Encuentros afortunados

La semana pasada fue muy intensa. A las tareas habituales del trabajo (y otras no tan habituales de las que es mejor no hablar) había que sumar una escapada a la Feria del Libro de Trujillo, a la que fui invitada por sus organizadores a través de Antonio Burillo, de Tau Editores, con quien presenté el libro del que hablamos hace poco desde esta misma ventana.

He de contar que me sorprendió agradablemente la afluencia de público tratándose de un miércoles, cuando, por ejemplo, por lo que tengo más cercano, esto es, la ciudad que me habita (léase Sevilla), a mediados de semana la actividad decrece, y repunta hacia el viernes o cuando se anuncia en los carteles algún personaje de cierto renombre. En Trujillo la gente se concentra desde temprano en el majestuoso espacio de su plaza mayor; deambula entre sus casetas, cada año más numerosas; y llena la carpa hasta no dejar un sitio libre. Pregunta a los autores, escucha con atención… Digamos que pasa la tarde allí como si se tratara de una verdadera fiesta que hay que aprovechar antes de que toque a su fin.

Igualmente atentos estuvieron los alumnos de los distintos institutos (a mí me acogió el Francisco de Orellana) al que acudimos los escritores la mañana siguiente a hablar de la creación literaria, a ponernos a disposición de los jóvenes y animarlos al viaje de las letras. Me pareció una actividad preciosa que deberían intentar reproducir en otras ferias. Y a eso, desde estas líneas, invito a quien corresponda.

Pepe Cercas e Isabel Blanco con José M.ª del ÁlamoPero, antes de pasar a otra celebración, en esta ocasión en el vecino Tomares, quiero felicitar al poeta Pepe Cer cas por su labor incansable por la poesía y por la cultura. Sé que sin él y sin Isabel Blanco la Feria del Libro de Trujillo no sería lo que es, lo que ha llegado a ser. Imagino el trabajo que conlleva, las noches de preocupación, el cansancio, y en nombre de quienes hemos tenido la suerte de pasear a la sombra de Pizarro os quiero dar las gracias y animaros en todo lo que emprendáis. Siempre saldrá algo bueno.

Como también agradezco a la poeta Ana Isabel Alvea, profesora maravillosa que traza poemas y derrama ternura por donde pasa, su invitación a leer versos en la novena edición de la Feria del Libro de Tomares, siempre al amparo de Martín Lucía y Ediciones en Huida, pues no solo me ha permitido que se escuche mi voz entre la algarabía de niños y música (da una gran alegría que el público más pequeño se interese por todo lo que allí se desarrollaba), sino porque así he podido también conocer a otras estupendas poetas, Gloria Sánchez y María Fernanda Trujillo, a las que espero volver a encontrar en mi camino.

Y qué decir del segundo encuentro propiciado por Lola Almeyda en su Sotiel natal. El espacio ya era inspirador; la figura que nos convocaba, difícil de igualar: Gloria Fuertes. Se derramaron sus versos, siempre vivos, pues estoy segura de que muchos llegaron a la poesía a través de su voz.

Por eso quiero acabar esta entrada con uno de sus poemas y con el deseo de que su nombre (al del poema me refiero; el de la autora, aunque parece que algunos no se acuerden de ella, se ganó su puesto en el pódium de la Gloria merecidamente hace ya años) se llegue algún día a escribir con mayúsculas.

Gracias a todos los que han hecho de esta semana una experiencia inolvidable.

Elena Marqués

PAZ

¿Qué pasa con el pueblo palestino?

(Os juro que no entiendo de política.)

Las armas son modernas;

las heridas, antiguas.

(Os juro que no entiendo..., sólo sufro.)

Se habla de «humanizar la guerra».

¿Cómo poder humanizar lo ya inhumano,

o cómo hacer del cáncer un adorno en la piel?

