El ingeniero que no sabía bailar

Hace poco cayó en mis manos la primera novela del periodista Jesús Álvarez Fernández; un relato no tanto basado en un hecho real como en la triste realidad de una crisis económica que ha alcanzado a demasiadas personas y a todos los estamentos sociales. Porque estamos acostumbrados (y, quizás por ello, casi curados de espanto) a que se nos informe del fantasma del paro como algo que les sucede a los otros, una desgracia que generalmente relacionamos con colectivos con poca formación que se han ido manteniendo a base de enlazar empleos precarios; pero cuando es alguien con una licenciatura técnica tan valorada quien se ve concernido por este problema entramos, como quien dice, en un episodio surrealista del que necesitamos rápidamente despertar. De repente nos damos cuenta de que podemos ser, y no solo en la ficción, los siguientes en alimentar las estadísticas.

El ingeniero que no sabía bailar narra la historia de Álvaro, un especialista en automoción que trabaja en una fábrica suministradora de una importante compañía francesa y que se ve obligado a cambiar su vida drásticamente tras su despido.

Así, la primera vez que se nos presenta lo vemos en la cola de un comedor social, en una actitud avergonzada y a la vez soberbia, pues alguien que hasta ahora gozaba de todas las comodidades se encuentra ahora igualado con inmigrantes, músicos callejeros, desahuciados, e incluso un antiguo empleado, Pablo, a quién él mismo despidió sin pensar demasiado en que tras aquel trabajador problemático existía una persona con problemas.

Escrito con sencillez y cercanía, en un estilo ameno, con una estupenda ambientación y reconstruyendo, en pequeños saltos al pasado, los aspectos más importantes en la biografía del protagonista, el libro nos narra no solo una historia de superación, sino de maduración y de cambio. Sus personajes se enfrentan a situaciones adversas, a abandonos, a fallecimientos, a enfermedades; y de todo ello salen fortalecidos. Se convierten en personas distintas, en las mejores versiones de sí mismos.

Pero en este recorrido angustioso situado en las cercanas calles de Sevilla, en el que se plantean otros hechos tan reales como increíbles (por ejemplo, el maltrato a los sintecho y los suicidios por desesperación), existen, además, otros protagonistas que no podemos pasar por alto. Aparte del homenaje que en cierto modo Jesús Álvarez quiere rendir a la orden de San Juan de Dios, a quien dedica el libro y a la que, como él mismo cuenta, al ir a realizar un reportaje sobre ella, sintió el impulso de inmortalizar en una novela, se ofrece un tributo a todas aquellas personas que voluntariamente conceden su tiempo y su trabajo para ayudar, como pueden, a quienes poco pueden hacer; individuos anónimos que, ejerciendo de dentistas, fontaneros, electricistas, psicólogos, etcétera, prestan gratuitamente sus servicios y demuestran que, a pesar de la oscuridad que esconden ciertas almas, no todo está perdido.

He de advertir que la novela es dura, emocionante, crítica; que se denuncia la actitud de una juventud «educada» en el rechazo; que hay momentos tensos en los que asoman las lágrimas; instantes en los que parece que se ha tocado fondo y que no queda ya nada más que abandonarse. Sin embargo, creo que no es intención del autor sumirnos en la desesperanza, sino poner el foco en el Hombre que lucha y se sobrepone, el hombre sencillo y, sobre todo, el hombre bueno; algo que debemos reivindicar antes de que se convierta solo en personaje de ficción.

Elena Marqués

Jesús Álvarez Fernández (Sevilla, 1964) es licenciado en Ciencias de la Información, especialidad Periodismo, por la Universidad Complutense de Madrid. Responsable de la sección de Educación y Universidad de ABC desde 1997, puso en marcha a finales de 1998 Paraninfo, dedicado a la actividad universitaria, científica, académica e investigadora de Andalucía. También ha dirigido la sección de Cultura de ABC de Sevilla y puesto en marcha la guía semanal de ocio juvenil Urbana7, la revista ABC360 y la publicación ABC Provincia. Actualmente es jefe de la sección local de ABC de Sevilla.

El ingeniero que no sabía bailar (2017, Amazon) es su primera novela.

 

El ingeniero que no sabía bailar

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Jarampa

Elegir un buen título no solo es un arte, sino un acto definitivo y difícil que, como los nombres para las personas, parece marcar un destino. En el caso de un libro de relatos la cosa se complica. Por eso, imagino, abundan esos que se limitan a escoger el de uno de ellos acompañado del consabido...
Leer más

La noche que Luis nos hizo hombres

Se atribuye a Eleanor Roosevelt la famosa frase de «el ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo. Por eso se llama presente». Yo confieso que la escuché en la primera parte de la película infantil Kung Fu Panda, en boca del anciano maestro Oogway, famoso por su sabiduría, como...
Leer más

La nostalgia de la Mujer Anfibio

Que Galicia tiene magia es un hecho, una realidad. Si es que magia y realidad pueden conjugarse en una misma oración sin que despierte extrañeza. Aún recuerdo una ruta hace años, a través de las fragas del Eume, hasta Caaveiro. Las vistas desde un puente desde el que se entreveía el monasterio. Y...
Leer más

Canto a quien

Nadie sabe qué es la hierba, Iván. No hace falta que nos lo recuerdes con una cita de Whitman, de quién si no, para anunciar este último libro que es tan tuyo como del americano de las barbas largas y el canto enfervorizado y anchísimo. La hierba, sí. La hierba. Los científicos dirán lo que crean...
Leer más

Algunos animales y un árbol

Bajo la denominación Algunos animales y un árbol podría caber cualquier contenido, especialmente de corte ecológico. Aunque a mí, bromas del subconsciente, este título me ha recordado a otro por igual curioso y que dio mucho que hablar: el del documental de 2017, grabado por el actor español...
Leer más

En el iris el tiempo

No vamos a quejarnos de los últimos años porque todos tenemos motivos para hacerlo. La vida se nos ha puesto patas arriba, irreconocible. Y nosotros mismos hemos cambiado. No solo en costumbres, sino también en carácter. Una de las consecuencias de este desbarajuste, tanto colectivo como...
Leer más

En el río trenzado

Pasamos la vida salvando encrucijadas y planteándonos si habremos acertado en la elección. Dos conjunciones juntas, la copulativa «y» y la condicional «si», que, bajo ese aspecto insignificante, entrañan un gran peligro. Yo misma (pero quién no, diréis) incluí una reflexión acerca de eso en mi...
Leer más

Beernes

En estos tiempos crispados, en que te cruzas con alguien y te saluda directamente con un «pues anda que tú», se hace más necesario que nunca reivindicar el humor. Por eso me declaro hater de aquel fraile de El nombre de la rosa partidario de envenenar a todo el que osara leer el libro de...
Leer más

Todo lo que crece. Naturaleza y escritura

No recuerdo cuándo, ni dónde, aunque sospecho que fue en una de esas entradas facebookianas con las que de vez en cuando me entretengo, leí un acertado comentario sobre el arte de escribir contracubiertas y solapas, entendiendo en este caso el término «arte» en la cuarta acepción del diccionario,...
Leer más

El sintonizador

Ayer, cuando andaba planificando mi entrada de hoy, me enviaron vía WhatsApp un vídeo de lo más inquietante. Un tipo con barbas y excelente dicción explicaba las infinitas posibilidades de la inteligencia artificial. Y lo hacía a través de un ejemplo en el que prestaba su voz a un avatar con su...
Leer más