El azar y viceversa

¿Qué puedo añadir a lo que ya se ha escrito sobre este libro? Mucho me lo habían recomendado, y alabado; pero, como se suele decir, verlo (o leerlo) para creerlo.

Yo, que reconozco mi debilidad por los personajes desgraciados (aunque en su descargo diré que el protagonista de El azar y viceversa nunca se queja de su suerte); que disfruto sobremanera con la prosa de trazo largo entreverada de filosofía doméstica (y, si es posible, de poesía), ironía sutil y anécdotas inteligentemente chuscas, he recorrido cada una de estas páginas segura de encontrarme con la reinvención de la novela picaresca mucho más allá de lo intentado por Eduardo Mendoza o por el Luis Landero de Juegos de la edad tardía. A ello ayuda el desfile de personajes tragicómicos con los que el protagonista va tropezando, donde se representa buena parte de la sociedad española o, al menos, de esta esquina nuestra tan especial que es Andalucía, de la que no faltan los americanos de la base de Rota (un enclave peculiar aquel del que parte este Riquelme muy venido a menos), los inventores-falsificadores de arte, los cantaores de flamenco, los aspirantes a toreros y hasta la figura del diputado autonómico recién llegado al escaño, retratado, para mí, con doloroso acierto.

Escrito en primera persona, dividido en tramos (o tratados) y dirigido a un usted (ya se descubrirá al final quién es) como hiciera el autor anónimo del Lazarillo de Tormes, el joven huérfano nos cuenta su paso por distintos trabajos, que no son ni mucho menos los de Hércules, y así nos pone en contacto con versiones modernas de esas cofradías monipodianas donde ejercieron los mismísimos Rinconete y Cortadillo, de igual modo que su llegada fraudulenta a la Universidad como pseudo-Fiti nos puede recordar a aquel Buscón llamado don Pablos o el recorrido con el ciego Escapachini, sabio especialista en Tartessos, al personaje valleinclanesco de Max Estrella, aunque (yo sigo defendiendo a Tony) sus robos de poca monta y sus trapicheos farloperos no están reñidos con su deseo de ser honrado.

No menos importancia para la historia tienen sus escarceos amorosos, sus pinitos poéticos (con pequeño homenaje al grupo gaditano Marejada), su estancia en una comuna a lo Bakunin y su posterior encuentro en plena sierra de Cádiz con la comunidad jipi de Ripaldi, siempre, como en las obras clásicas nombradas anteriormente, acompañados del resquemor del hambre.

Pero, por encima de todo, me gustaría destacar algo que hacía tiempo que no me ocurría. Primero, que me he visto incapaz de intentar suprimir ninguno de sus párrafos, pues en todos ellos utiliza Felipe Benítez Reyes la palabra adecuada, el juego lingüístico necesario a la historia y al momento, el rasgo definitorio de personajes que no son tales, sino hombres y mujeres reales, si es que esa distinción existe y no somos todos una invención de nosotros mismos y nos dedicamos, como el mismo autor dice al principio de todo, a disfrutar de la facultad de narrarnos.

Y segundo, que, al llegar al final, tal como me ocurriera con don Quijote, Cyrano de Bergerac o el último de los Buendía sobre la tierra, he sentido que me abandonaba alguien conocido, e incluso me ha saltado la lágrima ante un desenlace que ni por asomo (así lo pienso yo) el protagonista se merecía. Quizás porque el título ha terminado imponiéndose con su cruel impiedad.

Elena Marqués

Felipe Benítez Reyes (Rota, 1960) es autor de una extensa obra que abarca la poesía (Paraíso manuscrito), la novela (El novio del mundo), el relato (Oficios estelares), el ensayo (Rafael del Paula) y el artículo de opinión (Papel de envoltorio). Ha obtenido el premio Nadal, el Julio Camba de periodismo, el premio Ateneo de Sevilla de novela, el premio Loewe de poesía, el Premio de la Crítica y el Premio Nacional de Literatura. Sus libros están traducidos a distintos idiomas

 

El azar y viceversa

El azar

Acertada reseña de un libro y de unos personajes que dejan huella .Tanta, que cuando lo terminas de leer piensas que debes hacer una segunda lectura.Eso ocurre con pocos libros, creo yo.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más