Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir un viaje al origen, una búsqueda de lo que tienen en común todas las mujeres del mundo, descendientes de Eva, transmisoras de la vida y la sabiduría, en equilibrio perpetuo entre la inmutable línea del tiempo y las constantes exigencias de la evolución.

Dividido en tres secciones, de las que la primera es la más extensa, reúne un amplio y variado conjunto de poemas de diversa factura (los hay muy breves, como «El grito» que inicia el libro o las siete partes de ese «Reglamento» que norma el sosiego de su casa) vertebrados por un yo poético que se bifurca en todos los yoes, conscientes e inconscientes, que el ser humano, en este caso la mujer («la mujer desconocida que habito» frente a «la desconocida que me habita»), y, por ende, todas las mujeres («¿Quiénes somos las mujeres? / ¿Qué queda de nosotras?»), contiene. Las menciones a la hembra como cántaro y refugio; como hilo que trenza nuestra historia (léase «Madre tejedora»); como lectora del mundo e intérprete de señales; como conservadora de la memoria y memoria en sí misma, ese pesado lastre de cenizas que nos recuerda nuestras renuncias y la perdida claridad de la que venimos, configuran un cumplido y complejo análisis de esas distintas facetas que la conforman.

Por otra parte, el protagonismo de lo corpóreo, de la madre tierra en sus colores y formas, en sus sonidos y sus atronadores silencios, en la luz cambiante en los distintos momentos del día (aunque habría que preguntar a la poeta por ese predominio de los atardeceres), no se hace esperar en una autora tan enamorada de la naturaleza y sus prodigios. La identificación de lo femenino con la Pachamama («El mundo es una mujer»), con la luna que preside el cielo en las noches habitadas por los lobos, con los lobos mismos y con todas las hembras del mundo (como Olga Orozco, pone voz a una felina Berenice, guardiana misteriosa de la casa); la magia, también femenina, a manos de las chamanas y las hueseras, en eterna comunión con la realidad y los espíritus; la figura de la mujer como inicio de la vida, como surco dispuesto a la siembra, como ese ser para el amor que ocupa la segunda sección, donde recurre necesariamente a la invocación al tú, todo nos sumerge en una noche salvaje que aún late en nuestras entrañas con su herencia de culpa y paraíso. Es esa herencia compartida de dolor y materia, expuesta, abierta a nuestros ojos femeninos, la que nos hace reconocernos en cada poema, en cada línea, en cada verso.

Y todo ello lo expresa García-Doncel con un lenguaje preciso y a la vez balbuceante, alternando el canto primitivo (especialmente en la última parte, donde la sintaxis se apresura y se hace libre, donde la palabra estalla en sílaba desarticulada) con las prisas de la ciudad; exponiendo las vivencias comunes y las autobiográficas (léase, entre otros, el poema «Atardezco»); combinando el soliloquio con el diálogo (es lo que se percibe en «Un mar adentro»), el poema cuidado y lúcido con «la escritura en el aire de los pájaros» y el canto de regeneración de «La huesera», centro, junto a sus connotaciones míticas y ancestrales, de la última sección del libro.

No pueden pasarnos desapercibidas como cualidades de esta ópera prima su ritmo muy bien marcado, como si de fondo temblaran los tambores tribales, sustentado por figuras de repetición que devienen conjuros (se deslizan estribillos que rememoran cantos populares; que levantan coros de voces antiguas; que se revuelven, por fin, en el eco necesario de la rima[1]), por luminosas sinestesias que conjugan lo conocido y lo insondable, más antítesis bravas que nos recuerdan una historia en la que la mujer ha sido personaje relegado, antiheroína en el edén, pero también madre tejedora, y loba que deja, en su canto final, la puerta abierta al regreso, a la restitución de nuestra condición de simplemente ser, con esa sabiduría erigida sobre el pilar de la autenticidad y el instinto que nos hermana con animales y dioses, con los elementos de la naturaleza, con el bosque, el agua y la montaña que sirven de colofón a este libro.

Quiero destacar, por último, la exquisita arquitectura del primer poemario de García-Doncel, el acierto léxico de cada una de sus composiciones, capaces de engendrar por sí mismas un ámbito y una atmósfera donde desarrollarse. Y, por supuesto, la profundidad y madurez de su contenido, solo posibles tras un trabajo de decantación y ensimismamiento, de años de lecturas y vivencias que han dejado su poso. Un poso que, sin embargo, en ningún momento adquiere el tacto rebelde de la amargura, sino que exclama ante la alegría por la claridad («por el destello de clarividencia, aunque sea incompleta») de la que venimos, vuelta a descubrir en el asombro inagotable del poema.

Elena Marqués

Reyes García-Doncel (Sevilla, 1957) es licenciada en Farmacia y catedrática de Biología-Geología en la enseñanza secundaria. Además de las novelas Sin noticias de Acuario (Editorial Paréntesis, 2011), No soporto tu luz (Ediciones en Huida, 2015) y Ulises con alma ajena (Triskel Editores, 2018); su participación en algunas antologías, como Lugares de paso (2006), Arena en los zapatos (2007), Así os ponemos los cuernos las mujeres (2009), Hidra verde. Relatos farmacéuticos (2015), La guerra nuestra (2016), La Inopia de las letras (2018) y Árbol de Alejandría (2019), ha escrito libros de texto y guías didácticas, prólogos y reseñas, y publicado en las revistas literarias Telegráfica, Blanco sobre negro y en varios blogs de literatura. Mantiene activo su «Universo introito», concebido como cuaderno de aprendizaje literario; y copresenta el programa semanal La Inopia, dedicado a la difusión de la literatura. Eva mitocondrial es su primer libro de poemas.

 

 

 



[1] Me refiero al poema «El canto de la huesera», el único en el que se aprecia ese recurso fónico.

 

Eva mitocondrial

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más