Frases sueltas

Me enfrento (por propia voluntad) a la lectura de La broma infinita, aproximadamente mil doscientas páginas de una extraordinaria distopía en la que los años toman nombre de grandes compañías patrocinadoras y la ironía se convierte en género. Su acción transcurre entre un centro de rehabilitación para adictos a las drogas y una academia de tenis de élite en una Norteamérica reunificada donde no faltan peculiares grupos terroristas en silla de ruedas. Como todas las obras de David Foster Wallace, de corte experimental, disecciona con inteligencia y acidez la sociedad posmoderna, que recurre a la adicción debido a su insoportable malestar. De hecho, el autor de esta novela se suicidó tras veinte años sumido en una profunda depresión.  La presencia de los medios y la tecnología, descritos con minuciosidad de científico, impacta, mediatiza y distorsiona violentamente la relación del hombre con la realidad. Más o menos como lo que hoy estamos viviendo.

Que me encuentro ante uno de los novelistas estadounidenses más importantes de los últimos tiempos me lo ha hecho ver este conjunto de frases sueltas que quiero compartir aquí. Será que de nuevo la impaciencia me puede y no me veo capaz de esperar a la última página para comentarlo:

 

Algunas personas son capaces de entregarse a un objeto ambicioso y hacen que esa sea la única entrega a algo que ellos necesitan.

La validez lógica no es garantía de verdad.

Es posible aprender cosas valiosas de una persona estúpida.

El noventa y nueve por ciento del pensamiento de los pensadores compulsivos versa sobre sí mismos.

A la gente que hay que tener más terror es a la gente aterrorizada.

Se necesita mucho valor para mostrarse débil.

Ningún instante individual y concreto es en sí mismo insoportable.

Los demás pueden ver en ti cosas que tú ni siquiera sospechas, incluso aunque sean estúpidos.

La aceptación es por lo general un asunto de cansancio más que de otra cosa.

Todo el mundo es idéntico en su secreta y callada creencia de que en el fondo es distinto de todos los demás.

Y aún no he llegado a la página 300. Auguro un principio de verano interesante…

Elena Marqués

Frases sueltas

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El derbi final

El martes 4 de octubre asistí a la presentación del libro colectivo El derbi final, subtitulado con la advertencia «Relatos sobre la rivalidad del fútbol sevillano». La Fundación Cruzcampo acogió un acto multitudinario en el que no faltaron algunos de los máximos protagonistas del deporte...
Leer más

No soporto tu luz

Hay veces en que el lector se identifica con el protagonista de la novela de un modo asombroso. Es lo que me ha ocurrido con No soporto tu luz, segunda novela de la escritora sevillana Reyes García-Doncel, no solo porque la acción tiene lugar en la actualidad, en un instituto del Aljarafe...
Leer más

Retazos

En el tiempo que llevo dedicada a esta tarea de la escritura he tenido oportunidad de conocer a gentes muy diferentes; entre ellas, alguna que otra persona que, por el hecho de escribir, ya se considera en poder de la verdad y de una sabiduría que no creo que alcancemos ni en el resto de nuestras...
Leer más

A la sombra de Abril

Tras los versos de Al sur del corazón, El alba rumorosa, Del color de las nubes y Las cuatro esquinas del tiempo, Paco Mateos nos presenta A la sombra de Abril, libro en el que este «Loco, ciego, soñador» se siente más Sur que nunca. La pasión de Paco por la poesía se resuelve en este libro en un...
Leer más

El destierro de los reyes

Definida como tragicomedia de política ficción, El destierro de los reyes, del polifacético Perpetuo Fernández, resulta una novela divertida y amarga, fantástica y real; pero, por encima de todo, inteligente y atractiva. Ambientada en el siglo XXI, tras unas elecciones que hacen peligrar el futuro...
Leer más

Un corazón de hormiga

Con Un corazón de hormiga me enfrento por primera vez a la escritura de Mila Guerrero: seis relatos avalados por otros tantos premios y la buena labor de Anantes, que sabe escoger a sus autores y los cuida como solo esta editorial es capaz de hacerlo; seis relatos de exquisita factura en los que lo...
Leer más

Tras la guarida

A veces leer la contracubierta de un libro se convierte en un tremendo error. En unas líneas breves y simplificadoras se plantea un argumento que te predispone a encontrar una historia, unos personajes, una intriga que para ti carece de interés quizás por repetida o esperada. «Tras la guarida» ―nos...
Leer más

La zúa

Un libro dedicado A la memoria de los que no se salvaron. Al recuerdo de un tiempo que sigue presente... ya nos predispone respetuosamente al dolor y el sufrimiento. Suavizados ambos por la narración a través de la boca (y de los ojos aún inocentes) de un niño, ofrecidos de un modo fragmentario...
Leer más

La lluvia insiste fuera

Que la lluvia presida un poema es algo muy frecuente. Como símbolo de fertilización y, por ende, de vida, campa siempre por la literatura; como imagen de purificación (la lluvia es solo agua, y procede del cielo), guarda un íntimo parentesco con la luz; algo que las nubes intentan ocultar, aunque...
Leer más

El corazón en la pupila y otros cuentos

Hace poco, viendo en el cine Un día perfecto, de Fernando León de Aranoa, descubrí el poder del humor para hablar de cosas serias. El efecto de conciencia y consciencia que se consigue es el mismo que si nos contaran las historias con la voz grave, pero sufrimos menos. Por eso ha sido tan grato...
Leer más