El hombre que ya no soy

Cada vez que me siento a escribir la reseña de un libro no puedo evitar interesarme por las opiniones que han vertido ya otros lectores sobre él, y, en el caso de este de Salvador Navarro, El hombre que ya no soy, observo que todas coinciden en que la sinopsis de la contracubierta, que supuestamente debería estar dirigida a orientarnos, no nos sirve de gran ayuda.

Y esto es así porque, aunque sea Elisa, esa «mujer maldita» carente de escrúpulos dispuesta en apariencia a alejarse de su destino, quien abra el primer capítulo y se erija en un elemento importante de la ficción, realmente no es ésta obra de un personaje principal y otros secundarios, sino de todo el conjunto que por ella circula.

Nos encontramos, pues, ante una novela coral en la que el narrador omnisciente concede a cada uno de sus actores un lugar para desarrollar su historia; una historia de intriga que parte de la muerte violenta de Tolo, hermano de Roberto, enganchado a las drogas y a su propia debilidad; y a los intentos desesperados de resolverla por parte de su exitoso hermano mayor, su mejor amigo, Fidel, una antigua novia reaparecida de este y su tío Alfredo, profesor universitario que sufrirá amenazas por meterse donde no lo llaman.

La cuestión es que todo se complica para una familia acomodada tras la muerte de su joven oveja negra y nos vemos envueltos en una trama donde nadie es quien parece ser, ni siquiera algún que otro compañero de Roberto, que trabaja en una importante sociedad financiera internacional sujeta, quizás por ello, a corrupciones y malas prácticas.

Creo que esa es la mejor baza que juega el autor, pues, aunque realmente deberíamos hablar más bien de un protagonista abstracto, el eterno enfrentamiento del bien y el mal, también de la pugna de clases muy distantes en el sistema social, concretamente en el de Sevilla, una ciudad especializada, por su idiosincrasia, en discriminar a los sectores marginales, cada uno de los personajes queda bien dibujado, con sus elementos negativos y sus notas positivas, con sus contradicciones (quizás por eso Mariola es casi mi preferida) y sus laberintos internos, hasta en el caso de quienes se erigen por derecho propio en los «malos de la película», pues en cualquier círculo puede un individuo malograrse o, por el contrario, incluso con todos los elementos en contra, desarrollarse y encontrar una razón para vivir.

No puedo olvidar nombrar a otra de los protagonistas indiscutibles de la novela, la ciudad de Sevilla, cuyos bares y plazas recorremos de la mano de un autor que la conoce bien. Con Salvador Navarro transitamos por el laberinto de callejas del barrio de Santa Cruz, las amplias aceras de Nervión, las aulas de la facultad de Filosofía, e incluso nos atrevemos a sumergirnos es el Polígono Sur y Valdezorras para encontrar al culpable de parte de la desgracia que se cierne sobre algunos de nuestros protagonistas, que, en un giro de tuerca que jamás se me habría ocurrido, guardan una relación más estrecha de la que podíamos imaginar, lo que viene a confirmar ese dicho tan nuestro y tan indiscutible de que el mundo es un pañuelo y nosotros unas minúsculas partículas zarandeadas por la fortuna y/o la adversidad. Más o menos como todo el elenco de personajes que componen esta novela de la que espero disfrutéis.

Elena Marqués

Salvador Navarro (Sevilla, 1967) es ingeniero industrial y trabaja en Renault. En 2002 publicó su primera novela, Eres lo único que tengo, niña, a la que le han seguido Rosa.0, Andrea no está loca, No te supe perder y Huyendo de mí, todas ellas con un fuerte componente psicológico.

El hombre que ya no soy

cialis dosage nhs immimbirl

Buy Super P Force Pills Reargermum [url=https://xbuycheapcialiss.com/]generic cialis 20mg[/url] preonsispome Viagra Kaufen Bei Apotheke

Nuevo comentario

Los libros que leo

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más

Animales del parque

Animales del parque, segundo libro de cuentos de Mila Guerrero, se inicia con unas palabras preliminares de la propia autora sobre lo que habrá de venir. Y, si bien nos avisa de que hablará de padres y madres, de las angustias y sinsabores (junto a, también, la extrema felicidad, todo hay que...
Leer más

Manifiesto por la lectura

El opúsculo Manifiesto por la lectura, del fenómeno literario (entiéndase en el buen sentido) Irene Vallejo, fue concebido como preámbulo de un Pacto por el Libro demandado por el sector. Algo que dice mucho de nuestro país, que haya que incitarnos a sumergirnos en un texto y recordar las múltiples...
Leer más

La forastera

Que la protagonista de la narración va a ser una mujer enfrentada a un problema (¿les parece poco la lucha por la supervivencia?) ya lo anuncia el título. Su historia, la historia de Angie, es narrada en primera persona, en un expresivo presente[1] en el que la acompañamos sin darnos cuenta. Con un...
Leer más

La acústica de los iglús

Por circunstancias que prefiero no contar, porque me dejarían en ridículo, no he leído La acústica de los iglús hasta hace unos días. Y, aunque había escuchado magníficas críticas sobre la ópera prima de Almudena Sánchez, que quedó finalista en premios tan prestigiosos como el Ojo Crítico y el...
Leer más

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más