El autor y su texto

El mes pasado participé como ponente en un curso sobre novela en la sede onubense de la UNIA. Me correspondía hablar sobre el escritor y los distintos tipos de narrador, y para su preparación repasé algunos textos antiguos que siempre me parecieron de interés. Me refiero a Qu’est-ce que’un auteur? (1969), de Michel Foucoult; y La muerte del autor (1968), de Roland Barthes, que, aunque algunos puedan pensar, por las fechas, que se han quedado anticuados, con solo leerlos comprobarán que en absoluto, y además los recomiendo, pues no solo escucharemos a dos de los más importantes teóricos de la literatura del siglo pasado, sino que es posible que se nos bajen un poco los humos en esa nuestra orgullosa facción «escritoril». Me explico muy por encima por falta de tiempo y espacio.

Barthes hacía notar, ya a finales de los sesenta, la tendencia a estudiar la literatura en relación con el autor de las diferentes obras; disposición visible en los libros de historia, los manuales sobre la materia, la posición de la crítica, el interés exacerbado por las entrevistas a las figuras de las letras y la constante producción de biografías sobre ellas; cuestiones de las que hoy en día seguimos sin librarnos pues el autor continúa siendo el elemento que domina el sistema cultural y toda explicación de la obra se busca en su figura, su vida, sus vicios, sus gustos, sus pasiones... Los mismos profesores se afanaban en recordarnos, la mayor parte de las veces, que la poesía de Baudelaire se explica por el fracaso de Baudelaire como hombre; la pintura de Van Gogh es solo producto de su locura; la música de Tchaikovsky, derivación de su vicio. Así fue, en efecto, como nos enseñaron a hacer los comentarios de texto, en los que se nos daban como claves para su interpretación elementos de la vida de su autor y sus circunstancias. Una vez conocidos estos, lo demás se explicaba por sí solo.

Sin embargo, lo que Barthes viene a decir es que el origen de una obra no está siempre en la dimensión más personal de su autor, y de ahí que no debamos identificar del todo a este con la persona. El texto, de hecho, es un cúmulo de «citas» provenientes de los mil focos de la cultura. El sentido de una obra, o los sentidos que instaura la escritura, no se pueden buscar en una persona, en su autor, en sus vivencias o creencias, porque el que finalmente recoge la multiplicidad contenida en ella es el lector, y el verdadero protagonista deben ser el lenguaje y lo que resulta de su juego de infinitas combinaciones. Además, si nos guiáramos exclusivamente por las simpatías o antipatías que nos provocan los escritores, o incluso si los desecháramos por mostrar ideologías diferentes a las nuestras, puede que no leyéramos nunca a Céline, ensombrecido por ese pasado como colaboracionista nazi que lo ha perseguido más allá de la tumba; a T. S. Eliot, en cuya obra se aprecia mucho antisemitismo y no digamos racismo; a Flaubert, que pagaba por tener sexo con adolescentes; a Agustín de Foxá, que militó como falangista; o a Chaves Nogales, recuperado del medio olvido hace unos años cuando nunca se caracterizó precisamente por partidismos sino por exponer con total lucidez las barbaridades cometidas por los hombres independientemente de bandos y doctrinas. Ha sido precisamente la lectura de El maestro Juan Martínez que estaba allí, del periodista sevillano, y algunos comentarios que ha suscitado la foto de su cubierta, subida por servidora para recomendarlo a Instagram, Facebook y otras redes sin red, lo que me ha hecho acordarme de esa charla en la sede onubense de la UNIA y traer esos conceptos hasta aquí.

Así que, solo pensando en el beneficio de la historia de la literatura, eso de conceder relativa importancia al autor y separarlo, por supuesto, de la persona real, que es a la que le achacaremos todos esos defectos que puedan resultarnos humanamente molestos, nos resulta muy conveniente, y a eso os conmino desde esta ventana medio abierta para que no entren los mosquitos y moscones que aún habitan este final de verano. No nos dejemos llevar por elementos externos a la literatura. Démosle a ella el sitio que le corresponde en el sistema. O subvirtamos este, que buena falta le hace.

Elena Marqués

El autor y su texto

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Andar sin ruido

Soy una enamorada del cuento y del silencio, no sé si en ese orden, así que más tarde o más temprano tenía que leer este libro. El azar y septiembre se confabularon de tal forma que acabé en su primera presentación en Sevilla, con una librería Casa Tomada «tomada» por una multitud ávida de leer a...
Leer más

La huella de las ausencias. Un relato sobre Walada

«Recuerdo que los años después de tu muerte deseé en ocasiones la mía sólo para poder encontrarme contigo en el paraíso». Con estas palabras empieza la narración de Walada, y es mucho lo que en ese instante se abre ante nuestros ojos: además de la voz singular y poética de la instruida y orgullosa...
Leer más

Héroes rotos

Inauguramos la temporada de la Tertulia Gastro-Literaria El Caldero por todo lo alto, preguntándonos qué es un héroe (primera frase de la novela) y ansiosos por conocer el desarrollo de la particular liga de la justicia a la que nos enfrenta el escritor uruguayo Joaquín Dholdan. E imagino que,...
Leer más

Bajo tus pies la ciudad

Siempre he envidiado lo que se da en llamar «el mundo rural». Identificaba el paraíso perdido con esos espacios pequeños rodeados de cultivos y campos, con casas en lugar de edificios, donde podía uno vencer la pereza y salir a caminar acompañado únicamente del silencio para, debajo de un árbol,...
Leer más

Ninguna parte

Conocí al autor de Ninguna parte a través de otra poeta amiga, María José Collado, en La Isla de Siltolá, donde al autor presentó esta obra y Motivos personales, y, aunque era la primera vez que escuchaba a José Luis Morante (por supuesto, ya aprovechamos Lola Almeyda y yo para invitarlo a La...
Leer más

Había mucha neblina o humo o no sé qué

 Es difícil hacer una reseña de un libro complejo como este. Tan complejo como que el último capítulo ni siquiera podemos leerlo, pues está escrito en el lenguaje del bosque, la lengua de los mixes; un pueblo indígena que se asienta en el estado de Oaxaca y en la sierra norte de Guerrero; una...
Leer más

El día a día

Hay tiempos difíciles para vivir. O para sobrevivir. Las circunstancias se complican, todo lo que nos rodea se vuelve hostil, y ni siquiera la infancia se libra de ello. El día a día, quinta novela de la santanderina Eva Monzón, narra la historia de dos hermanos separados por esas circunstancias...
Leer más

La gran ola

«Esperaba el golpe. Lo había visto venir desde hacía semanas, como un guante gigante de boxeo avanzando por el horizonte al encuentro inexorable de su mejilla.»    Con estas palabras empieza La gran ola de Daniel Ruiz García (Premio Tusquets de Novela 2016), marcando el tono de lo que va...
Leer más

La danza de los espejos enfrentados

Pocas cosas hay tan antiguas como intentar ahogar las penas en un vaso de güisqui, pocas tan habituales como refugiarse entre las paredes de un bar y trabar con sus habitantes esa relación de intimidad apropiada para la confesión de cuitas y el encuentro con uno mismo. Aunque el Drop que traza...
Leer más

La historia de Sevilla en 80 objetos

La joven editorial El Paseo viene pisando fuerte, o apostando sobre seguro. En esta ocasión, después de publicar otro de los divertidos episodios del conocido como «el Rancio Sevillano», no se ha equivocado con el fichaje de Manuel Jesús Roldán, que nos resume La historia de Sevilla en 80...
Leer más