El hombre que ya no soy

Cada vez que me siento a escribir la reseña de un libro no puedo evitar interesarme por las opiniones que han vertido ya otros lectores sobre él, y, en el caso de este de Salvador Navarro, El hombre que ya no soy, observo que todas coinciden en que la sinopsis de la contracubierta, que supuestamente debería estar dirigida a orientarnos, no nos sirve de gran ayuda.

Y esto es así porque, aunque sea Elisa, esa «mujer maldita» carente de escrúpulos dispuesta en apariencia a alejarse de su destino, quien abra el primer capítulo y se erija en un elemento importante de la ficción, realmente no es ésta obra de un personaje principal y otros secundarios, sino de todo el conjunto que por ella circula.

Nos encontramos, pues, ante una novela coral en la que el narrador omnisciente concede a cada uno de sus actores un lugar para desarrollar su historia; una historia de intriga que parte de la muerte violenta de Tolo, hermano de Roberto, enganchado a las drogas y a su propia debilidad; y a los intentos desesperados de resolverla por parte de su exitoso hermano mayor, su mejor amigo, Fidel, una antigua novia reaparecida de este y su tío Alfredo, profesor universitario que sufrirá amenazas por meterse donde no lo llaman.

La cuestión es que todo se complica para una familia acomodada tras la muerte de su joven oveja negra y nos vemos envueltos en una trama donde nadie es quien parece ser, ni siquiera algún que otro compañero de Roberto, que trabaja en una importante sociedad financiera internacional sujeta, quizás por ello, a corrupciones y malas prácticas.

Creo que esa es la mejor baza que juega el autor, pues, aunque realmente deberíamos hablar más bien de un protagonista abstracto, el eterno enfrentamiento del bien y el mal, también de la pugna de clases muy distantes en el sistema social, concretamente en el de Sevilla, una ciudad especializada, por su idiosincrasia, en discriminar a los sectores marginales, cada uno de los personajes queda bien dibujado, con sus elementos negativos y sus notas positivas, con sus contradicciones (quizás por eso Mariola es casi mi preferida) y sus laberintos internos, hasta en el caso de quienes se erigen por derecho propio en los «malos de la película», pues en cualquier círculo puede un individuo malograrse o, por el contrario, incluso con todos los elementos en contra, desarrollarse y encontrar una razón para vivir.

No puedo olvidar nombrar a otra de los protagonistas indiscutibles de la novela, la ciudad de Sevilla, cuyos bares y plazas recorremos de la mano de un autor que la conoce bien. Con Salvador Navarro transitamos por el laberinto de callejas del barrio de Santa Cruz, las amplias aceras de Nervión, las aulas de la facultad de Filosofía, e incluso nos atrevemos a sumergirnos es el Polígono Sur y Valdezorras para encontrar al culpable de parte de la desgracia que se cierne sobre algunos de nuestros protagonistas, que, en un giro de tuerca que jamás se me habría ocurrido, guardan una relación más estrecha de la que podíamos imaginar, lo que viene a confirmar ese dicho tan nuestro y tan indiscutible de que el mundo es un pañuelo y nosotros unas minúsculas partículas zarandeadas por la fortuna y/o la adversidad. Más o menos como todo el elenco de personajes que componen esta novela de la que espero disfrutéis.

Elena Marqués

Salvador Navarro (Sevilla, 1967) es ingeniero industrial y trabaja en Renault. En 2002 publicó su primera novela, Eres lo único que tengo, niña, a la que le han seguido Rosa.0, Andrea no está loca, No te supe perder y Huyendo de mí, todas ellas con un fuerte componente psicológico.

El hombre que ya no soy

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más