El ingeniero que no sabía bailar

Hace poco cayó en mis manos la primera novela del periodista Jesús Álvarez Fernández; un relato no tanto basado en un hecho real como en la triste realidad de una crisis económica que ha alcanzado a demasiadas personas y a todos los estamentos sociales. Porque estamos acostumbrados (y, quizás por ello, casi curados de espanto) a que se nos informe del fantasma del paro como algo que les sucede a los otros, una desgracia que generalmente relacionamos con colectivos con poca formación que se han ido manteniendo a base de enlazar empleos precarios; pero cuando es alguien con una licenciatura técnica tan valorada quien se ve concernido por este problema entramos, como quien dice, en un episodio surrealista del que necesitamos rápidamente despertar. De repente nos damos cuenta de que podemos ser, y no solo en la ficción, los siguientes en alimentar las estadísticas.

El ingeniero que no sabía bailar narra la historia de Álvaro, un especialista en automoción que trabaja en una fábrica suministradora de una importante compañía francesa y que se ve obligado a cambiar su vida drásticamente tras su despido.

Así, la primera vez que se nos presenta lo vemos en la cola de un comedor social, en una actitud avergonzada y a la vez soberbia, pues alguien que hasta ahora gozaba de todas las comodidades se encuentra ahora igualado con inmigrantes, músicos callejeros, desahuciados, e incluso un antiguo empleado, Pablo, a quién él mismo despidió sin pensar demasiado en que tras aquel trabajador problemático existía una persona con problemas.

Escrito con sencillez y cercanía, en un estilo ameno, con una estupenda ambientación y reconstruyendo, en pequeños saltos al pasado, los aspectos más importantes en la biografía del protagonista, el libro nos narra no solo una historia de superación, sino de maduración y de cambio. Sus personajes se enfrentan a situaciones adversas, a abandonos, a fallecimientos, a enfermedades; y de todo ello salen fortalecidos. Se convierten en personas distintas, en las mejores versiones de sí mismos.

Pero en este recorrido angustioso situado en las cercanas calles de Sevilla, en el que se plantean otros hechos tan reales como increíbles (por ejemplo, el maltrato a los sintecho y los suicidios por desesperación), existen, además, otros protagonistas que no podemos pasar por alto. Aparte del homenaje que en cierto modo Jesús Álvarez quiere rendir a la orden de San Juan de Dios, a quien dedica el libro y a la que, como él mismo cuenta, al ir a realizar un reportaje sobre ella, sintió el impulso de inmortalizar en una novela, se ofrece un tributo a todas aquellas personas que voluntariamente conceden su tiempo y su trabajo para ayudar, como pueden, a quienes poco pueden hacer; individuos anónimos que, ejerciendo de dentistas, fontaneros, electricistas, psicólogos, etcétera, prestan gratuitamente sus servicios y demuestran que, a pesar de la oscuridad que esconden ciertas almas, no todo está perdido.

He de advertir que la novela es dura, emocionante, crítica; que se denuncia la actitud de una juventud «educada» en el rechazo; que hay momentos tensos en los que asoman las lágrimas; instantes en los que parece que se ha tocado fondo y que no queda ya nada más que abandonarse. Sin embargo, creo que no es intención del autor sumirnos en la desesperanza, sino poner el foco en el Hombre que lucha y se sobrepone, el hombre sencillo y, sobre todo, el hombre bueno; algo que debemos reivindicar antes de que se convierta solo en personaje de ficción.

Elena Marqués

Jesús Álvarez Fernández (Sevilla, 1964) es licenciado en Ciencias de la Información, especialidad Periodismo, por la Universidad Complutense de Madrid. Responsable de la sección de Educación y Universidad de ABC desde 1997, puso en marcha a finales de 1998 Paraninfo, dedicado a la actividad universitaria, científica, académica e investigadora de Andalucía. También ha dirigido la sección de Cultura de ABC de Sevilla y puesto en marcha la guía semanal de ocio juvenil Urbana7, la revista ABC360 y la publicación ABC Provincia. Actualmente es jefe de la sección local de ABC de Sevilla.

El ingeniero que no sabía bailar (2017, Amazon) es su primera novela.

 

El ingeniero que no sabía bailar

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más