El derbi final

El martes 4 de octubre asistí a la presentación del libro colectivo El derbi final, subtitulado con la advertencia «Relatos sobre la rivalidad del fútbol sevillano». La Fundación Cruzcampo acogió un acto multitudinario en el que no faltaron algunos de los máximos protagonistas del deporte universal. En la mesa se sentaron, además de dos de los escritores-seleccionadores, Manuel Machuca y John Julius Reel (seleccionadores de los 28 textos, 14 pergeñados por seguidores del Sevilla y otros tantos por lo que esos mismos dan en llamar «el segundo equipo»), el editor y la necesaria imagen de la institución que nos abría sus puertas, el enorme León Lasa (también en la nómina de autores del volumen) y Joaquín Caparrós en representación del eterno encuentro de los dos equipos rivales de nuestra tierra, aunque el compañerismo y la deportividad se acabaran imponiendo especialmente cuando, tras las palabras de todos, pasamos a degustar unas buenas cervecitas.

Aún no he terminado de leer el libro, con prólogo imparcial de Francisco Correal, pero aprecio en él algo destacable. No hay tantos relatos en el concepto estricto del término, sino, en gran medida, una necesidad de justificar la pasión desenfrenada por los equipos respectivos a través de términos y emociones que se repiten.

Es verdad que los manquepierdistas parecen tener más motivos y argumentos que exponer, más explicaciones que dar de por qué permanecen fieles a su equipo verdiblanco. Ellos han sufrido mucho a lo largo de su historia. Han descendido a segunda, y a tercera; han experimentado el temor a desaparecer acuciados por las deudas. Sin embargo, la afición de la Palmera se define como incondicional, sin complejos, y vive sus trece barras con orgullo. Quizás queden bien simbolizados en una de las frases con que se presenta Marcos Martínez Gutiérrez, que dice ser bético «porque le gusta que lo imposible sea posible», aunque también alguno del otro bando, como Isaac Páez, nos arranca una sonrisa al hablar de su padre, que suspira «cuando le preguntan por el hecho de tener un hijo poeta [...] "Al menos no ha salido bético"».

Y ahí quería yo llegar. Salvo casos excepcionales en que se aterriza en uno u otro equipo sin haber nacido a la orilla del Betis (hay «verdolagas» en Nueva York, donde ni siquiera sabía que el fútbol levantara pasiones), la figura paterna es clave en esta decisión. Decisión que no es tal. Simplemente uno recuerda las primeras visitas a su respectivo campo de su alma, en Nervión o en Heliópolis, en compañía de una mano que lo guía; recuerda los partidos ante la pantalla en blanco y negro de un televisor Vanguard, los bocadillos de chorizo y las pipas Kelia en la grada; las primeras victorias, las copas, los goles en propia puerta..., todo en compañía de quien lo hizo crecer, y sabe que eso es ya para toda la vida. Porque en esa vida no pueden faltar la emoción, el estremecimiento, el cariño, el sentimiento y el mostrarse agradecido por una infancia marcada por el deporte y la sana competitividad; pues, por mucho que Luis y Pove (dos tipos que nos trae el famoso Julio Muñoz Gijón, más conocido entre béticos y sevillistas como @Rancio) se enfrasquen en discusiones estériles o Paco T. y Baby A. en otras algo más violentas, esto del Betis y el Sevilla (creo que se me está viendo el plumero, anteponiendo un equipo a otro) es más o menos como el yin y el yang: no pueden existir por separado. Y enfrentarlos en este derbi literario en el que hasta algún pájaro disecado (por obra y gracia de Pepe Quesada) nos deja las notas de su himno ha sido una idea fantástica que igual debería cundir en otras ciudades donde más de un equipo se enfrasca en sus propias disputas deportivas. Aunque, ahora que lo pienso, no creo que por esas tierras la Cruzcampo sepa como al final de Luis Montoto...

Elena Marqués

El derbi final

Desacuerdo

Estoy en desacuerdo con la cita de ese Marcos. En todo caso, será bético porque le gustará que lo imposible siga siendo imposible. Eso es más o menos el manque pierda

Nuevo comentario

Los libros que leo

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más