El diagrama colérico

Desde que conociera a David Fernández-Viagas con Días naturales hasta este segundo volumen de relatos, han pasado algunos años. Y compruebo que el autor los ha aprovechado bien para crear de nuevo ese ambiente fantástico (léase pensando en las acepciones 2 y 4 del término), esa «atmósfera íntima y misteriosa» (muy adecuada resulta para el caso esta frase de «Virutas») dominada por los astros («Regreso a Berkeley»), las líneas de la mano («Demasiados bombones amargos»), la telepatía («Siete minutos escasos») y otros sucesos inexplicables. Parece que a Fernández-Viagas le gusta envolver con un fatum irremediablemente activo sus historias de amor y desamor. Y, recordando al eterno Horacio Quiroga, también de locura y de muerte.

El diagrama colérico se inicia con un preámbulo en el que, siguiendo la fórmula grecolatina del manuscrito encontrado, y tras confesar la pérdida de uno propio de cuya calidad y contenido duda[1], se adueña de estas 18 narraciones ajenas de varia extensión (alterna relatos con microrrelatos, que no desmerecen en calidad a los primeros) que constituyen este libro de extraño nombre[2]. De hecho, se asegura de apostillar la obra con el sintagma «El manuscrito de la línea 22». De esa manera, creo yo, «se protege» de posibles críticas a su creencia, o al menos aceptación, de los fenómenos sobrenaturales que concurren en ella y borra las ya de por sí difusas barreras entre la realidad y la ficción, entre el arte y la vida (léase «Virutas», donde ciertas construcciones escultóricas se avienen a la perfección a los deseos de carne y hueso de los cuerpos; léase «Mi encuentro con Henry», en el que un libro hace al protagonista recuperar los sabores de su infancia), de modo que verosimilitud y sorpresa puedan convivir en un mismo espacio. A ello contribuye el carácter del narrador, que, como en el caso de Días naturales, se salvaguarda en la mayoría de los casos en una omnisciencia clásica[3] y describe con naturalidad no exenta de fino humor los acontecimientos más increíbles en un presente que acerca con mayor dinamismo los hechos al lector. Un presente desde el que no duda en remontarse al pasado, en ocasiones turbio, para que comprendamos mejor, si esto es posible, pues sus mismos personajes no entienden muy bien lo que les sucede ni consiguen controlar sus acciones. Un presente que, siguiendo el papel de la memoria, reinventa lo sucedido, como en el caso de «Con todo el bien que el mal contenga», símbolo de la propia escritura en el que la coprotagonista «va componiendo entonces una biografía ideal de su vida en común»[4]. Un presente en el que se abren distintas alternativas o incluso la posibilidad de que todo quede en entelequia, en proyecto, en puro sueño («Tenemos tiempo hasta que se seque»). Un presente que se desdobla por una hoja de calendario arrancada a destiempo en un relato en el que Fernández-Viagas deja traslucir sus lecturas borgesianas y su solvencia a la hora de asimilar lo mejor de la literatura neofantástica para devolvérnosla innovada y plurisignificativa. Un presente, su presente, en el que las relaciones humanas parecen condenadas a la soledad, pero también a reiniciarse, normalmente tras un accidente que cambia el rumbo de sus vidas o por decisiones sometidas a los designios del juego o de la quiromancia («Mi encuentro con Henry» me ha hecho recordar al cortazariano «Manuscrito hallado en un bolsillo»), y que nosotros, los lectores, por influjo de su peculiar narrador, intuimos abocadas al fracaso.

