Encuentros afortunados

La semana pasada fue muy intensa. A las tareas habituales del trabajo (y otras no tan habituales de las que es mejor no hablar) había que sumar una escapada a la Feria del Libro de Trujillo, a la que fui invitada por sus organizadores a través de Antonio Burillo, de Tau Editores, con quien presenté el libro del que hablamos hace poco desde esta misma ventana.

He de contar que me sorprendió agradablemente la afluencia de público tratándose de un miércoles, cuando, por ejemplo, por lo que tengo más cercano, esto es, la ciudad que me habita (léase Sevilla), a mediados de semana la actividad decrece, y repunta hacia el viernes o cuando se anuncia en los carteles algún personaje de cierto renombre. En Trujillo la gente se concentra desde temprano en el majestuoso espacio de su plaza mayor; deambula entre sus casetas, cada año más numerosas; y llena la carpa hasta no dejar un sitio libre. Pregunta a los autores, escucha con atención… Digamos que pasa la tarde allí como si se tratara de una verdadera fiesta que hay que aprovechar antes de que toque a su fin.

Igualmente atentos estuvieron los alumnos de los distintos institutos (a mí me acogió el Francisco de Orellana) al que acudimos los escritores la mañana siguiente a hablar de la creación literaria, a ponernos a disposición de los jóvenes y animarlos al viaje de las letras. Me pareció una actividad preciosa que deberían intentar reproducir en otras ferias. Y a eso, desde estas líneas, invito a quien corresponda.

Pepe Cercas e Isabel Blanco con José M.ª del ÁlamoPero, antes de pasar a otra celebración, en esta ocasión en el vecino Tomares, quiero felicitar al poeta Pepe Cer cas por su labor incansable por la poesía y por la cultura. Sé que sin él y sin Isabel Blanco la Feria del Libro de Trujillo no sería lo que es, lo que ha llegado a ser. Imagino el trabajo que conlleva, las noches de preocupación, el cansancio, y en nombre de quienes hemos tenido la suerte de pasear a la sombra de Pizarro os quiero dar las gracias y animaros en todo lo que emprendáis. Siempre saldrá algo bueno.

Como también agradezco a la poeta Ana Isabel Alvea, profesora maravillosa que traza poemas y derrama ternura por donde pasa, su invitación a leer versos en la novena edición de la Feria del Libro de Tomares, siempre al amparo de Martín Lucía y Ediciones en Huida, pues no solo me ha permitido que se escuche mi voz entre la algarabía de niños y música (da una gran alegría que el público más pequeño se interese por todo lo que allí se desarrollaba), sino porque así he podido también conocer a otras estupendas poetas, Gloria Sánchez y María Fernanda Trujillo, a las que espero volver a encontrar en mi camino.

Y qué decir del segundo encuentro propiciado por Lola Almeyda en su Sotiel natal. El espacio ya era inspirador; la figura que nos convocaba, difícil de igualar: Gloria Fuertes. Se derramaron sus versos, siempre vivos, pues estoy segura de que muchos llegaron a la poesía a través de su voz.

Por eso quiero acabar esta entrada con uno de sus poemas y con el deseo de que su nombre (al del poema me refiero; el de la autora, aunque parece que algunos no se acuerden de ella, se ganó su puesto en el pódium de la Gloria merecidamente hace ya años) se llegue algún día a escribir con mayúsculas.

Gracias a todos los que han hecho de esta semana una experiencia inolvidable.

Elena Marqués

PAZ

¿Qué pasa con el pueblo palestino?

(Os juro que no entiendo de política.)

Las armas son modernas;

las heridas, antiguas.

(Os juro que no entiendo..., sólo sufro.)

Se habla de «humanizar la guerra».

¿Cómo poder humanizar lo ya inhumano,

o cómo hacer del cáncer un adorno en la piel?

