El ingeniero que no sabía bailar

Hace poco cayó en mis manos la primera novela del periodista Jesús Álvarez Fernández; un relato no tanto basado en un hecho real como en la triste realidad de una crisis económica que ha alcanzado a demasiadas personas y a todos los estamentos sociales. Porque estamos acostumbrados (y, quizás por ello, casi curados de espanto) a que se nos informe del fantasma del paro como algo que les sucede a los otros, una desgracia que generalmente relacionamos con colectivos con poca formación que se han ido manteniendo a base de enlazar empleos precarios; pero cuando es alguien con una licenciatura técnica tan valorada quien se ve concernido por este problema entramos, como quien dice, en un episodio surrealista del que necesitamos rápidamente despertar. De repente nos damos cuenta de que podemos ser, y no solo en la ficción, los siguientes en alimentar las estadísticas.

El ingeniero que no sabía bailar narra la historia de Álvaro, un especialista en automoción que trabaja en una fábrica suministradora de una importante compañía francesa y que se ve obligado a cambiar su vida drásticamente tras su despido.

Así, la primera vez que se nos presenta lo vemos en la cola de un comedor social, en una actitud avergonzada y a la vez soberbia, pues alguien que hasta ahora gozaba de todas las comodidades se encuentra ahora igualado con inmigrantes, músicos callejeros, desahuciados, e incluso un antiguo empleado, Pablo, a quién él mismo despidió sin pensar demasiado en que tras aquel trabajador problemático existía una persona con problemas.

Escrito con sencillez y cercanía, en un estilo ameno, con una estupenda ambientación y reconstruyendo, en pequeños saltos al pasado, los aspectos más importantes en la biografía del protagonista, el libro nos narra no solo una historia de superación, sino de maduración y de cambio. Sus personajes se enfrentan a situaciones adversas, a abandonos, a fallecimientos, a enfermedades; y de todo ello salen fortalecidos. Se convierten en personas distintas, en las mejores versiones de sí mismos.

Pero en este recorrido angustioso situado en las cercanas calles de Sevilla, en el que se plantean otros hechos tan reales como increíbles (por ejemplo, el maltrato a los sintecho y los suicidios por desesperación), existen, además, otros protagonistas que no podemos pasar por alto. Aparte del homenaje que en cierto modo Jesús Álvarez quiere rendir a la orden de San Juan de Dios, a quien dedica el libro y a la que, como él mismo cuenta, al ir a realizar un reportaje sobre ella, sintió el impulso de inmortalizar en una novela, se ofrece un tributo a todas aquellas personas que voluntariamente conceden su tiempo y su trabajo para ayudar, como pueden, a quienes poco pueden hacer; individuos anónimos que, ejerciendo de dentistas, fontaneros, electricistas, psicólogos, etcétera, prestan gratuitamente sus servicios y demuestran que, a pesar de la oscuridad que esconden ciertas almas, no todo está perdido.

He de advertir que la novela es dura, emocionante, crítica; que se denuncia la actitud de una juventud «educada» en el rechazo; que hay momentos tensos en los que asoman las lágrimas; instantes en los que parece que se ha tocado fondo y que no queda ya nada más que abandonarse. Sin embargo, creo que no es intención del autor sumirnos en la desesperanza, sino poner el foco en el Hombre que lucha y se sobrepone, el hombre sencillo y, sobre todo, el hombre bueno; algo que debemos reivindicar antes de que se convierta solo en personaje de ficción.

Elena Marqués

Jesús Álvarez Fernández (Sevilla, 1964) es licenciado en Ciencias de la Información, especialidad Periodismo, por la Universidad Complutense de Madrid. Responsable de la sección de Educación y Universidad de ABC desde 1997, puso en marcha a finales de 1998 Paraninfo, dedicado a la actividad universitaria, científica, académica e investigadora de Andalucía. También ha dirigido la sección de Cultura de ABC de Sevilla y puesto en marcha la guía semanal de ocio juvenil Urbana7, la revista ABC360 y la publicación ABC Provincia. Actualmente es jefe de la sección local de ABC de Sevilla.

El ingeniero que no sabía bailar (2017, Amazon) es su primera novela.

 

El ingeniero que no sabía bailar

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La memoria donde ardía

Aunque la cita de Antonio Porchia «Quien ha visto vaciarse todo, casi sabe de qué se llena todo» precede al primero de los cuentos de La memoria donde ardía (Páginas de Espuma, 2019), bien podía servir de frontispicio al corpus completo del último libro de Socorro Venegas; un volumen atravesado por...
Leer más

Áspera seda de la muerte

Que vamos a adentrarnos en una «historia sobre mujeres» lo anuncia el escueto preámbulo con que se inicia el último libro de Francisco Gallardo, Áspera seda de la muerte, obra con la que obtuvo el XXI Premio de Novela Ciudad de Badajoz, así como que se nos recluirá en un espacio amurallado (buena...
Leer más

Sobre los huesos de los muertos

Resulta difícil juzgar a un autor, en este caso autora, por una sola obra. Especialmente cuando a dicha autora acaban de concederle el premio Nobel y, aunque la novela tiene sus muchos puntos encomiables, tampoco te parece perfecta. También cuando, leyendo lo que se dice de ella (me refiero a Sobre...
Leer más

Para explicar la nieve

Tras una solvente y extensa andadura lírica avalada por importantes galardones (premios Gerardo Diego, Jaime Gil de Biedma, Tardor, Kutxa-Ciudad de Irún…), con Para explicar la nieve obtuvo Santos Domínguez el Ángaro de Poesía en 2009. Ya el título representa la misma esencia de la indagación...
Leer más

Los ángeles fríos

Superada la cuestión bizantina del sexo de los ángeles, no imaginaba que su temperatura pudiera plantear también alguna controversia. De hecho, habría apostado por cierta calidez ingénita a la esencia espiritual de estos servidores de lo divino. Por eso, el solo título del último libro de poemas de...
Leer más

El diagrama colérico

Desde que conociera a David Fernández-Viagas con Días naturales hasta este segundo volumen de relatos, han pasado algunos años. Y compruebo que el autor los ha aprovechado bien para crear de nuevo ese ambiente fantástico (léase pensando en las acepciones 2 y 4 del término), esa «atmósfera íntima y...
Leer más

Desnombramientos

«Transitarse en la escritura. Escribirse habitada por los otros, habitar en las palabras heredadas, abrirse paso con el lenguaje entre su propia espesura, abrir grietas, buscando, quizá, un no-lugar en el que todo está aún por pronunciar. Desnombrar el mundo para poder nombrarlo. Tocar el mundo sin...
Leer más

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más