En cuanto al estilo de Fernández-Viagas, este puede resumirse en un eficaz modus operandi a base de acertadísimas asociaciones que provocan laberintos lingüísticos combinados con oraciones escuetas y contundentes; la mesurada distribución de paréntesis a modo de los apartes teatrales; una elegante naturalidad; escasos diálogos en favor de la pura narración, que no por ello ralentiza la acción, sino todo lo contrario; un manejo magistral de la intriga y de los dobles sentidos…

Porque, a pesar de esa omnisciencia narradora, los relatos rara vez tienen un final cerrado y/o una interpretación unívoca. Pongo el ejemplo del Antonio de «Con todo el bien que el mal contenga», que, al calzarse una agorera chupa de cuero, no se sabe por qué alineación de los astros (no en vano forma parte de la sección «Los mandatos del cielo»), es conducido de nuevo al amor de su vida. Pero ¿quién dice que esta historia no se iniciará de nuevo, como un maleficio, de la misma manera que es posible que se repitan ciertos ritos de criovudú?

No deben pasarse por alto los guiños de los títulos de relatos glosados en posteriores historias («el bien que todo mal contiene», sobre el que reflexiona el Juan de «El ermitaño y nueve más», parece recordarnos a «Con todo el mal que el bien contenga», con el que guarda semejanzas temáticas; el final de ese mismo relato concluye con «un mandato del cielo» que remite al título de la primera sección); los elementos aparentemente inocentes que reaparecen en uno y otro lugar (las piezas de dominó presentes en «Anomalía» y «Mi encuentro con Henry»); los personajes que bien podían cruzarse de un relato a otro (los nombres se repiten) como se cruzan las palabras en un crucigrama. De hecho, es en ese relato «De cómo el inconsciente colectivo puede conseguir alisar una alfombra», pórtico del tercer bloque de relatos, que se llama precisamente «Afinidades», entendidas estas como «indudable parentesco espiritual» entre los miembros de una pareja (o lo que viene siendo el amor, la única fuerza a cuyo poder el autor, después de este periplo, parece dar crédito), donde Fernández-Viagas alude al concepto de sincronicidad de Jung; ese que define la simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido pero sin causa aparente que nos remite a la magia surrealista del azar y las coincidencias y que confirma al libro como el gran diagrama colérico que es.

«Fuera lo que fuese, tuve la sensación del instante mágico». Creo que esta frase de «Mi encuentro con Henry» resume muy bien mi propio encuentro con este nuevo libro de David Fernández-Viagas. Al fin y al cabo, en eso consiste la buena literatura: en conseguir que sintamos algo difícil de explicar. Ese «trastorno lector» que nos conduce a la preocupación de qué va a pasar con nosotros al doblar la siguiente página.

Elena Marqués

David Fernández-Viagas, nacido en Santa Cruz de la Palma (Canarias), aunque se considera sevillano, fue codirector de Rara Avis. Revista de Literatura.  Ganador del Premio Grupo Correos de Relatos (Madrid, 2003), en 2014 publicó su primer libro de cuentos, Días naturales, que fue reeditado en 2017.

 



[1] ¿No es ese niño de la obra extraviada representación de su propio quehacer literario, que, por miedo escénico, considera prematuro exponer al peligro de nuestros ojos?

[2] Aunque no debería resultarnos tan extraño, pues ¿qué otra cosa se nos ofrece sino una representación de elementos interrelacionados entre sí, como los esquemáticos diagramas científicos?

[3] Me resulta especialmente acertado el manejo, en sentido literal, de los personajes de «Blanco espectral» por parte del narrador, así como la forma despersonalizada de contar, al modo de los atestados policiales, un episodio tan dramático.

[4] Hay otras muchas referencias al papel de la palabra como fuerza superior que condiciona o dicta lo que habrá de suceder. Piénsese en la «lectura en paralelo» que hace el protagonista de «Mi encuentro con Henry» del famoso libro de las novecientas páginas, sus viajes en el tiempo y sus mágicas confluencias. O en los términos que delimitan el entorno donde se desenvuelve el relato de metonímico e irónico título «De cómo el inconsciente colectivo puede conseguir alisar una alfombra» (aprovecho para hacer notar lo buen «titulador», si ese nombre existe, que es el autor), encontrados misteriosamente en las definiciones de un crucigrama. O sea, en un juego, otro actante destacado en sus relatos, especialmente en la condicionada «elección» del amor.

 

El diagrama colérico

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más