Dobletes y «gymkanas»

A principios de junio presentamos en Bormujos la antología de M.A.R. Editor Mujeres en la historia (3). La Ilustración; hace unos días anunciaba que volveríamos a hablar sobre ella en La Casa del Libro (c/ Velázquez, 8) Sandra Rodríguez Fernández, Eloína Calvete García, Carmen Martagón Enrique y una servidora. Puede que nos repitamos en algunas cosas, pues de entonces a ahora poco ha cambiado la realidad. Vivimos en campaña electoral, hay partido de fútbol, hace calor, el tráfico es insoportable.

Tampoco muchas de las realidades de las que se habla en este libro han cambiado tanto. Sigue siendo más difícil para las mujeres de hoy en día alcanzar cierta posición, o simplemente que se las escuche. Si este volumen recoge la Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana de Olympe de Gouges y se cierra con un poema de Mary Chudleigh A las damas y los versos «Esposa y sirvienta son lo mismo, / pues sólo se diferencian en el nombre» y a continuación pensamos en el número de víctimas por violencia de género, pues eso: ya vemos que hay cosas que no terminan de cambiar.

De todo esto hablaremos esta tarde, y de mujeres que hicieron historia silenciosa o que han sido silenciadas en la historia. De pintoras y modistas que vivieron de su trabajo, de luchadoras por la independencia de sus naciones y la abolición de la esclavitud, de mujeres piratas y científicas, de monjas que se encerraron en los conventos para acceder a la cultura, de damas que lucharon por la educación de las niñas, de salonnières que recibían en sus casas a filósofos y políticos que podían y debían cambiar el mundo. También de literatura, y de poetas negras que tuvieron que defender la propiedad de su obra, y de viajeras que dejaron en sus páginas sus preciosas vivencias por Oriente.

Y, por si aún no os pareciera lo suficientemente atrayente el tema, poco después y a pocos metros, en el Círculo Mercantil (c/ Sierpes, 65), se presentará otro libro, este de poesía, Lo que me dejé en la nieve, de Manuel Senra, acto en el que también participaré y en el que comentaré mis impresiones sobre los poemas que lo componen, en el que nos sumergiremos en la nostalgia del sur, en el contraste blanco de la cal y el invierno de Noruega.

Son, diréis, muchas tareas para alguien tan frágil como yo; pero es verdad que a estos dobletes y gymkanas no podemos renunciar porque nos va la vida en ello, y porque, como dice Manuel Senra en su libro, «La vida no se cuenta por los años vividos, / sino por lo que hacemos, o dejamos de hacer». Y yo no puedo dejar de hacer todo lo que hago.

Por eso os invito a que nos acompañéis esta tarde en esta gymkana literaria y disfrutéis, después del debut de la selección en la Eurocopa y antes de que nuestros políticos nos sometan a su particular tortura de hacernos creer que esto va a cambiar, con estos dos libros sobre mujeres y nieve, sobre realidades y sueño, sobre la Ilustración y este siglo que sigue dominado por el frío.

Elena Marqués

Dobletes y «gymkanas»

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más