Distintas formas de ir a la deriva

El miércoles 29 se presentará en la Feria del Libro de Trujillo el libro de relatos  Distintas formas de ir a la deriva , de una servidora. La razón de que sea allí su puesta de largo es obvia: ha sido de nuevo Tau Editores, editorial cacereña, la responsable de que esta nueva criatura vea la luz.

Hablar de un libro propio cuesta más trabajo que hacerlo sobre un trabajo ajeno. No porque uno no sepa ejercer con cierta solvencia la autocrítica, que ya, a estas alturas, algo se aprende. Es el pudor el que lo impide.

Porque la cuestión es que me siento bastante satisfecha de cada una de sus historias, algunas de las cuales, como yo, ya peinan canas, pero no por ello he querido olvidarlas, pues siguen siendo para mí muy queridas y, además, no han perdido vigencia.

El recorrido por ellas puede ser tan aleatorio como queramos. Es verdad que hay cierta agrupación voluntaria, y he querido abrir el libro quizás con el más violento, el que puede parecer más ajeno a mí y a nuestro mundo. Sin embargo, estas primeras páginas suponen un ejercicio literario cuya protagonista es uno de los más afamados personajes del mundo contemporáneo: la soledad. Deja, pues, de resultarnos lejano ese cazador furtivo de carácter agrio y pasamos a verlo como una víctima de la que es posible compadecerse.

La muerte será un tema recurrente, desde «Poemas para una niña muerta», accidental y trágica, hasta el acabamiento tranquilo, la despedida en la vejez cumplidas ya todas las tareas de esperar lo que no puede volver. Esto último es lo que encontramos en «El tiempo no es el tiempo», un relato premiado por la Fundación Gaceta de Salamanca de paso lento y cuidada factura cuyo final (lo confieso) siempre me hace llorar.

Y no es el único relato que ha sido reconocido con algún galardón: con «Juegos florales», intercambio epistolar entre Pepín Bello, intelectual español de la Generación del 27 que jamás publicó nada, y un primo suyo, obtuve en su ciudad natal también un premio; y lo mismo con «El último verano», que me llevó a un pueblo acogedor de Albacete, Madrigueras, donde tuve la suerte de conocer al escritor también sevillano Pepe Quesada. O con «Marea con jazmines», que me hizo viajar a Granada a recoger un segundo premio en el desgraciadamente desaparecido premio Paso del Estrecho, organizado para estrechar lazos entre la cultura occidental y la árabe, algo tan necesario en nuestros días. En este caso es un niño quien escribe cartas a su padre, emigrado a nuestra tierra; un niño obligado a crecer en la tristeza de la separación. Parecido desgarro experimentan los protagonistas de «Razones para el regreso» y «Canciones de ida y vuelta,» que ya en el título nos adelantan el tema y que de nuevo nos enfrentan al desarraigo y el retorno a la tierra natal.

Por eso encontré con rapidez el endecasílabo del título, pues todos y cada uno de los personajes que aquí se dan cita sienten el suelo temblar bajo sus pies y se emplean, o bien en huir de algún modo, a veces a través del engaño (léase la historia de Sebastián de la Calle, alias el Gaucho), o bien en emprender una nueva vida (como la joven Soledad Ortiz, con sus jazmines al pelo), o en marchar ¿definitivamente? de esta tierra de sinsabores en pleno «Día de difuntos».

Y a todo le pone la guinda la escritora sotieleña Lola Almeyda, autora del prólogo, que sabe ver en todo poesía y a la que le agradezco sus palabras y su aliento en la botadura de estos 12 relatos donde no podían faltar los artistas (aunque sean tan extravagantes como los que vagan por «Es verdad que cuando lo hice estaba como una cuba», narración que también quedó finalista en un certamen, esta vez al otro lado del Atlántico) en su trágica tarea de crear nuevos mundos.

Espero que estos que ahora os entrego os resulten lo suficientemente gratos o inquietantes como para volver a ellos de vez en cuando.

Elena Marqués

Distintas formas de ir a la deriva

distintas formas de estar

Querida Elena, una vez más te agradezco la mención que me haces; y como siempre reitero mi satisfacción por estar en este libro que estrenas, aunque sé que cientos de personas lo habrían hecho mucho mejor que yo. Para mi sigue siendo un honor haber sido la elegida, inmerecidamente, eso sí, lo sostengo, pero aún así, ahí estaré mientras existan las distintas formas de ir a la deriva para encontrarse luego sobre la arena de todas las playas.

Nuevo comentario

Los libros que leo

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más

Keith Landdon. Memorias no autorizadas

Entre las últimas novedades literarias, donde siempre se cuela algún texto primerizo que jamás debería haberse publicado, he tenido la enorme fortuna de encontrarme con Raül Vaca Rey y su Keith Landdon. Memorias no autorizadas; una novela sincera, innovadora, arriesgada, tanto en su formato como en...
Leer más

Ai(m)ée

Tras la imagen del mudo grito que preside la cubierta del libro, diseñada por el mismo Florencio Luque quién sabe si para retratar a la protagonista de este poemario, se reproduce el quejido en sí de la voz poética: un soliloquio ante el oído del psicoanalista en que el lector quisiera convertirse....
Leer más