El ingeniero que no sabía bailar

Hace poco cayó en mis manos la primera novela del periodista Jesús Álvarez Fernández; un relato no tanto basado en un hecho real como en la triste realidad de una crisis económica que ha alcanzado a demasiadas personas y a todos los estamentos sociales. Porque estamos acostumbrados (y, quizás por ello, casi curados de espanto) a que se nos informe del fantasma del paro como algo que les sucede a los otros, una desgracia que generalmente relacionamos con colectivos con poca formación que se han ido manteniendo a base de enlazar empleos precarios; pero cuando es alguien con una licenciatura técnica tan valorada quien se ve concernido por este problema entramos, como quien dice, en un episodio surrealista del que necesitamos rápidamente despertar. De repente nos damos cuenta de que podemos ser, y no solo en la ficción, los siguientes en alimentar las estadísticas.

El ingeniero que no sabía bailar narra la historia de Álvaro, un especialista en automoción que trabaja en una fábrica suministradora de una importante compañía francesa y que se ve obligado a cambiar su vida drásticamente tras su despido.

Así, la primera vez que se nos presenta lo vemos en la cola de un comedor social, en una actitud avergonzada y a la vez soberbia, pues alguien que hasta ahora gozaba de todas las comodidades se encuentra ahora igualado con inmigrantes, músicos callejeros, desahuciados, e incluso un antiguo empleado, Pablo, a quién él mismo despidió sin pensar demasiado en que tras aquel trabajador problemático existía una persona con problemas.

Escrito con sencillez y cercanía, en un estilo ameno, con una estupenda ambientación y reconstruyendo, en pequeños saltos al pasado, los aspectos más importantes en la biografía del protagonista, el libro nos narra no solo una historia de superación, sino de maduración y de cambio. Sus personajes se enfrentan a situaciones adversas, a abandonos, a fallecimientos, a enfermedades; y de todo ello salen fortalecidos. Se convierten en personas distintas, en las mejores versiones de sí mismos.

Pero en este recorrido angustioso situado en las cercanas calles de Sevilla, en el que se plantean otros hechos tan reales como increíbles (por ejemplo, el maltrato a los sintecho y los suicidios por desesperación), existen, además, otros protagonistas que no podemos pasar por alto. Aparte del homenaje que en cierto modo Jesús Álvarez quiere rendir a la orden de San Juan de Dios, a quien dedica el libro y a la que, como él mismo cuenta, al ir a realizar un reportaje sobre ella, sintió el impulso de inmortalizar en una novela, se ofrece un tributo a todas aquellas personas que voluntariamente conceden su tiempo y su trabajo para ayudar, como pueden, a quienes poco pueden hacer; individuos anónimos que, ejerciendo de dentistas, fontaneros, electricistas, psicólogos, etcétera, prestan gratuitamente sus servicios y demuestran que, a pesar de la oscuridad que esconden ciertas almas, no todo está perdido.

He de advertir que la novela es dura, emocionante, crítica; que se denuncia la actitud de una juventud «educada» en el rechazo; que hay momentos tensos en los que asoman las lágrimas; instantes en los que parece que se ha tocado fondo y que no queda ya nada más que abandonarse. Sin embargo, creo que no es intención del autor sumirnos en la desesperanza, sino poner el foco en el Hombre que lucha y se sobrepone, el hombre sencillo y, sobre todo, el hombre bueno; algo que debemos reivindicar antes de que se convierta solo en personaje de ficción.

Elena Marqués

Jesús Álvarez Fernández (Sevilla, 1964) es licenciado en Ciencias de la Información, especialidad Periodismo, por la Universidad Complutense de Madrid. Responsable de la sección de Educación y Universidad de ABC desde 1997, puso en marcha a finales de 1998 Paraninfo, dedicado a la actividad universitaria, científica, académica e investigadora de Andalucía. También ha dirigido la sección de Cultura de ABC de Sevilla y puesto en marcha la guía semanal de ocio juvenil Urbana7, la revista ABC360 y la publicación ABC Provincia. Actualmente es jefe de la sección local de ABC de Sevilla.

El ingeniero que no sabía bailar (2017, Amazon) es su primera novela.

 

El ingeniero que no sabía bailar

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más