Un corazón de hormiga

Con Un corazón de hormiga me enfrento por primera vez a la escritura de Mila Guerrero: seis relatos avalados por otros tantos premios y la buena labor de Anantes, que sabe escoger a sus autores y los cuida como solo esta editorial es capaz de hacerlo; seis relatos de exquisita factura en los que lo cotidiano se convierte en fantástico sin perder verosimilitud y la locura deja cierta impronta necesaria. Sus personajes son seres de carne y hueso atormentados por problemas habituales en los que el amor se convierte en centro casi tanto como el odio, cercados por la magia real de una aprendiz de hechicera o la ansiedad que provoca el calcular el valor pecuniario de todas las mañanas, con sus consiguientes despertares, de una mujer que se llamara Elena.

Sí, así son los «argumentos» de estos textos en los que la poesía se filtra en cada párrafo, traída con el viento de Levante que barre las calles del Sur y perturba al más cuerdo. Un tipo que pelea con un nombre, con «Tu nombre», aunque lo hace «en defensa propia», aunque haya sangre real y olvido consecuente. Una mujer que se enfrenta a unos «Comienzos» contando el proceso de esa gran ceremonia que significa vestirse de novia, donde las lágrimas de las hermanas y lo inoportuno de los parientes deja cierto regusto de ironía. Otro tipo que explica la búsqueda de la mujer que habrá de acompañarlo, y quién comparte con él hombros y lloros, y borracheras, mientras eso sucede.

Y, aunque los «argumentos» sean tan diferentes, o al menos lo parezca la excusa para tomar la pluma, todos estos relatos tienen en común una voz transida de magia (de magia real en «Un error de principiante», donde el hechizo y el vudú, donde la muerte); una preocupación por el corazón, y la razón (y la sinrazón) del hombre; por su sufrimiento; por la dificultad de la vida, que lo asalta en desventaja, desarmado, impotente, sin las herramientas útiles para vencerla en ningún asalto.

Mila Guerrero sí tiene una herramienta, o un arma, y es la pulcritud con que construye estos relatos en los que nada o todo pasa, en los que se desvela a una escritora preocupada por el hombre real, no solo por la ficción; una mujer que conoce el lado oscuro que todos llevamos dentro, los gramos de locura que alojamos por el simple hecho de estar, y amar, y odiar, y vivir expuestos al viento y la intemperie.

El libro que aún tengo entre las manos es pequeño, pero intenso; fácil de leer, aunque lo que diga no lo sea, sino más bien una revelación de lo complejos que podemos ser por dentro; y tiene la facultad de hacernos olvidar lo que traíamos entre manos. Es uno de esos libros para disfrutar y sobre los que volver, para descubrir en cada nueva lectura la autoridad del destino, la esencia de la locura, y también su belleza. La posibilidad de crear mundos tan reales como el que pisamos cada mañana con nuestro pequeño y frágil corazón de hormiga.

Elena Marqués

Mila Guerrero (Morón de la Frontera, Sevilla, 1973) es Licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Sevilla. Ha sido premiada en el Segundo Certamen de Relatos Cortos «Para la Igualdad» (1998), en el V Certamen de Narraciones Miguel Cabrera (1998) y el VII Premio de Narraciones Ciudad de Cantillana (2002). Relatos suyos aparecen recogidos en diversas antologías y ha colaborado con proyectos culturales y en revistas literarias como La espada flamígera y en el periódico Morón 30 Días. El microrrelato es un género del que gusta especialmente porque su brevedad permite aumentar la intensidad de emoción que se transmite al lector. En la actualidad lo cultiva con pasión en su blog  Terapia Opuscular .

 

 

Un corazón de hormiga

Barrios

Como consigo el libro?

Re: Barrios

Yo lo adquirí en la librería Yerma, en Sevilla; perdo puedes encontrarlo también en la página web de la editorial (https://www.anantescultural.net/?product=un-corazon-de-hormiga) y en Amazon, que llega a todas partes.
Espero que te guste.
Un abrazo.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más