Ensayando

No sé si me cuelo al contarlo, pero la impaciencia me puede. Porque posiblemente sea la influencia de tantas películas (el cine, en mi vida, tiene culpa de muchas cosas…) lo que hizo que el viernes me sintiera como uno de esos directores de teatro de Broadway asistiendo, tras una mesa con dos compañeros en eso de las artes escénicas, a un casting o a un ensayo antes de un estreno que se supone sonado.

Sí, allí estaba yo, como autora, entre el director, que interrumpía a los actores para darles recomendaciones mirándome siempre a mí, buscando mi aprobación o mi refrendo; y otra de las actrices de la compañía (¿digo ya el nombre? ¿No lo digo…?) que medía el tiempo y anotaba y se encargaba de la voz en off.

Confieso que en un momento dado se me saltaron las lágrimas, pues de verdad que me veía como ese autor principiante que, aunque la sala sea pequeña, o cutre, o tenga hasta que pagar por que se represente lo que ha hecho; o acudan al estreno solo su padre, su madre y un tío de Murcia que pasaba por ahí; y que, aunque en el contrato aparezca que la pieza estaba programada para una semana se suspenda al tercer día, es su obra la que se representa. No sé si me explico.

Realmente no, no me estoy explicando bien, pues en verdad lo que quería contar es que el día 13 de julio se celebrará en Bormujos, en el parque Rafael de Cózar, un homenaje a Gloria Fuertes en el centenario de su nacimiento, y que habrá música, desde rap a flamenco, poesía, títeres, sorpresas… Y, entre tanta magia que creemos derramará el acto, se realizará una lectura dramatizada de una pieza de teatro breve en cuatro fragmentos que ha sido elaborada por menda para la ocasión, que eso fue lo que ensayaron el viernes mi querida Lola Almeyda y uno de los miembros de la compañía… (¿Lo digo ya? ¿Sigo sin decirlo? Es que ya he aprendido a mantener la tensión, y me gusta…) mientras yo, sentada tras la mesa y flanqueada por actores de verdad, me soñaba, también, autora dramática de verdad.

Quién sabe. Quizás algún día.

Elena Marqués

Ensayando

teatro

Felicidades, Elena. Me hace ilusión ver a Lola en el escenario. Abrazos a las dos.

Gloria

¡qué bonito!

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más