En defensa (siempre) de los autores del boom

Desde hace apenas una semana, por eso de los estudios a contratiempo, vuelvo a poner los ojos en aquellos autores que conocimos bajo la estruendosa denominación del boom; fenómeno que se esfuerzan muchos en denostar por el hecho de ser, entre otras cosas, producto de una bien urdida campaña de marketing que eligió, con cierta arbitrariedad, entre una pléyade extensa de escritores excepcionales y rabiosamente modernos y dejó fuera otros tantos de similar calidad pero, quién sabe por qué, que no fueron tocados por la gracia de las grandes editoriales. Yo siempre trato de defender ante esto que, de una manera u otra, los mejores, los genios, los escritores con mayúsculas, acaban imponiéndose, aunque no deja de ser lastimoso que el reconocimiento les llegue tarde, que no degusten las glorias del aplauso, o incluso malvivan como los antiguos bohemios, cuando vivir de la Literatura debería ser un modo de ganarse el sueldo como otro cualquiera.

La cuestión es que para «triunfar» como escritor, aparte de saber escribir, es imprescindible, creo yo, someterse a ciertas normas, modas, o hasta mecenazgos incómodos, que, incluso buscándolos, estando uno dispuesto a venderse por un empujón medio qué, no terminan de llegar. Sin embargo, hay quienes, respaldados en sus profesiones anteriores, pseudoperiodistas, cineastas, políticos (no digo na), se lanzan a la Literatura y no encuentran obstáculos en publicar, no ya sus memorias, género que arrasa entre determinado público, sino una novelita que termina llevándose un premio, un ensayo de nombre provocador, una obra de no ficción que convoca a una gran cantidad de lectores, o al menos compradores, en salones y paraninfos enmoquetados en los que hasta da apuro entrar porque parecen de otra época. Y la época es la que es, y andamos, o corremos, en un momento en el que el arte es efímero y los libros y las películas duran en estanterías y carteleras lo que un caramelo en la puerta de un colegio.

¿Adónde quiero llegar, si es que pretendía llegar a alguna parte? A lo que dije: que el tiempo, ese juez implacable pero normalmente justo, pondrá a cada uno en su lugar, reconocerá que los autores del boom se ganaron su espacio, se leen aún hoy, nos siguen admirando, continúan dejando señales en otros escritores cuyo recorrido ignoramos, y que donde estén Cortázar, Borges o Carlos Fuentes, Gabo, Vargas Llosa o Carpentier (y no hablo de Rulfo por ser palabras mayores) no me pongan a quienes se disputan hoy en día el primer puesto en las listas de los más vendidos. No creo que ellos sean capaces de descifrar para nosotros los pergaminos de Aureliano Babilonia, de recoger las vísceras de Santiago Nazar, ni que puedan seguir eternamente y con dignidad «en este ir y venir del carajo».

Elena Marqués

En defensa (siempre) de los autores del boom

El boom

Que bueno sería -si fuese posible- hablar de este asunto con Carlos Barral y la señora Balcells. Pero ya no están en este mundo

Nuevo comentario

Los libros que leo

La sala japonesa y otros relatos

Con un sosegado paseo, aún no sabemos si real, por la casa que alberga la sala japonesa que da título a la obra inicia Javier Compás su libro de relatos. En este, el primero de los quince, nos ofrece una pista de lo que encontraremos. Por una parte, una descripción minuciosa, casi pictórica, de lo...
Leer más

Púrpura de cristal

Escribir sobre el sufrimiento, sobre la pérdida, sobre el vacío en el pecho, sobre la herida que nos inflige la muerte, puede ser un mecanismo para seguir viviendo. Más para alguien que cree verdaderamente en la palabra como necesidad y redención (aunque «del dolor no hay / quien nos salve»). Es el...
Leer más

Hasta que sea verano

Conocí (literariamente hablando) a Ignacio Arrabal a través de El rasgo suplementario; obra de difícil calificación, fascinante y distinta, que me descubría una voz poderosa, con un estilo cuidado y exigente, tras la que, estaba claro, se mostraba un autor prometedor y de lecturas amplias, bien...
Leer más

«La memoria rota» o la ley del silencio

Antecedida por un hermoso poema de Zahra Hasnaui, un pequeño prólogo de Luisa Sánchez que nos anuncia la verdad venenosa que significa el desierto («porque una vez lo pisas, jamás desaparece de tu vida») y un prefacio donde se nos presenta a dos de las protagonistas de este «tratado» sobre la...
Leer más

La vuelta al día

Ignora Hipólito G. Navarro lo mucho que nos une. Por lo pronto, una fascinación casi salvaje por Julio Cortázar, a quien descubrí en cuarto de carrera y me acompaña desde entonces y tengo por seguro que hasta el final de mis días. Por eso, al leer el título-homenaje de este nuevo libro del escritor...
Leer más

Raíces y puntas

A riesgo de quedar como una palurda, reconozco el recelo con que me acerqué a este libro. El nombre, cosas del subconsciente, me remitía a unos anuncios de los setenta (ya ha llovido) de un champú que, por cierto, se ha volatilizado del siempre delicado mundo de los estantes de las perfumerías. Ni...
Leer más

El ingeniero que no sabía bailar

Hace poco cayó en mis manos la primera novela del periodista Jesús Álvarez Fernández; un relato no tanto basado en un hecho real como en la triste realidad de una crisis económica que ha alcanzado a demasiadas personas y a todos los estamentos sociales. Porque estamos acostumbrados (y, quizás por...
Leer más

Las babas de don Gabriel

Por esos vericuetos ingeniosos que nos ofrece la vida, he tenido la suerte de que llegue hasta mí Las babas de don Gabriel; una novela que no va a dejar a nadie indiferente y que el jueves 26 de octubre se presenta en la biblioteca Infanta Elena de Sevilla. Su autora, Mariluz Chacón, historiadora...
Leer más

El hoy es malo, pero el mañana es mío

Que el libro de Salvador Compán El hoy es malo, pero el mañana es mío empiece con dos citas, una de Antonio Machado, que precisamente contiene el nombre del volumen; y otra de César Vallejo, de España, aparta de mí este cáliz, no puede ser más significativo. Antonio Machado es el poeta homenajeado...
Leer más

Andar sin ruido

Soy una enamorada del cuento y del silencio, no sé si en ese orden, así que más tarde o más temprano tenía que leer este libro. El azar y septiembre se confabularon de tal forma que acabé en su primera presentación en Sevilla, con una librería Casa Tomada «tomada» por una multitud ávida de leer a...
Leer más