

Yo todavía no los he sacado de sus bolsas. Los conservo bien envueltos para que no se gasten. Lo único que hago es mirarlos.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más