El destierro de los reyes

Definida como tragicomedia de política ficción, El destierro de los reyes, del polifacético Perpetuo Fernández, resulta una novela divertida y amarga, fantástica y real; pero, por encima de todo, inteligente y atractiva. Ambientada en el siglo XXI, tras unas elecciones que hacen peligrar el futuro de la monarquía, se inicia con unos reyes de España huidos del palacio en plena noche de carnaval y asomados a la ventana de un hotel de Barcelona, capital de una república al fin independiente que, irónicamente, se convierte en el único espacio de seguridad para ellos y sus hijas y el mejor lugar para establecer su corte en el exilio.

Con perspicacia, traza el autor los retratos de Felipe VI y de Letizia alrededor del conflicto de resignarse a los acontecimientos y disfrutar de una vida regalada o recuperar a toda costa la corona, que, apenas representada en una diadema de piedras falsas, se descompone poco a poco como un maleficio de la sangre, la borbónica, más dada a la francachela y a las mujeres que a la responsabilidad que le impone el designio divino.

En un lenguaje decimonónico que, por una parte, nos recuerda las fuentes de las que bebe (Les rois en exile, de Alphonse Daudet) y, por otra, resulta adecuado a la historia que narra, donde aparecen personajes de la actualidad (Risto Mejide, Rouco Varela, Miquel Roca, Kyril de Bulgaria...) junto a otros que semejan venidos de otra época (en especial el preceptor de la princesa de Asturias), Perpetuo Fernández se sirve del humor para diseccionar a sus protagonistas, para mostrar el alma humana, a veces noble, a veces canalla, pero la mayoría de las veces contradictoria y ridícula (véase al secretario-botánico Spottorno sumido en sus quehaceres herbarios); para adentrarnos en el lujo caduco y absurdo de la corte, en el mundo de las apariencias, en la estúpida lucha de la reina más plebeya que ha tenido España por recuperar la dignidad perdida y el trono para su hija; en el futuro desastroso del resto de los miembros de la familia real y en multitud de situaciones absurdas en las que los Pujol vuelven a la palestra tras una amnistía y el tal Oleguer, el Conseguidor, una figura que podría formar parte de la neopicaresca española, junto a su novia, apuestan por la abdicación definitiva y por aumentar su fortuna a costa de la derrota ajena.

Hiperbólica y a veces absurda, El destierro de los reyes  no es solo un libro de ficción, sino un análisis de los últimos años de la historia de nuestro país y una distopía sobre lo que puede (y quizás debe) ocurrir de aquí a unos cuantos años, donde algunos personajes se mueven en los extremos (los realistas, como nuevos carlistas, desembarcando en Menorca para iniciar la reconquista apoyados en la imagen de la reina, que, como asturiana, representa a Pelayo) y otros solo son blancos inocentes de esos errores. Me refiero en este caso a las hijas de los reyes, que dejan ese contrapunto de ternura por su indefensión y su afán por agradar a sus padres, sumidos en sus propios intereses y en sus mundos falsos y tan distintos.

Quizás ese sea unos de los elementos más conmovedores de este libro, pues, como las grandes obras de la literatura española, presenta una realidad caótica y negra bajo el recurso de la ironía y el humor para que nos dolamos con el dolor de quien lo cuenta, un hombre que se considera muy español y que quizás por eso haya parido esta obra singular y polémica que no ha de dejar indiferente a quien pase por ella.

Elena Marqués

Perpetuo Fernández (Jerez, 1961) en un pseudónimo de Juan Diego Fernández Rosado, actor de la compañía gaditana Teatro Carrusel, cantante y letrista de los grupos Affaire Niñamónica y Hambre y Moral y autor del libro Alejando Sawa y la santa bohemia, entre otras facetas como participar en prensa, radio y televisión y crear personajes como Cruz de Avarientos, El Mono Rojo y este Perpetuo Fernández con que firma la novela El destierro de los reyes.

El destierro de los reyes

"El destierro de los reyes"


Me ha despertado el interés en leerla tu reseña. Seguro que, además de todo lo que has dicho, se lee en un santiamén. Tengo la sensación de que debe de ser una de esas lecturas que se te enganchan como las lapas. Habrá que comprarla. Gracias por avisarnos.

Re: "El destierro de los reyes"

Pues sí, una lectura que engancha, plagada de personajes conocidos y situaciones esperpénticas, con humor fino y que hace reflexionar sobre nuestra realidad actual. Te lo recomiendo.
Muchos besos.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Animales del parque

Animales del parque, segundo libro de cuentos de Mila Guerrero, se inicia con unas palabras preliminares de la propia autora sobre lo que habrá de venir. Y, si bien nos avisa de que hablará de padres y madres, de las angustias y sinsabores (junto a, también, la extrema felicidad, todo hay que...
Leer más

Manifiesto por la lectura

El opúsculo Manifiesto por la lectura, del fenómeno literario (entiéndase en el buen sentido) Irene Vallejo, fue concebido como preámbulo de un Pacto por el Libro demandado por el sector. Algo que dice mucho de nuestro país, que haya que incitarnos a sumergirnos en un texto y recordar las múltiples...
Leer más

La forastera

Que la protagonista de la narración va a ser una mujer enfrentada a un problema (¿les parece poco la lucha por la supervivencia?) ya lo anuncia el título. Su historia, la historia de Angie, es narrada en primera persona, en un expresivo presente[1] en el que la acompañamos sin darnos cuenta. Con un...
Leer más

La acústica de los iglús

Por circunstancias que prefiero no contar, porque me dejarían en ridículo, no he leído La acústica de los iglús hasta hace unos días. Y, aunque había escuchado magníficas críticas sobre la ópera prima de Almudena Sánchez, que quedó finalista en premios tan prestigiosos como el Ojo Crítico y el...
Leer más

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más