Hasta que llegó su hora

Estaba yo este año bien satisfecha con la concesión del Premio Princesa de Asturias de las Artes a dos músicos sin los que el cine no sería lo que es y que, además, han puesto la banda sonora prácticamente a toda mi vida consciente. Si John Williams (no confundir con John Williams, el autor de Stoner, que también merece por mi parte agradecimiento y admiración) nos hizo disfrutar de grandes producciones como Star Wars o toda la saga de Indiana Jones, llorar a moco tendido con un extraterrestre feo y chaparro y emocionarnos hasta la médula con La lista de Schindler; si, cuando recordamos al famoso tiburón blanco devorador de hombres, lo hacemos siempre con esas notas siniestras que solo pueden provocarnos pánico, a Morricone le debemos las tardes de verano de nuestra adolescencia con un spaghetti western de fondo; aquellas otras de cine club donde no faltaba Bertolucci con sus películas de metraje excesivo; y, ya en plena juventud, cuando ir al cine se convirtió en rito semanal, la belleza de La misión, las heroicas escenas de Los intocables de Eliot Ness o uno de los homenajes más hermosos al séptimo arte: Cinema Paradiso.

Si destaco estas tres es porque en ellas se cumple esa perfecta conjunción de la música con la historia que se cuenta. Creo que, al nombrar cualquiera de ellas, se nos vienen a la cabeza, antes que cualquier escena, las notas de la orquesta acompañando a temas y personajes, provocando tensión en el momento justo, tocando el corazón como solo ese arte supremo inspirado por Euterpe es capaz de hacer. Quién no recuerda en ese sentido el oboe del padre Gabriel sonando en la selva, los coros interpretando el Ave María guaraní o la escena final de la película de Tornatore con esos besos robados por la censura y recuperados para nosotros.

Yo, en esta ocasión, para despedirme del compositor romano y universal, me decanto por una escena épica de Los intocables de Eliot Ness (pinche ahí mismo, sobre el título, y sáltese los anuncios en cuanto pueda), de Brian de Palma, por razones obvias. Y porque me gusta a rabiar, no hace falta decirlo.

Descansa en paz, maestro, y gracias por todo.

Elena Marqués

Hasta que llegó su hora

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El derbi final

El martes 4 de octubre asistí a la presentación del libro colectivo El derbi final, subtitulado con la advertencia «Relatos sobre la rivalidad del fútbol sevillano». La Fundación Cruzcampo acogió un acto multitudinario en el que no faltaron algunos de los máximos protagonistas del deporte...
Leer más

No soporto tu luz

Hay veces en que el lector se identifica con el protagonista de la novela de un modo asombroso. Es lo que me ha ocurrido con No soporto tu luz, segunda novela de la escritora sevillana Reyes García-Doncel, no solo porque la acción tiene lugar en la actualidad, en un instituto del Aljarafe...
Leer más

Retazos

En el tiempo que llevo dedicada a esta tarea de la escritura he tenido oportunidad de conocer a gentes muy diferentes; entre ellas, alguna que otra persona que, por el hecho de escribir, ya se considera en poder de la verdad y de una sabiduría que no creo que alcancemos ni en el resto de nuestras...
Leer más

A la sombra de Abril

Tras los versos de Al sur del corazón, El alba rumorosa, Del color de las nubes y Las cuatro esquinas del tiempo, Paco Mateos nos presenta A la sombra de Abril, libro en el que este «Loco, ciego, soñador» se siente más Sur que nunca. La pasión de Paco por la poesía se resuelve en este libro en un...
Leer más

El destierro de los reyes

Definida como tragicomedia de política ficción, El destierro de los reyes, del polifacético Perpetuo Fernández, resulta una novela divertida y amarga, fantástica y real; pero, por encima de todo, inteligente y atractiva. Ambientada en el siglo XXI, tras unas elecciones que hacen peligrar el futuro...
Leer más

Un corazón de hormiga

Con Un corazón de hormiga me enfrento por primera vez a la escritura de Mila Guerrero: seis relatos avalados por otros tantos premios y la buena labor de Anantes, que sabe escoger a sus autores y los cuida como solo esta editorial es capaz de hacerlo; seis relatos de exquisita factura en los que lo...
Leer más

Tras la guarida

A veces leer la contracubierta de un libro se convierte en un tremendo error. En unas líneas breves y simplificadoras se plantea un argumento que te predispone a encontrar una historia, unos personajes, una intriga que para ti carece de interés quizás por repetida o esperada. «Tras la guarida» ―nos...
Leer más

La zúa

Un libro dedicado A la memoria de los que no se salvaron. Al recuerdo de un tiempo que sigue presente... ya nos predispone respetuosamente al dolor y el sufrimiento. Suavizados ambos por la narración a través de la boca (y de los ojos aún inocentes) de un niño, ofrecidos de un modo fragmentario...
Leer más

La lluvia insiste fuera

Que la lluvia presida un poema es algo muy frecuente. Como símbolo de fertilización y, por ende, de vida, campa siempre por la literatura; como imagen de purificación (la lluvia es solo agua, y procede del cielo), guarda un íntimo parentesco con la luz; algo que las nubes intentan ocultar, aunque...
Leer más

El corazón en la pupila y otros cuentos

Hace poco, viendo en el cine Un día perfecto, de Fernando León de Aranoa, descubrí el poder del humor para hablar de cosas serias. El efecto de conciencia y consciencia que se consigue es el mismo que si nos contaran las historias con la voz grave, pero sufrimos menos. Por eso ha sido tan grato...
Leer más