Frases sueltas

Me enfrento (por propia voluntad) a la lectura de La broma infinita, aproximadamente mil doscientas páginas de una extraordinaria distopía en la que los años toman nombre de grandes compañías patrocinadoras y la ironía se convierte en género. Su acción transcurre entre un centro de rehabilitación para adictos a las drogas y una academia de tenis de élite en una Norteamérica reunificada donde no faltan peculiares grupos terroristas en silla de ruedas. Como todas las obras de David Foster Wallace, de corte experimental, disecciona con inteligencia y acidez la sociedad posmoderna, que recurre a la adicción debido a su insoportable malestar. De hecho, el autor de esta novela se suicidó tras veinte años sumido en una profunda depresión.  La presencia de los medios y la tecnología, descritos con minuciosidad de científico, impacta, mediatiza y distorsiona violentamente la relación del hombre con la realidad. Más o menos como lo que hoy estamos viviendo.

Que me encuentro ante uno de los novelistas estadounidenses más importantes de los últimos tiempos me lo ha hecho ver este conjunto de frases sueltas que quiero compartir aquí. Será que de nuevo la impaciencia me puede y no me veo capaz de esperar a la última página para comentarlo:

 

Algunas personas son capaces de entregarse a un objeto ambicioso y hacen que esa sea la única entrega a algo que ellos necesitan.

La validez lógica no es garantía de verdad.

Es posible aprender cosas valiosas de una persona estúpida.

El noventa y nueve por ciento del pensamiento de los pensadores compulsivos versa sobre sí mismos.

A la gente que hay que tener más terror es a la gente aterrorizada.

Se necesita mucho valor para mostrarse débil.

Ningún instante individual y concreto es en sí mismo insoportable.

Los demás pueden ver en ti cosas que tú ni siquiera sospechas, incluso aunque sean estúpidos.

La aceptación es por lo general un asunto de cansancio más que de otra cosa.

Todo el mundo es idéntico en su secreta y callada creencia de que en el fondo es distinto de todos los demás.

Y aún no he llegado a la página 300. Auguro un principio de verano interesante…

Elena Marqués

Frases sueltas

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La noche que Luis nos hizo hombres

Se atribuye a Eleanor Roosevelt la famosa frase de «el ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo. Por eso se llama presente». Yo confieso que la escuché en la primera parte de la película infantil Kung Fu Panda, en boca del anciano maestro Oogway, famoso por su sabiduría, como...
Leer más

La nostalgia de la Mujer Anfibio

Que Galicia tiene magia es un hecho, una realidad. Si es que magia y realidad pueden conjugarse en una misma oración sin que despierte extrañeza. Aún recuerdo una ruta hace años, a través de las fragas del Eume, hasta Caaveiro. Las vistas desde un puente desde el que se entreveía el monasterio. Y...
Leer más

Canto a quien

Nadie sabe qué es la hierba, Iván. No hace falta que nos lo recuerdes con una cita de Whitman, de quién si no, para anunciar este último libro que es tan tuyo como del americano de las barbas largas y el canto enfervorizado y anchísimo. La hierba, sí. La hierba. Los científicos dirán lo que crean...
Leer más

Algunos animales y un árbol

Bajo la denominación Algunos animales y un árbol podría caber cualquier contenido, especialmente de corte ecológico. Aunque a mí, bromas del subconsciente, este título me ha recordado a otro por igual curioso y que dio mucho que hablar: el del documental de 2017, grabado por el actor español...
Leer más

En el iris el tiempo

No vamos a quejarnos de los últimos años porque todos tenemos motivos para hacerlo. La vida se nos ha puesto patas arriba, irreconocible. Y nosotros mismos hemos cambiado. No solo en costumbres, sino también en carácter. Una de las consecuencias de este desbarajuste, tanto colectivo como...
Leer más

En el río trenzado

Pasamos la vida salvando encrucijadas y planteándonos si habremos acertado en la elección. Dos conjunciones juntas, la copulativa «y» y la condicional «si», que, bajo ese aspecto insignificante, entrañan un gran peligro. Yo misma (pero quién no, diréis) incluí una reflexión acerca de eso en mi...
Leer más

Beernes

En estos tiempos crispados, en que te cruzas con alguien y te saluda directamente con un «pues anda que tú», se hace más necesario que nunca reivindicar el humor. Por eso me declaro hater de aquel fraile de El nombre de la rosa partidario de envenenar a todo el que osara leer el libro de...
Leer más

Todo lo que crece. Naturaleza y escritura

No recuerdo cuándo, ni dónde, aunque sospecho que fue en una de esas entradas facebookianas con las que de vez en cuando me entretengo, leí un acertado comentario sobre el arte de escribir contracubiertas y solapas, entendiendo en este caso el término «arte» en la cuarta acepción del diccionario,...
Leer más

El sintonizador

Ayer, cuando andaba planificando mi entrada de hoy, me enviaron vía WhatsApp un vídeo de lo más inquietante. Un tipo con barbas y excelente dicción explicaba las infinitas posibilidades de la inteligencia artificial. Y lo hacía a través de un ejemplo en el que prestaba su voz a un avatar con su...
Leer más

Las calles del tiempo

Aunque muchas veces los lectores afirmamos que nos gusta meternos en los libros para viajar lejos, más allá de nuestras fronteras, sucumbimos con mayor facilidad a sus historias cuando estas transcurren por nuestros espacios más queridos. Como si, al pasear los ojos por las páginas, camináramos de...
Leer más