Haikus y juegos

Tras terminar la FLS me encuentro con una pila de volúmenes a la que ya he hincado el diente. No diré por dónde he empezado, pues lo sabréis en breve si, como intuyo, se gana el privilegio de asomar por esta ventana en esa sección que empieza a ser la más voluminosa de la página.

Y me parece bien, pues la lectura es la principal tarea del escritor o de quien pretende serlo (ah, es verdad: no todos lo hacen, y eso acaba por notarse), y a veces, como ahora, cuando me enfrento a los nuevos títulos recién adquiridos y los hago míos con un golpe de muñeca y de exlibris, creo que el corazón me late más rápido y me arrebata una especie de ansiedad de no perder el tiempo.

El arte de la palabra, la creación en general, es lo que nos define como humanos; el pensamiento, la razón, son esos dones que nos diferencian de especies igualmente dignas en este libro del mundo que escribimos entre todos cada día. Y la comunicación, el lazo para el entendimiento y el encuentro.

De esos últimos también ha habido muchos a lo largo de estos días. He conocido en persona a Rosario Troncoso, todoterreno de la poesía y el emprendimiento; he escuchado las voces que puede adoptar Ciudad Blonde; he asistido al resultado de un trabajo conjunto entre Jesús Cárdenas y Jorge Mejías que dará que hablar; he recitado con mis compañeros del taller de poesía frente a la caseta de Ediciones en Huida, posiblemente la más concurrida por su continua actividad; he saludado a mi amigo Ángel Silvelo, venido desde Madrid con su novela El juego de los deseos; he tenido la oportunidad de saludar a los amigos que se han pasado a que les firme un ejemplar (ojo: que ya empiezo a firmar a gente desconocida. Igual eso se me sube a la cabeza)… En fin, que he pasado unos días tremendamente cansados pero fabulosos que guardaré para siempre en mi memoria.

Pero a lo que iba. Últimamente han corrido por las redes fotografías con «haikus» (ya sé que no lo son, y no quiero ofender a quienes de verdad saben hacerlos y los respetan como Poesía con mayúsculas) formados por lomos de libros. Como han sido nueve los que me he traído a casa (más otro regalado que preside la imagen), pensé en intentar agruparlos de tres en tres y sumarme a la tendencia. Pero no solo porque me resultaba complicado, sino porque quizás sea más creativo dejarlos a su albur o a la imaginación de quienes por aquí se asomen, o para añadirlo como un juego más a la sopa de letras con que me obsequiaron en Maclein y Parker al hacerme con una de sus últimas joyas, así quedan, en orden aleatorio, para que cada cual los combine según su querencia. Yo, por mi parte, aún no tengo decidido siquiera el orden en que los disfrutaré, pero de una cosa estoy segura: de todos pienso aprender, todos me servirán para evolucionar, todos llamarán a nuevas páginas en esta aventura sin límites de leer y vivir en la que tengo la suerte de seguir navegando.

Elena Marqués

Haikus y juegos

FLS

A disfrutarlos, Elena.

FLS

Yo todavía no los he sacado de sus bolsas. Los conservo bien envueltos para que no se gasten. Lo único que hago es mirarlos.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más