El destierro de los reyes

Definida como tragicomedia de política ficción, El destierro de los reyes, del polifacético Perpetuo Fernández, resulta una novela divertida y amarga, fantástica y real; pero, por encima de todo, inteligente y atractiva. Ambientada en el siglo XXI, tras unas elecciones que hacen peligrar el futuro de la monarquía, se inicia con unos reyes de España huidos del palacio en plena noche de carnaval y asomados a la ventana de un hotel de Barcelona, capital de una república al fin independiente que, irónicamente, se convierte en el único espacio de seguridad para ellos y sus hijas y el mejor lugar para establecer su corte en el exilio.

Con perspicacia, traza el autor los retratos de Felipe VI y de Letizia alrededor del conflicto de resignarse a los acontecimientos y disfrutar de una vida regalada o recuperar a toda costa la corona, que, apenas representada en una diadema de piedras falsas, se descompone poco a poco como un maleficio de la sangre, la borbónica, más dada a la francachela y a las mujeres que a la responsabilidad que le impone el designio divino.

En un lenguaje decimonónico que, por una parte, nos recuerda las fuentes de las que bebe (Les rois en exile, de Alphonse Daudet) y, por otra, resulta adecuado a la historia que narra, donde aparecen personajes de la actualidad (Risto Mejide, Rouco Varela, Miquel Roca, Kyril de Bulgaria...) junto a otros que semejan venidos de otra época (en especial el preceptor de la princesa de Asturias), Perpetuo Fernández se sirve del humor para diseccionar a sus protagonistas, para mostrar el alma humana, a veces noble, a veces canalla, pero la mayoría de las veces contradictoria y ridícula (véase al secretario-botánico Spottorno sumido en sus quehaceres herbarios); para adentrarnos en el lujo caduco y absurdo de la corte, en el mundo de las apariencias, en la estúpida lucha de la reina más plebeya que ha tenido España por recuperar la dignidad perdida y el trono para su hija; en el futuro desastroso del resto de los miembros de la familia real y en multitud de situaciones absurdas en las que los Pujol vuelven a la palestra tras una amnistía y el tal Oleguer, el Conseguidor, una figura que podría formar parte de la neopicaresca española, junto a su novia, apuestan por la abdicación definitiva y por aumentar su fortuna a costa de la derrota ajena.

Hiperbólica y a veces absurda, El destierro de los reyes  no es solo un libro de ficción, sino un análisis de los últimos años de la historia de nuestro país y una distopía sobre lo que puede (y quizás debe) ocurrir de aquí a unos cuantos años, donde algunos personajes se mueven en los extremos (los realistas, como nuevos carlistas, desembarcando en Menorca para iniciar la reconquista apoyados en la imagen de la reina, que, como asturiana, representa a Pelayo) y otros solo son blancos inocentes de esos errores. Me refiero en este caso a las hijas de los reyes, que dejan ese contrapunto de ternura por su indefensión y su afán por agradar a sus padres, sumidos en sus propios intereses y en sus mundos falsos y tan distintos.

Quizás ese sea unos de los elementos más conmovedores de este libro, pues, como las grandes obras de la literatura española, presenta una realidad caótica y negra bajo el recurso de la ironía y el humor para que nos dolamos con el dolor de quien lo cuenta, un hombre que se considera muy español y que quizás por eso haya parido esta obra singular y polémica que no ha de dejar indiferente a quien pase por ella.

Elena Marqués

Perpetuo Fernández (Jerez, 1961) en un pseudónimo de Juan Diego Fernández Rosado, actor de la compañía gaditana Teatro Carrusel, cantante y letrista de los grupos Affaire Niñamónica y Hambre y Moral y autor del libro Alejando Sawa y la santa bohemia, entre otras facetas como participar en prensa, radio y televisión y crear personajes como Cruz de Avarientos, El Mono Rojo y este Perpetuo Fernández con que firma la novela El destierro de los reyes.

El destierro de los reyes

"El destierro de los reyes"


Me ha despertado el interés en leerla tu reseña. Seguro que, además de todo lo que has dicho, se lee en un santiamén. Tengo la sensación de que debe de ser una de esas lecturas que se te enganchan como las lapas. Habrá que comprarla. Gracias por avisarnos.

Re: "El destierro de los reyes"

Pues sí, una lectura que engancha, plagada de personajes conocidos y situaciones esperpénticas, con humor fino y que hace reflexionar sobre nuestra realidad actual. Te lo recomiendo.
Muchos besos.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El diagrama colérico

Desde que conociera a David Fernández-Viagas con Días naturales hasta este segundo volumen de relatos, han pasado algunos años. Y compruebo que el autor los ha aprovechado bien para crear de nuevo ese ambiente fantástico (léase pensando en las acepciones 2 y 4 del término), esa «atmósfera íntima y...
Leer más

Desnombramientos

«Transitarse en la escritura. Escribirse habitada por los otros, habitar en las palabras heredadas, abrirse paso con el lenguaje entre su propia espesura, abrir grietas, buscando, quizá, un no-lugar en el que todo está aún por pronunciar. Desnombrar el mundo para poder nombrarlo. Tocar el mundo sin...
Leer más

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más