Gloria Fuertes

 

Encuentros afortunados

encuentros afortunados

De todo lo leído, casi, casi, lo que más me gusta es ver el nombre de Sotiel incorporado a las etiquetas, con toda la categoría y la belleza que encierra ese nombre. Aunque Trujillo es mucho Trujillo, claro que sí.

Re: encuentros afortunados

Por las fotografías, ya había imaginado que era un pequeño paraíso en la Tierra. Lo pude comprobar personalmente, y espero volver de vez en cuando...

Nuevo comentario

Los libros que leo

La lluvia insiste fuera

Que la lluvia presida un poema es algo muy frecuente. Como símbolo de fertilización y, por ende, de vida, campa siempre por la literatura; como imagen de purificación (la lluvia es solo agua, y procede del cielo), guarda un íntimo parentesco con la luz; algo que las nubes intentan ocultar, aunque...
Leer más

El corazón en la pupila y otros cuentos

Hace poco, viendo en el cine Un día perfecto, de Fernando León de Aranoa, descubrí el poder del humor para hablar de cosas serias. El efecto de conciencia y consciencia que se consigue es el mismo que si nos contaran las historias con la voz grave, pero sufrimos menos. Por eso ha sido tan grato...
Leer más

El ojo de la cerradura

Tuve la suerte de asistir a la presentación en Madrid de este libro de Nelson Verástegui merecedor del IX Premio Internacional Vivendia-Villiers de Relato. Escuché de sus labios que eran un tropel de historias de diferentes facturas y escritas en distintos momentos y que quizás nunca tuvo intención...
Leer más

Tú eres azul cobalto

Para quienes a lo más que nos atrevemos es al rosa fucsia en un pareo, Tú eres azul cobalto es un plato demasiado fuerte. Contemplar un cuadro de Frida Kahlo siempre nos enmudece, por el sufrimiento que transpira. En ella vida y obra son una misma cosa presidida por la tragedia. La protagonista de...
Leer más

Los últimos pasos de John Keats

«Aquí yace uno / cuyo nombre estaba escrito en el agua» Con estas palabras del epitafio de John Keats, fallecido prematuramente a la edad de 27 años, comienza esta obra de Ángel Silvelo Gabriel. Qué mejor modo de empezar un libro que por el final y con la verdad por delante. Todos hemos de...
Leer más

Centinelas del frío

No es la primera vez que lo pienso y que alguien me lo confirma. Escribir protege del olvido, vence a la muerte. María José Collado escribe (más bien susurra) para erigirse en Centinela del frío; vigila que la memoria de las cosas, las cosas mismas, palpables, con peso y alma, permanezcan. Y su voz...
Leer más

Relatos en 35mm

Reconozco que a veces me aburren las antologías. Y mira que yo he participado en muchas. Normalmente, propuesto el asunto o la época, hay temas que se repiten, o se sucede un puñado de tópicos. O incluso hay algunos relatos que parecen un poco de relleno. Como el No-Do en nuestros tiempos. No es...
Leer más

Amante infiltrada

Desde el olvido hasta el encuentro, pero siempre desde la esencia de la belleza, Amante infiltrada, de Paco Carrascal (Sevilla, Anantes, 2015), nos recorre la piel poética con la punta de sus palabras, certeras y libres como el último rayo del día, sencillas como los frutos de un árbol. En un...
Leer más

Comidas para llevar

Aunque con casi cuatro años de retraso, ha llegado a mi mesa Comidas para llevar (Cáceres, Rumorvisual, 2011). Gracias a sus aliños naturales, el tiempo lo ha tratado bien y nada ha caducado en su andadura. Y porque el emplatado es también importante, lo primero que atrae de este librito de 22...
Leer más

Mi padre nació en Praga

... nadie puede ver lo que existe, salvo los locos o los poetas. Rosario Pérez Cabaña  Porque los poetas nunca vienen solos descubrí a Rosario Pérez Cabaña en una lectura de versos en la calle Pureza. Escuché entonces una voz tan plástica y envolvente como las pinceladas del pintor que nunca...
Leer más