El estrés del funcionario

Sí, como suena. Habrá quien no se lo crea, pues bien extendida está esa imagen tan criticada, y con razón, del funcionario como aquel tipo (o tipa) que se sienta en una oficina, periódico en mano, a dejar pasar las horas, a atender al público de mala gana sin mostrar ningún interés por lo que hace o más bien deja de hacer. Debo recordar que policías, bomberos, algunos médicos y enfermeros, profesores (pobres…)… también pertenecen a ese grupo de «elegidos» que tuvieron que sufrir un tiempo estudiando y pasar varios exámenes para, en muchas ocasiones, terminar arrepintiéndose al enfrentarse a un sistema de cargos incompetentes y reparto de tareas tan absurdo que se diría hecho por el mismísimo capitán Jack Sparrow en plena cogorza. Pero es que el otro día, tras tomar café con un compañero, me hizo ese comentario. «A quien se le diga que estoy estresado en el trabajo…».

Yo también lo estoy, aunque no sea solo ese horario estricto que he de cumplir y las estupideces que he de soportar a diario lo que me hace subir la tensión. Soy demasiado activa, lo reconozco, y dispuesta; pero parece mentira que tenga que recordar una y otra vez que todos tenemos límites, e intereses que se anteponen a otros (sobre todo porque son intereses propios, sin quitar importancia a los ajenos), y que, aparte de esas cerca de cuarenta horas semanales que me dedico a ganarme las habichuelas, tengo suelos que limpiar, ropa que tender y planchar, necesidades filiales que atender. Y el resto del tiempo, el que quiero consagrar a mi actividad literaria, se queda en na, como las espinacas cuando las cueces. Solo una primitiva me daría la oportunidad de pedirme algo parecido a un año sabático (quédense con ese sintagma, porque va a dar que hablar) y escribir.

Mientras eso llega, como digo, me levanto temprano; acudo a la oficina todas las mañanas más la tarde de rigor; almuerzo y dedico un tiempo al trapo y a la mopa, que inspiran poco diálogo dramático; asisto a cursos, a tertulias, a recitales, a presentaciones de libros, generalmente de amigos, a los que me gusta acompañar; preparo y copresento los programas de La Inopia; y recibo todos los días varias peticiones de ayuda y opinión sobre tal o cual texto, a veces con cierta exigencia (a ver si me explico: en horario de trabajo estoy en horario de trabajo), como si mi condición de correctora me hiciera revisarlos por imposición de manos y no con el esfuerzo de mis ojos y la inversión de mi tiempo.

Hay gente que me lo reconoce. «No sé cómo puedes con todo». Pues esta entrada es para decir que no, que no puedo con todo, que es algo que he dicho por estos lares en varias ocasiones, quizás en un tono más suave, y también quizás por eso no se me haya entendido del todo. Echo de menos ocupar mi tiempo en lo que me apetece: leer, escribir, ver una película, sin la urgencia de tener que contestar varios correos o preparar actividades que tanto me estresan. Entre otras cosas, porque una no es gestora cultural ni nada parecido, sino correctora, trabajo por el que me pagan (ah, sí, hay mucho de él que no me pagan, y lo hago igualmente), y otra cosa que no sea esa me cuesta mucho trabajo, un trabajo que no está pagado con nada (ah, es verdad, que ese sí que no me lo pagan…). El otro día, sin ir más lejos, tuve una sola hora de descanso desde que me levanté. Si a eso le añado que mi salud no es como para tirar cohetes, que tengo una hernia cervical aunque lo que me matan son las protusiones lumbares y la artrosis (ya me duelen hasta los tobillos y me cuesta trabajo andar), estoy para tomarme las cosas con calma. O al menos para que, cuando dejo de hacer algo de toda esa maraña de tareas (les recuerdo las ineludibles: la familia y el trabajo: hagan una cuenta del tiempo que ha de invertirse en eso cada día), no me pongan mala cara. Porque, aunque suene materialista, soy de las que piensan que solo se puede exigir cuando vas a recibir a cambio un estipendio, no cuando se hace voluntariamente, y si, por lo que sea, no existe voluntad o posibilidad en un momento dado (las circunstancias a veces son muy puñeteras), pues eso, me parece fatal que reciba algo parecido a una mala cara. La gente se acostumbra a que haya personas de guardia para sus necesidades. Dirán que para eso estamos los funcionarios…

Elena Marqués

El estrés del funcionario

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más