Dobletes y «gymkanas»

A principios de junio presentamos en Bormujos la antología de M.A.R. Editor Mujeres en la historia (3). La Ilustración; hace unos días anunciaba que volveríamos a hablar sobre ella en La Casa del Libro (c/ Velázquez, 8) Sandra Rodríguez Fernández, Eloína Calvete García, Carmen Martagón Enrique y una servidora. Puede que nos repitamos en algunas cosas, pues de entonces a ahora poco ha cambiado la realidad. Vivimos en campaña electoral, hay partido de fútbol, hace calor, el tráfico es insoportable.

Tampoco muchas de las realidades de las que se habla en este libro han cambiado tanto. Sigue siendo más difícil para las mujeres de hoy en día alcanzar cierta posición, o simplemente que se las escuche. Si este volumen recoge la Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana de Olympe de Gouges y se cierra con un poema de Mary Chudleigh A las damas y los versos «Esposa y sirvienta son lo mismo, / pues sólo se diferencian en el nombre» y a continuación pensamos en el número de víctimas por violencia de género, pues eso: ya vemos que hay cosas que no terminan de cambiar.

De todo esto hablaremos esta tarde, y de mujeres que hicieron historia silenciosa o que han sido silenciadas en la historia. De pintoras y modistas que vivieron de su trabajo, de luchadoras por la independencia de sus naciones y la abolición de la esclavitud, de mujeres piratas y científicas, de monjas que se encerraron en los conventos para acceder a la cultura, de damas que lucharon por la educación de las niñas, de salonnières que recibían en sus casas a filósofos y políticos que podían y debían cambiar el mundo. También de literatura, y de poetas negras que tuvieron que defender la propiedad de su obra, y de viajeras que dejaron en sus páginas sus preciosas vivencias por Oriente.

Y, por si aún no os pareciera lo suficientemente atrayente el tema, poco después y a pocos metros, en el Círculo Mercantil (c/ Sierpes, 65), se presentará otro libro, este de poesía, Lo que me dejé en la nieve, de Manuel Senra, acto en el que también participaré y en el que comentaré mis impresiones sobre los poemas que lo componen, en el que nos sumergiremos en la nostalgia del sur, en el contraste blanco de la cal y el invierno de Noruega.

Son, diréis, muchas tareas para alguien tan frágil como yo; pero es verdad que a estos dobletes y gymkanas no podemos renunciar porque nos va la vida en ello, y porque, como dice Manuel Senra en su libro, «La vida no se cuenta por los años vividos, / sino por lo que hacemos, o dejamos de hacer». Y yo no puedo dejar de hacer todo lo que hago.

Por eso os invito a que nos acompañéis esta tarde en esta gymkana literaria y disfrutéis, después del debut de la selección en la Eurocopa y antes de que nuestros políticos nos sometan a su particular tortura de hacernos creer que esto va a cambiar, con estos dos libros sobre mujeres y nieve, sobre realidades y sueño, sobre la Ilustración y este siglo que sigue dominado por el frío.

Elena Marqués

Dobletes y «gymkanas»

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El ojo de la cerradura

Tuve la suerte de asistir a la presentación en Madrid de este libro de Nelson Verástegui merecedor del IX Premio Internacional Vivendia-Villiers de Relato. Escuché de sus labios que eran un tropel de historias de diferentes facturas y escritas en distintos momentos y que quizás nunca tuvo intención...
Leer más

Tú eres azul cobalto

Para quienes a lo más que nos atrevemos es al rosa fucsia en un pareo, Tú eres azul cobalto es un plato demasiado fuerte. Contemplar un cuadro de Frida Kahlo siempre nos enmudece, por el sufrimiento que transpira. En ella vida y obra son una misma cosa presidida por la tragedia. La protagonista de...
Leer más

Los últimos pasos de John Keats

«Aquí yace uno / cuyo nombre estaba escrito en el agua» Con estas palabras del epitafio de John Keats, fallecido prematuramente a la edad de 27 años, comienza esta obra de Ángel Silvelo Gabriel. Qué mejor modo de empezar un libro que por el final y con la verdad por delante. Todos hemos de...
Leer más

Centinelas del frío

No es la primera vez que lo pienso y que alguien me lo confirma. Escribir protege del olvido, vence a la muerte. María José Collado escribe (más bien susurra) para erigirse en Centinela del frío; vigila que la memoria de las cosas, las cosas mismas, palpables, con peso y alma, permanezcan. Y su voz...
Leer más

Relatos en 35mm

Reconozco que a veces me aburren las antologías. Y mira que yo he participado en muchas. Normalmente, propuesto el asunto o la época, hay temas que se repiten, o se sucede un puñado de tópicos. O incluso hay algunos relatos que parecen un poco de relleno. Como el No-Do en nuestros tiempos. No es...
Leer más

Amante infiltrada

Desde el olvido hasta el encuentro, pero siempre desde la esencia de la belleza, Amante infiltrada, de Paco Carrascal (Sevilla, Anantes, 2015), nos recorre la piel poética con la punta de sus palabras, certeras y libres como el último rayo del día, sencillas como los frutos de un árbol. En un...
Leer más

Comidas para llevar

Aunque con casi cuatro años de retraso, ha llegado a mi mesa Comidas para llevar (Cáceres, Rumorvisual, 2011). Gracias a sus aliños naturales, el tiempo lo ha tratado bien y nada ha caducado en su andadura. Y porque el emplatado es también importante, lo primero que atrae de este librito de 22...
Leer más

Mi padre nació en Praga

... nadie puede ver lo que existe, salvo los locos o los poetas. Rosario Pérez Cabaña  Porque los poetas nunca vienen solos descubrí a Rosario Pérez Cabaña en una lectura de versos en la calle Pureza. Escuché entonces una voz tan plástica y envolvente como las pinceladas del pintor que nunca...
Leer más

Saltitos

Aunque el título de esta obra de Manuel de Mágina nos da idea de su modestia y, a la vez, de cómo concibe su camino por la literatura, he de avisar al lector de que no son pequeños brincos juguetones los que nos encontramos en esta docena de relatos. La voz de este autor jiennense tiene una...
Leer más

Yo confieso

Con nuestra cortedad de miras y nuestro singular egocentrismo, creemos que el mundo empieza y acaba con nosotros. Uno nace y la tierra se despierta; la recorre durante un puñado de años y, al detenerse, la luz se apaga. Cuando adquieres algo, una vivienda de segunda mano, por ejemplo, no te das...
Leer más