Encuentros afortunados

La semana pasada fue muy intensa. A las tareas habituales del trabajo (y otras no tan habituales de las que es mejor no hablar) había que sumar una escapada a la Feria del Libro de Trujillo, a la que fui invitada por sus organizadores a través de Antonio Burillo, de Tau Editores, con quien presenté el libro del que hablamos hace poco desde esta misma ventana.

He de contar que me sorprendió agradablemente la afluencia de público tratándose de un miércoles, cuando, por ejemplo, por lo que tengo más cercano, esto es, la ciudad que me habita (léase Sevilla), a mediados de semana la actividad decrece, y repunta hacia el viernes o cuando se anuncia en los carteles algún personaje de cierto renombre. En Trujillo la gente se concentra desde temprano en el majestuoso espacio de su plaza mayor; deambula entre sus casetas, cada año más numerosas; y llena la carpa hasta no dejar un sitio libre. Pregunta a los autores, escucha con atención… Digamos que pasa la tarde allí como si se tratara de una verdadera fiesta que hay que aprovechar antes de que toque a su fin.

Igualmente atentos estuvieron los alumnos de los distintos institutos (a mí me acogió el Francisco de Orellana) al que acudimos los escritores la mañana siguiente a hablar de la creación literaria, a ponernos a disposición de los jóvenes y animarlos al viaje de las letras. Me pareció una actividad preciosa que deberían intentar reproducir en otras ferias. Y a eso, desde estas líneas, invito a quien corresponda.

Pepe Cercas e Isabel Blanco con José M.ª del ÁlamoPero, antes de pasar a otra celebración, en esta ocasión en el vecino Tomares, quiero felicitar al poeta Pepe Cer cas por su labor incansable por la poesía y por la cultura. Sé que sin él y sin Isabel Blanco la Feria del Libro de Trujillo no sería lo que es, lo que ha llegado a ser. Imagino el trabajo que conlleva, las noches de preocupación, el cansancio, y en nombre de quienes hemos tenido la suerte de pasear a la sombra de Pizarro os quiero dar las gracias y animaros en todo lo que emprendáis. Siempre saldrá algo bueno.

Como también agradezco a la poeta Ana Isabel Alvea, profesora maravillosa que traza poemas y derrama ternura por donde pasa, su invitación a leer versos en la novena edición de la Feria del Libro de Tomares, siempre al amparo de Martín Lucía y Ediciones en Huida, pues no solo me ha permitido que se escuche mi voz entre la algarabía de niños y música (da una gran alegría que el público más pequeño se interese por todo lo que allí se desarrollaba), sino porque así he podido también conocer a otras estupendas poetas, Gloria Sánchez y María Fernanda Trujillo, a las que espero volver a encontrar en mi camino.

Y qué decir del segundo encuentro propiciado por Lola Almeyda en su Sotiel natal. El espacio ya era inspirador; la figura que nos convocaba, difícil de igualar: Gloria Fuertes. Se derramaron sus versos, siempre vivos, pues estoy segura de que muchos llegaron a la poesía a través de su voz.

Por eso quiero acabar esta entrada con uno de sus poemas y con el deseo de que su nombre (al del poema me refiero; el de la autora, aunque parece que algunos no se acuerden de ella, se ganó su puesto en el pódium de la Gloria merecidamente hace ya años) se llegue algún día a escribir con mayúsculas.

Gracias a todos los que han hecho de esta semana una experiencia inolvidable.

Elena Marqués

PAZ

¿Qué pasa con el pueblo palestino?

(Os juro que no entiendo de política.)

Las armas son modernas;

las heridas, antiguas.

(Os juro que no entiendo..., sólo sufro.)

Se habla de «humanizar la guerra».

¿Cómo poder humanizar lo ya inhumano,

o cómo hacer del cáncer un adorno en la piel?

Gloria Fuertes

 

Encuentros afortunados

encuentros afortunados

De todo lo leído, casi, casi, lo que más me gusta es ver el nombre de Sotiel incorporado a las etiquetas, con toda la categoría y la belleza que encierra ese nombre. Aunque Trujillo es mucho Trujillo, claro que sí.

Re: encuentros afortunados

Por las fotografías, ya había imaginado que era un pequeño paraíso en la Tierra. Lo pude comprobar personalmente, y espero volver de vez en cuando...

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más