El corazón en la pupila y otros cuentos

Hace poco, viendo en el cine Un día perfecto, de Fernando León de Aranoa, descubrí el poder del humor para hablar de cosas serias. El efecto de conciencia y consciencia que se consigue es el mismo que si nos contaran las historias con la voz grave, pero sufrimos menos.

Por eso ha sido tan grato leer este pequeño ‒me refiero solo al tamaño, claro‒ libro del gaditano Pablo Fernández Barba; un conjunto de relatos o reflexiones sobre los eternos temas que atenazan al hombre: el miedo a la muerte ‒«El gran misterio» del que nunca se vuelve‒, el amor, el deseo, el hastío («Existe un mundo en el que la gente decide que prefiere vivir en el pasado antes que en el presente. Un mundo nostálgico»), los yoes que nos habitan (llamémoslos, por ejemplo, «Fantini y Kukuana»), la vida ‒«Imagina (¿o lo sueña?, todavía no tiene muy clara la diferencia)»‒, la muerte, la infinitud de la poesía y la escritura ‒véase «El viaje de Israel Sivo» e «Inspiración»‒. Hay también, por supuesto, otras preocupaciones más concretas, precisamente para este pequeño ‒y a veces estrecho‒ universo que conforman los escritores, como el éxito o el fracaso en esa tarea suya de inventar o inventarse ‒«Ars mediocritas»‒.

Pero, por encima de todo, como señala el prologuista, Manuel Valderrama Donaire, hay en Pablo Fernández Barba una «vocación puramente literaria» que se traduce en un bien hacer con esa arcilla lingüística a la que, aunque en una de las citas que antecede al libro se le resta la supremacía como medio de comunicación ‒«No ha quedado demostrado, ni mucho menos, que el lenguaje de las palabras sea el mejor posible», afirmaba Antonin Artaud‒, yo sigo considerando como el más adecuado para lograr la magia, ese poder prodigioso que el autor encuentra en lo cotidiano para convertirlo en fantástico.

Podríamos decir que los cuentos que reúne este volumen ‒como siempre, impecable‒ de la firma Maclein y Parker son surrealistas; tanto como que el protagonista del que da nombre al conjunto concentra todos los órganos sensitivo-emocionales ‒incluidos los sexuales‒ al fondo de sus ojos, lo que le da una clara ventaja a la hora de disfrutar de su simple paseo aunque para ello necesite protegerse con gafas de sol. Cualidad semejante comparte el personaje de «El lector», a quien no le resulta complicado introducirse en las mentes ajenas y escuchar sus pensamientos ‒actividad que, precisamente, debe desarrollar el intérprete de los textos literarios y de cualquier otra manifestación artística, así como el propio escritor‒.

Pero mayor surrealismo no cabe cuando se decide convocar un «Concurso de sueños» ‒se incluye la participación de pesadillas, como la ganadora en su modalidad del irlandés Dean Malpertius Hombre tonto comiéndose sus gónadas que yo, personalmente, preferiría no padecer nunca‒ hasta que se descubre el fraude de uno de sus participantes, condenado por ello a no experimentar más la aventura de la ensoñación, «lo cual es como quitarle la vida a un hombre». No creo que sea casualidad que «Morfeo» sea el título de otro de los relatos, que el hijo de Hipnos tenga también su espacio en este libro.

Especialmente divertido es el texto dedicado a uno de nuestros actos reflejos más habituales e involuntarios, del que se elaboran un manual y una teoría verdaderamente seria que los especialistas denominan «semímica del bostezo». O aquel otro que recorre una serie de inventos que, colapsados con razón por el del cinematógrafo, no llegaron a ver la luz, como, por ejemplo, el amántropo, el metaforascopio, el vitakinoscopio o el ocasódromo, con los que se intentaba, como sus propios nombres indican, provocar enamoramientos, hacer poemas, encontrar el sentido de la vida (¡ja!) y construir atardeceres; algo que, sin ir más lejos (reflexiona al término del relato), aunaron los hermanos Lumière en una sola máquina.

Hay al final del libro una serie de cuentos que se complementan. Es el caso de «Mala sombra» y «Asesinato» o «Llanto» y «Risa», estos últimos para describir el inicio y el fin de la vida con términos que los aproximan y los convierten en una experiencia semejante. Y no podemos olvidar algunos juegos numéricos («Caract3r3s») y la «Oda a una vieja lavadora descompensada», quién sabe si producto del único metaforascopio que aún se conserva en algún lugar del cosmos.

Concluyendo, y para confirmar lo que dije al principio sobre el poder del humor, y quizás más en los tiempos que corren, os dejo algunas frases que tengo subrayadas en el libro, algunas por ser definiciones increíbles de cosas verdaderamente serias, otras porque pueden ayudarnos en este amargo (bueno, no tanto) tránsito que es la existencia. Ahí va. Que las disfrutéis.

«Los habitantes de este pueblo vivían, no pensaban cómo vivir». (Zas, en toda la boca.)

«Las miradas nunca engañan, en eso se diferencian de las palabras.»

«... el aliento poético inaprensible que dota de vida a un simple conjunto de palabras.» (Por si alguien quiere usar otra definición de poesía que no sea la de Bécquer.)

«El sentido de la vida es no plantearse cuál es el sentido de la vida.»

«—Cada vez que escribo, descubro algo nuevo. Mis versos me llevarán hasta el mar.»

Que así sea.

Elena Marqués

Pablo Fernández Barba (Cádiz, 1979) es licenciado en Comunicación Audiovisual y diplomado en Guion por la ECAM. Como guionista de televisión ha firmado programas como El rastro del crimen, El club de las ideas, Conectando España o Pido la palabra. Ha participado en las antologías Relatos Mínimos (Ediciones En Huida, 2012) y Cuentos Mínimos (íd. 2014).

El corazón en la pupila y otros cuentos

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más