Encuentros afortunados

La semana pasada fue muy intensa. A las tareas habituales del trabajo (y otras no tan habituales de las que es mejor no hablar) había que sumar una escapada a la Feria del Libro de Trujillo, a la que fui invitada por sus organizadores a través de Antonio Burillo, de Tau Editores, con quien presenté el libro del que hablamos hace poco desde esta misma ventana.

He de contar que me sorprendió agradablemente la afluencia de público tratándose de un miércoles, cuando, por ejemplo, por lo que tengo más cercano, esto es, la ciudad que me habita (léase Sevilla), a mediados de semana la actividad decrece, y repunta hacia el viernes o cuando se anuncia en los carteles algún personaje de cierto renombre. En Trujillo la gente se concentra desde temprano en el majestuoso espacio de su plaza mayor; deambula entre sus casetas, cada año más numerosas; y llena la carpa hasta no dejar un sitio libre. Pregunta a los autores, escucha con atención… Digamos que pasa la tarde allí como si se tratara de una verdadera fiesta que hay que aprovechar antes de que toque a su fin.

Igualmente atentos estuvieron los alumnos de los distintos institutos (a mí me acogió el Francisco de Orellana) al que acudimos los escritores la mañana siguiente a hablar de la creación literaria, a ponernos a disposición de los jóvenes y animarlos al viaje de las letras. Me pareció una actividad preciosa que deberían intentar reproducir en otras ferias. Y a eso, desde estas líneas, invito a quien corresponda.

Pepe Cercas e Isabel Blanco con José M.ª del ÁlamoPero, antes de pasar a otra celebración, en esta ocasión en el vecino Tomares, quiero felicitar al poeta Pepe Cer cas por su labor incansable por la poesía y por la cultura. Sé que sin él y sin Isabel Blanco la Feria del Libro de Trujillo no sería lo que es, lo que ha llegado a ser. Imagino el trabajo que conlleva, las noches de preocupación, el cansancio, y en nombre de quienes hemos tenido la suerte de pasear a la sombra de Pizarro os quiero dar las gracias y animaros en todo lo que emprendáis. Siempre saldrá algo bueno.

Como también agradezco a la poeta Ana Isabel Alvea, profesora maravillosa que traza poemas y derrama ternura por donde pasa, su invitación a leer versos en la novena edición de la Feria del Libro de Tomares, siempre al amparo de Martín Lucía y Ediciones en Huida, pues no solo me ha permitido que se escuche mi voz entre la algarabía de niños y música (da una gran alegría que el público más pequeño se interese por todo lo que allí se desarrollaba), sino porque así he podido también conocer a otras estupendas poetas, Gloria Sánchez y María Fernanda Trujillo, a las que espero volver a encontrar en mi camino.

Y qué decir del segundo encuentro propiciado por Lola Almeyda en su Sotiel natal. El espacio ya era inspirador; la figura que nos convocaba, difícil de igualar: Gloria Fuertes. Se derramaron sus versos, siempre vivos, pues estoy segura de que muchos llegaron a la poesía a través de su voz.

Por eso quiero acabar esta entrada con uno de sus poemas y con el deseo de que su nombre (al del poema me refiero; el de la autora, aunque parece que algunos no se acuerden de ella, se ganó su puesto en el pódium de la Gloria merecidamente hace ya años) se llegue algún día a escribir con mayúsculas.

Gracias a todos los que han hecho de esta semana una experiencia inolvidable.

Elena Marqués

PAZ

¿Qué pasa con el pueblo palestino?

(Os juro que no entiendo de política.)

Las armas son modernas;

las heridas, antiguas.

(Os juro que no entiendo..., sólo sufro.)

Se habla de «humanizar la guerra».

¿Cómo poder humanizar lo ya inhumano,

o cómo hacer del cáncer un adorno en la piel?

Gloria Fuertes

 

Encuentros afortunados

encuentros afortunados

De todo lo leído, casi, casi, lo que más me gusta es ver el nombre de Sotiel incorporado a las etiquetas, con toda la categoría y la belleza que encierra ese nombre. Aunque Trujillo es mucho Trujillo, claro que sí.

Re: encuentros afortunados

Por las fotografías, ya había imaginado que era un pequeño paraíso en la Tierra. Lo pude comprobar personalmente, y espero volver de vez en cuando...

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más