Gloria Fuertes

 

Encuentros afortunados

encuentros afortunados

De todo lo leído, casi, casi, lo que más me gusta es ver el nombre de Sotiel incorporado a las etiquetas, con toda la categoría y la belleza que encierra ese nombre. Aunque Trujillo es mucho Trujillo, claro que sí.

Re: encuentros afortunados

Por las fotografías, ya había imaginado que era un pequeño paraíso en la Tierra. Lo pude comprobar personalmente, y espero volver de vez en cuando...

Nuevo comentario

Los libros que leo

El ingeniero que no sabía bailar

Hace poco cayó en mis manos la primera novela del periodista Jesús Álvarez Fernández; un relato no tanto basado en un hecho real como en la triste realidad de una crisis económica que ha alcanzado a demasiadas personas y a todos los estamentos sociales. Porque estamos acostumbrados (y, quizás por...
Leer más

Las babas de don Gabriel

Por esos vericuetos ingeniosos que nos ofrece la vida, he tenido la suerte de que llegue hasta mí Las babas de don Gabriel; una novela que no va a dejar a nadie indiferente y que el jueves 26 de octubre se presenta en la biblioteca Infanta Elena de Sevilla. Su autora, Mariluz Chacón, historiadora...
Leer más

El hoy es malo, pero el mañana es mío

Que el libro de Salvador Compán El hoy es malo, pero el mañana es mío empiece con dos citas, una de Antonio Machado, que precisamente contiene el nombre del volumen; y otra de César Vallejo, de España, aparta de mí este cáliz, no puede ser más significativo. Antonio Machado es el poeta homenajeado...
Leer más

Andar sin ruido

Soy una enamorada del cuento y del silencio, no sé si en ese orden, así que más tarde o más temprano tenía que leer este libro. El azar y septiembre se confabularon de tal forma que acabé en su primera presentación en Sevilla, con una librería Casa Tomada «tomada» por una multitud ávida de leer a...
Leer más

La huella de las ausencias. Un relato sobre Walada

«Recuerdo que los años después de tu muerte deseé en ocasiones la mía sólo para poder encontrarme contigo en el paraíso». Con estas palabras empieza la narración de Walada, y es mucho lo que en ese instante se abre ante nuestros ojos: además de la voz singular y poética de la instruida y orgullosa...
Leer más

Héroes rotos

Inauguramos la temporada de la Tertulia Gastro-Literaria El Caldero por todo lo alto, preguntándonos qué es un héroe (primera frase de la novela) y ansiosos por conocer el desarrollo de la particular liga de la justicia a la que nos enfrenta el escritor uruguayo Joaquín Dholdan. E imagino que,...
Leer más

Bajo tus pies la ciudad

Siempre he envidiado lo que se da en llamar «el mundo rural». Identificaba el paraíso perdido con esos espacios pequeños rodeados de cultivos y campos, con casas en lugar de edificios, donde podía uno vencer la pereza y salir a caminar acompañado únicamente del silencio para, debajo de un árbol,...
Leer más

Ninguna parte

Conocí al autor de Ninguna parte a través de otra poeta amiga, María José Collado, en La Isla de Siltolá, donde al autor presentó esta obra y Motivos personales, y, aunque era la primera vez que escuchaba a José Luis Morante (por supuesto, ya aprovechamos Lola Almeyda y yo para invitarlo a La...
Leer más

Había mucha neblina o humo o no sé qué

 Es difícil hacer una reseña de un libro complejo como este. Tan complejo como que el último capítulo ni siquiera podemos leerlo, pues está escrito en el lenguaje del bosque, la lengua de los mixes; un pueblo indígena que se asienta en el estado de Oaxaca y en la sierra norte de Guerrero; una...
Leer más

El día a día

Hay tiempos difíciles para vivir. O para sobrevivir. Las circunstancias se complican, todo lo que nos rodea se vuelve hostil, y ni siquiera la infancia se libra de ello. El día a día, quinta novela de la santanderina Eva Monzón, narra la historia de dos hermanos separados por esas circunstancias...
Leer más