Distintas formas de ir a la deriva

El miércoles 29 se presentará en la Feria del Libro de Trujillo el libro de relatos  Distintas formas de ir a la deriva , de una servidora. La razón de que sea allí su puesta de largo es obvia: ha sido de nuevo Tau Editores, editorial cacereña, la responsable de que esta nueva criatura vea la luz.

Hablar de un libro propio cuesta más trabajo que hacerlo sobre un trabajo ajeno. No porque uno no sepa ejercer con cierta solvencia la autocrítica, que ya, a estas alturas, algo se aprende. Es el pudor el que lo impide.

Porque la cuestión es que me siento bastante satisfecha de cada una de sus historias, algunas de las cuales, como yo, ya peinan canas, pero no por ello he querido olvidarlas, pues siguen siendo para mí muy queridas y, además, no han perdido vigencia.

El recorrido por ellas puede ser tan aleatorio como queramos. Es verdad que hay cierta agrupación voluntaria, y he querido abrir el libro quizás con el más violento, el que puede parecer más ajeno a mí y a nuestro mundo. Sin embargo, estas primeras páginas suponen un ejercicio literario cuya protagonista es uno de los más afamados personajes del mundo contemporáneo: la soledad. Deja, pues, de resultarnos lejano ese cazador furtivo de carácter agrio y pasamos a verlo como una víctima de la que es posible compadecerse.

La muerte será un tema recurrente, desde «Poemas para una niña muerta», accidental y trágica, hasta el acabamiento tranquilo, la despedida en la vejez cumplidas ya todas las tareas de esperar lo que no puede volver. Esto último es lo que encontramos en «El tiempo no es el tiempo», un relato premiado por la Fundación Gaceta de Salamanca de paso lento y cuidada factura cuyo final (lo confieso) siempre me hace llorar.

Y no es el único relato que ha sido reconocido con algún galardón: con «Juegos florales», intercambio epistolar entre Pepín Bello, intelectual español de la Generación del 27 que jamás publicó nada, y un primo suyo, obtuve en su ciudad natal también un premio; y lo mismo con «El último verano», que me llevó a un pueblo acogedor de Albacete, Madrigueras, donde tuve la suerte de conocer al escritor también sevillano Pepe Quesada. O con «Marea con jazmines», que me hizo viajar a Granada a recoger un segundo premio en el desgraciadamente desaparecido premio Paso del Estrecho, organizado para estrechar lazos entre la cultura occidental y la árabe, algo tan necesario en nuestros días. En este caso es un niño quien escribe cartas a su padre, emigrado a nuestra tierra; un niño obligado a crecer en la tristeza de la separación. Parecido desgarro experimentan los protagonistas de «Razones para el regreso» y «Canciones de ida y vuelta,» que ya en el título nos adelantan el tema y que de nuevo nos enfrentan al desarraigo y el retorno a la tierra natal.

Por eso encontré con rapidez el endecasílabo del título, pues todos y cada uno de los personajes que aquí se dan cita sienten el suelo temblar bajo sus pies y se emplean, o bien en huir de algún modo, a veces a través del engaño (léase la historia de Sebastián de la Calle, alias el Gaucho), o bien en emprender una nueva vida (como la joven Soledad Ortiz, con sus jazmines al pelo), o en marchar ¿definitivamente? de esta tierra de sinsabores en pleno «Día de difuntos».

Y a todo le pone la guinda la escritora sotieleña Lola Almeyda, autora del prólogo, que sabe ver en todo poesía y a la que le agradezco sus palabras y su aliento en la botadura de estos 12 relatos donde no podían faltar los artistas (aunque sean tan extravagantes como los que vagan por «Es verdad que cuando lo hice estaba como una cuba», narración que también quedó finalista en un certamen, esta vez al otro lado del Atlántico) en su trágica tarea de crear nuevos mundos.

Espero que estos que ahora os entrego os resulten lo suficientemente gratos o inquietantes como para volver a ellos de vez en cuando.

Elena Marqués

Distintas formas de ir a la deriva

distintas formas de estar

Querida Elena, una vez más te agradezco la mención que me haces; y como siempre reitero mi satisfacción por estar en este libro que estrenas, aunque sé que cientos de personas lo habrían hecho mucho mejor que yo. Para mi sigue siendo un honor haber sido la elegida, inmerecidamente, eso sí, lo sostengo, pero aún así, ahí estaré mientras existan las distintas formas de ir a la deriva para encontrarse luego sobre la arena de todas las playas.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más