El diablo en el cuerpo

Que la voz de Isabel II, «la de los Tristes Destinos», aquella reina gorda, chata y castiza tan dada a los escándalos, se alce desde el Purgatorio es algo con lo que no contaba al enfrentarme a El diablo en el cuerpo. Ese hecho ya me hace estar atenta desde el principio. No por nada, sino porque me resulta tan arriesgado adoptar ese punto de vista que me temo que la cuestión no llegue a buen puerto.

Sin embargo, la nave se desliza con tal facilidad que no puede detenerse. Y la dirige una mujer-reina (el orden a veces es difícil de establecer) que, condenada a la manipulación por la incultura y por su condición femenina, cuenta en primera persona su vida desde los dieciséis años, cuando se ve obligada a casarse con un «hombre» que no la satisface, hasta su destierro en París, donde conoce la subida al trono de su hijo Alfonso y se le niega la posibilidad de volver alegando sus demasiados amantes de toda condición. Con ella, pues, descubrimos algunos capítulos de nuestra historia, un momento convulso en lo político y lo social que supone el final de una España (la de las pinturas de Madrazo) y el inicio de otra (la de la fotografía, que tanto aborrecía Isabel por la imposibilidad de adelgazarla); un momento en que surgió una realidad muy hispana que fue el «pronunciamiento». Y con ella conocemos también los tejemanejes de la regente María Cristina, su madre; sus sentimientos hacia su hermana Luisa, casada, como ella, con otro primo, esta vez un Montpensier, con quien establece su pequeña corte en Sevilla… Y, por encima de todo, sus muchos amoríos, como aquel con Francisco Serrano, su «general bonito», quien más tarde, por anteponer España a ella (en el caso de Isabel, dispuesta a dejar la Corona por su amor, era al contrario), acabaría traicionándola.

Dividido en varias partes tituladas con el nombre de los distintos palacios que habitó, desde el de Oriente pasando por La Granja y Aranjuez, donde encontró el amor y el goce carnal, hasta llegar a Ostende en busca de mejoría a sus afecciones (allí precisamente reconoce a quienes al poco se conjurarían contra ella) y al Palacio de Castilla en el centro de París, recorremos algunos hitos históricos y se nos presenta someramente a los verdaderos artífices de la política del momento, en la que Isabel casi no tenía cabida y de ahí que se dedicara al ámbito que se le dejaba: el del goce de la privacidad.

Pero lo mejor del libro es precisamente esa voz desde el purgatorio; una voz fresca, popular, libre, coloquial, de frases breves y directas capaces de encerrar graves sentencias que nos describe una forma de ser y de vivir desconocidas hasta entonces. Porque de Isabel II mucho se ha escrito, pero para mí que la imagen que de ella se nos da para nada es favorable. A través de la novela de Soledad Galán nos enfrentamos a una visión muy humana de Isabel, con sus lados oscuros y sus bondades. Y es el humor el que todo lo convierte. A pesar de su desfachatez, su impertinencia, su irreverencia, su impudicia; a pesar de imaginarnos con algo más que repugnancia sus costras de serpiente (Isabel padecía una icthyose anacarada), sus calores menopáusicos, su gula inusitada; a pesar de describirnos su degeneración corporal con demasiada cercanía y detalle, así como su descaro en lo sexual (no puede definirse El diablo en el cuerpo como una novela erótica, aunque no faltan las escenas subidas de tono, en las que la autora se desenvuelve con solvencia), termina uno por encariñarse con su real figura, especialmente en su soledad del destierro, momento en que incluso «Paquita» también se ennoblece.

Sí, lo que cuenta Soledad Galán no es sino una vida trágica; pero la ironía y el humor, y esa voz peculiar que esperemos no pierda en sus próximas novelas, hacen de El diablo en el cuerpo una obra deliciosa de la que pueden disfrutar casi todos los públicos.

Elena Marqués

Soledad Galán (Plasencia, 1972) es filóloga e imparte talleres de escritura creativa. Ha escrito algunos libros de divulgación, sobre la aventura de parir (Adiós, cigüeña), y El diablo en el cuerpo es su primera novela.

El diablo en el cuerpo

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El destierro de los reyes

Definida como tragicomedia de política ficción, El destierro de los reyes, del polifacético Perpetuo Fernández, resulta una novela divertida y amarga, fantástica y real; pero, por encima de todo, inteligente y atractiva. Ambientada en el siglo XXI, tras unas elecciones que hacen peligrar el futuro...
Leer más

Un corazón de hormiga

Con Un corazón de hormiga me enfrento por primera vez a la escritura de Mila Guerrero: seis relatos avalados por otros tantos premios y la buena labor de Anantes, que sabe escoger a sus autores y los cuida como solo esta editorial es capaz de hacerlo; seis relatos de exquisita factura en los que lo...
Leer más

Tras la guarida

A veces leer la contracubierta de un libro se convierte en un tremendo error. En unas líneas breves y simplificadoras se plantea un argumento que te predispone a encontrar una historia, unos personajes, una intriga que para ti carece de interés quizás por repetida o esperada. «Tras la guarida» ―nos...
Leer más

La zúa

Un libro dedicado A la memoria de los que no se salvaron. Al recuerdo de un tiempo que sigue presente... ya nos predispone respetuosamente al dolor y el sufrimiento. Suavizados ambos por la narración a través de la boca (y de los ojos aún inocentes) de un niño, ofrecidos de un modo fragmentario...
Leer más

La lluvia insiste fuera

Que la lluvia presida un poema es algo muy frecuente. Como símbolo de fertilización y, por ende, de vida, campa siempre por la literatura; como imagen de purificación (la lluvia es solo agua, y procede del cielo), guarda un íntimo parentesco con la luz; algo que las nubes intentan ocultar, aunque...
Leer más

El corazón en la pupila y otros cuentos

Hace poco, viendo en el cine Un día perfecto, de Fernando León de Aranoa, descubrí el poder del humor para hablar de cosas serias. El efecto de conciencia y consciencia que se consigue es el mismo que si nos contaran las historias con la voz grave, pero sufrimos menos. Por eso ha sido tan grato...
Leer más

El ojo de la cerradura

Tuve la suerte de asistir a la presentación en Madrid de este libro de Nelson Verástegui merecedor del IX Premio Internacional Vivendia-Villiers de Relato. Escuché de sus labios que eran un tropel de historias de diferentes facturas y escritas en distintos momentos y que quizás nunca tuvo intención...
Leer más

Tú eres azul cobalto

Para quienes a lo más que nos atrevemos es al rosa fucsia en un pareo, Tú eres azul cobalto es un plato demasiado fuerte. Contemplar un cuadro de Frida Kahlo siempre nos enmudece, por el sufrimiento que transpira. En ella vida y obra son una misma cosa presidida por la tragedia. La protagonista de...
Leer más

Los últimos pasos de John Keats

«Aquí yace uno / cuyo nombre estaba escrito en el agua» Con estas palabras del epitafio de John Keats, fallecido prematuramente a la edad de 27 años, comienza esta obra de Ángel Silvelo Gabriel. Qué mejor modo de empezar un libro que por el final y con la verdad por delante. Todos hemos de...
Leer más

Centinelas del frío

No es la primera vez que lo pienso y que alguien me lo confirma. Escribir protege del olvido, vence a la muerte. María José Collado escribe (más bien susurra) para erigirse en Centinela del frío; vigila que la memoria de las cosas, las cosas mismas, palpables, con peso y alma, permanezcan. Y su voz...
Leer más