El estrés del funcionario

Sí, como suena. Habrá quien no se lo crea, pues bien extendida está esa imagen tan criticada, y con razón, del funcionario como aquel tipo (o tipa) que se sienta en una oficina, periódico en mano, a dejar pasar las horas, a atender al público de mala gana sin mostrar ningún interés por lo que hace o más bien deja de hacer. Debo recordar que policías, bomberos, algunos médicos y enfermeros, profesores (pobres…)… también pertenecen a ese grupo de «elegidos» que tuvieron que sufrir un tiempo estudiando y pasar varios exámenes para, en muchas ocasiones, terminar arrepintiéndose al enfrentarse a un sistema de cargos incompetentes y reparto de tareas tan absurdo que se diría hecho por el mismísimo capitán Jack Sparrow en plena cogorza. Pero es que el otro día, tras tomar café con un compañero, me hizo ese comentario. «A quien se le diga que estoy estresado en el trabajo…».

Yo también lo estoy, aunque no sea solo ese horario estricto que he de cumplir y las estupideces que he de soportar a diario lo que me hace subir la tensión. Soy demasiado activa, lo reconozco, y dispuesta; pero parece mentira que tenga que recordar una y otra vez que todos tenemos límites, e intereses que se anteponen a otros (sobre todo porque son intereses propios, sin quitar importancia a los ajenos), y que, aparte de esas cerca de cuarenta horas semanales que me dedico a ganarme las habichuelas, tengo suelos que limpiar, ropa que tender y planchar, necesidades filiales que atender. Y el resto del tiempo, el que quiero consagrar a mi actividad literaria, se queda en na, como las espinacas cuando las cueces. Solo una primitiva me daría la oportunidad de pedirme algo parecido a un año sabático (quédense con ese sintagma, porque va a dar que hablar) y escribir.

Mientras eso llega, como digo, me levanto temprano; acudo a la oficina todas las mañanas más la tarde de rigor; almuerzo y dedico un tiempo al trapo y a la mopa, que inspiran poco diálogo dramático; asisto a cursos, a tertulias, a recitales, a presentaciones de libros, generalmente de amigos, a los que me gusta acompañar; preparo y copresento los programas de La Inopia; y recibo todos los días varias peticiones de ayuda y opinión sobre tal o cual texto, a veces con cierta exigencia (a ver si me explico: en horario de trabajo estoy en horario de trabajo), como si mi condición de correctora me hiciera revisarlos por imposición de manos y no con el esfuerzo de mis ojos y la inversión de mi tiempo.

Hay gente que me lo reconoce. «No sé cómo puedes con todo». Pues esta entrada es para decir que no, que no puedo con todo, que es algo que he dicho por estos lares en varias ocasiones, quizás en un tono más suave, y también quizás por eso no se me haya entendido del todo. Echo de menos ocupar mi tiempo en lo que me apetece: leer, escribir, ver una película, sin la urgencia de tener que contestar varios correos o preparar actividades que tanto me estresan. Entre otras cosas, porque una no es gestora cultural ni nada parecido, sino correctora, trabajo por el que me pagan (ah, sí, hay mucho de él que no me pagan, y lo hago igualmente), y otra cosa que no sea esa me cuesta mucho trabajo, un trabajo que no está pagado con nada (ah, es verdad, que ese sí que no me lo pagan…). El otro día, sin ir más lejos, tuve una sola hora de descanso desde que me levanté. Si a eso le añado que mi salud no es como para tirar cohetes, que tengo una hernia cervical aunque lo que me matan son las protusiones lumbares y la artrosis (ya me duelen hasta los tobillos y me cuesta trabajo andar), estoy para tomarme las cosas con calma. O al menos para que, cuando dejo de hacer algo de toda esa maraña de tareas (les recuerdo las ineludibles: la familia y el trabajo: hagan una cuenta del tiempo que ha de invertirse en eso cada día), no me pongan mala cara. Porque, aunque suene materialista, soy de las que piensan que solo se puede exigir cuando vas a recibir a cambio un estipendio, no cuando se hace voluntariamente, y si, por lo que sea, no existe voluntad o posibilidad en un momento dado (las circunstancias a veces son muy puñeteras), pues eso, me parece fatal que reciba algo parecido a una mala cara. La gente se acostumbra a que haya personas de guardia para sus necesidades. Dirán que para eso estamos los funcionarios…

Elena Marqués

El estrés del funcionario

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más