Ensayo sobre la lucidez

Días antes de las elecciones (me refiero a las autonómicas andaluzas) pensaba yo en el libro de Saramago Ensayo sobre la lucidez y en la posibilidad de que algo así sucediera; que la ficción se convirtiera en realidad como en tantos otros momentos de la historia. Y, aunque el voto en blanco que presidía las páginas de ese libro no ha sido tan numeroso en nuestra cercana realidad como en el ámbito literario, la abstención ha sobrepasado el 40%. Quien tenga ojos...

No soy nadie para interpretar resultados de este tipo. Menos en unos momentos en que espero como agua de mayo mis gafas nuevas para salir de esta cuasi ceguera a la que me veo obligada por sentarme donde no debía. Lo mío sigue siendo la ficción, por lo que el viernes, en una presentación en la que estuve (en la mesa junto a los autores, todo hay que decirlo), precisamente saqué a colación una frase de uno de los relatos del libro en cuestión (Entrecalles, de Eva Márquez y Jaime Covarsí. Ya estáis tardando en haceros con él) que decía «los ingredientes necesarios para triunfar en este universo paralelo a la realidad que es el de la política...», que luego completé con esta otra: «Mira, Jacobo (un político de mentirijillas), a mí me da igual que te hayas pasado media vida viviendo del cuento», lo que dio pie a dos preguntas: ¿Realmente hay más ficción en la política que en la literatura? Y segunda: ¿Se puede vivir del cuento?

Creo que pocos escritores consiguen eso, vivir de sus letras, mientras son muchos (quizás demasiados) lo que hacen de la política su profesión; pero lo de las realidades paralelas es algo preocupante, pues, a no ser que estemos dentro una película de ciencia ficción, me temo que los planos de dichas realidades nunca convergerán, y seguirán existiendo los políticos por un lado, los ciudadanos por otro, y quién sabe en qué momento llegarán a hablar el mismo idioma.

Posiblemente sea ese el fondo de la cuestión. Que el diálogo lleva ausente demasiado tiempo de la vida pública, y el sentido común, no digamos, y que sentirse continuamente engañado, utilizado, ninguneado (no estoy hablando solo de mí, aunque lo parezca) tiene sus consecuencias. Quien tenga oídos...

Elena Marqués

 

Ensayo sobre la lucidez

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más