El autor y su texto

El mes pasado participé como ponente en un curso sobre novela en la sede onubense de la UNIA. Me correspondía hablar sobre el escritor y los distintos tipos de narrador, y para su preparación repasé algunos textos antiguos que siempre me parecieron de interés. Me refiero a Qu’est-ce que’un auteur? (1969), de Michel Foucoult; y La muerte del autor (1968), de Roland Barthes, que, aunque algunos puedan pensar, por las fechas, que se han quedado anticuados, con solo leerlos comprobarán que en absoluto, y además los recomiendo, pues no solo escucharemos a dos de los más importantes teóricos de la literatura del siglo pasado, sino que es posible que se nos bajen un poco los humos en esa nuestra orgullosa facción «escritoril». Me explico muy por encima por falta de tiempo y espacio.

Barthes hacía notar, ya a finales de los sesenta, la tendencia a estudiar la literatura en relación con el autor de las diferentes obras; disposición visible en los libros de historia, los manuales sobre la materia, la posición de la crítica, el interés exacerbado por las entrevistas a las figuras de las letras y la constante producción de biografías sobre ellas; cuestiones de las que hoy en día seguimos sin librarnos pues el autor continúa siendo el elemento que domina el sistema cultural y toda explicación de la obra se busca en su figura, su vida, sus vicios, sus gustos, sus pasiones... Los mismos profesores se afanaban en recordarnos, la mayor parte de las veces, que la poesía de Baudelaire se explica por el fracaso de Baudelaire como hombre; la pintura de Van Gogh es solo producto de su locura; la música de Tchaikovsky, derivación de su vicio. Así fue, en efecto, como nos enseñaron a hacer los comentarios de texto, en los que se nos daban como claves para su interpretación elementos de la vida de su autor y sus circunstancias. Una vez conocidos estos, lo demás se explicaba por sí solo.

Sin embargo, lo que Barthes viene a decir es que el origen de una obra no está siempre en la dimensión más personal de su autor, y de ahí que no debamos identificar del todo a este con la persona. El texto, de hecho, es un cúmulo de «citas» provenientes de los mil focos de la cultura. El sentido de una obra, o los sentidos que instaura la escritura, no se pueden buscar en una persona, en su autor, en sus vivencias o creencias, porque el que finalmente recoge la multiplicidad contenida en ella es el lector, y el verdadero protagonista deben ser el lenguaje y lo que resulta de su juego de infinitas combinaciones. Además, si nos guiáramos exclusivamente por las simpatías o antipatías que nos provocan los escritores, o incluso si los desecháramos por mostrar ideologías diferentes a las nuestras, puede que no leyéramos nunca a Céline, ensombrecido por ese pasado como colaboracionista nazi que lo ha perseguido más allá de la tumba; a T. S. Eliot, en cuya obra se aprecia mucho antisemitismo y no digamos racismo; a Flaubert, que pagaba por tener sexo con adolescentes; a Agustín de Foxá, que militó como falangista; o a Chaves Nogales, recuperado del medio olvido hace unos años cuando nunca se caracterizó precisamente por partidismos sino por exponer con total lucidez las barbaridades cometidas por los hombres independientemente de bandos y doctrinas. Ha sido precisamente la lectura de El maestro Juan Martínez que estaba allí, del periodista sevillano, y algunos comentarios que ha suscitado la foto de su cubierta, subida por servidora para recomendarlo a Instagram, Facebook y otras redes sin red, lo que me ha hecho acordarme de esa charla en la sede onubense de la UNIA y traer esos conceptos hasta aquí.

Así que, solo pensando en el beneficio de la historia de la literatura, eso de conceder relativa importancia al autor y separarlo, por supuesto, de la persona real, que es a la que le achacaremos todos esos defectos que puedan resultarnos humanamente molestos, nos resulta muy conveniente, y a eso os conmino desde esta ventana medio abierta para que no entren los mosquitos y moscones que aún habitan este final de verano. No nos dejemos llevar por elementos externos a la literatura. Démosle a ella el sitio que le corresponde en el sistema. O subvirtamos este, que buena falta le hace.

Elena Marqués

El autor y su texto

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Secreta luz

Treinta poemas. Treinta poemas bastan para comprobar que Victoria León no solo domina la poesía y conoce la tradición poética (el ritmo clásico de endecasílabos, heptasílabos y alejandrinos, así como las referencias a Dante en el título de uno de los poemas, más otras alusiones grecolatinas en...
Leer más

Los ojos vendados

Con Los ojos vendados inicio mi aproximación a la escritora estadounidense Siri Hustvedt. Se trata, además, de su ópera prima, publicada en 1992 y reeditada recientemente por Seix Barral. De hecho, algunos elementos con los que he tropezado en su lectura me parecen un poco bisoños (detecto cierto...
Leer más

El año de la luna azul

Tras Cartas a Siracusa (Arcopress, 2015), Lucía Feliu regresa a la escena literaria con un nuevo thriller que nos sumerge en una acción trepidante desde las primeras líneas. De hecho, comienza Feliu la narración in media res, en un punto especialmente intrigante en el desarrollo de la historia,...
Leer más

La memoria donde ardía

Aunque la cita de Antonio Porchia «Quien ha visto vaciarse todo, casi sabe de qué se llena todo» precede al primero de los cuentos de La memoria donde ardía (Páginas de Espuma, 2019), bien podía servir de frontispicio al corpus completo del último libro de Socorro Venegas; un volumen atravesado por...
Leer más

Áspera seda de la muerte

Que vamos a adentrarnos en una «historia sobre mujeres» lo anuncia el escueto preámbulo con que se inicia el último libro de Francisco Gallardo, Áspera seda de la muerte, obra con la que obtuvo el XXI Premio de Novela Ciudad de Badajoz, así como que se nos recluirá en un espacio amurallado (buena...
Leer más

Sobre los huesos de los muertos

Resulta difícil juzgar a un autor, en este caso autora, por una sola obra. Especialmente cuando a dicha autora acaban de concederle el premio Nobel y, aunque la novela tiene sus muchos puntos encomiables, tampoco te parece perfecta. También cuando, leyendo lo que se dice de ella (me refiero a Sobre...
Leer más

Para explicar la nieve

Tras una solvente y extensa andadura lírica avalada por importantes galardones (premios Gerardo Diego, Jaime Gil de Biedma, Tardor, Kutxa-Ciudad de Irún…), con Para explicar la nieve obtuvo Santos Domínguez el Ángaro de Poesía en 2009. Ya el título representa la misma esencia de la indagación...
Leer más

Los ángeles fríos

Superada la cuestión bizantina del sexo de los ángeles, no imaginaba que su temperatura pudiera plantear también alguna controversia. De hecho, habría apostado por cierta calidez ingénita a la esencia espiritual de estos servidores de lo divino. Por eso, el solo título del último libro de poemas de...
Leer más

El diagrama colérico

Desde que conociera a David Fernández-Viagas con Días naturales hasta este segundo volumen de relatos, han pasado algunos años. Y compruebo que el autor los ha aprovechado bien para crear de nuevo ese ambiente fantástico (léase pensando en las acepciones 2 y 4 del término), esa «atmósfera íntima y...
Leer más

Desnombramientos

«Transitarse en la escritura. Escribirse habitada por los otros, habitar en las palabras heredadas, abrirse paso con el lenguaje entre su propia espesura, abrir grietas, buscando, quizá, un no-lugar en el que todo está aún por pronunciar. Desnombrar el mundo para poder nombrarlo. Tocar el mundo sin...
Leer más