Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho».

Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente nostalgia y sabor a soledad (ay, esas negaciones del poema «Allende los mares» inicial, qué límites nos trazan; ay, esas imágenes otoñales, esa lluvia que moja «la calle maltrecha / de nuestra infancia»), casas, pinares, escenas («Noches de ciudad» o «La siesta» por ejemplo); figuras tristes y sacrificadas que marcan su memoria entre aceradas descripciones («un novio de mirada huidiza y manos torpes / como témpanos de arena», lacerante oxímoron) y nombres propios («Inés», ese mismo «María»); textos no leídos, abandonados al albor incierto de la duermevela; gestos (los del cabeza de familia «mientras partía el pan nuestro de cada día»), mensajes, sueños; hermosas semblanzas de sus seres queridos («Mi padre, hombre de palabra parca / y pecho transparente»), de todos esos que constituyen su paisaje personal, los que construyeron y construyen su ser. Y lo hace, como siempre, mostrando su especial sensibilidad, con esa manera humilde y despierta de mirar el universo desde cualquier esquina, desde cualquier naufragio, pues Tomás Sánchez tiene los ojos preparados y educados para captar la belleza.

En Días de redención, cuyo poema del mismo título expone, con una gráfica metáfora otoñal («hojas secas obstinadas / en seguir cubriendo las ramas /tras una insistente lluvia / sin querer todavía concederle / a la tierra / lo que es de la tierra / ni al ayer lo que es del ayer»), la resistencia y el poder de la memoria, Tomás Sánchez recupera (aunque prometa «no volver a ser un niño») el mundo de la infancia. Ese paraíso perdido y simple colmado de perfectas posibilidades («un horizonte tan derecho») toma cuerpo y sabor en muchos de estos versos con su habitual ritmo de largas oraciones desmembradas en abruptos encabalgamientos, como si no pudiera contenerse en unas sílabas todo lo que quiere expresar; y con una luz propia, que a veces es en blanco y negro («bajo ese sol ingrato de la memoria») porque recordar también es dolerse («vuelven los recuerdos cada / mes de diciembre a traicionarnos»);

Tomás Sánchez nos tiene acostumbrados a una sinceridad y a una elegancia que aquí volvemos a saborear, a imágenes en las que la prosopopeya convierte en vida todo lo que toca (esas ventanas, «extraños párpados /esmeralda y pino» desperezándose al final de la tarde), a símiles naturales y próximos (como «mes antipático como zapatos mojados» nos describe septiembre), al uso del color (hay que recordar su faceta plástica), que se despliega en bellas y ensimismadas descripciones (y un buen ejemplo lo tenemos en «Latitudes»), a la técnica, en este caso, del claroscuro, la mejor para trasponer las luces y las sombras de toda biografía.

Porque hay mucho de lo vivido y soñado (¿y roto, y perdido, y sin salida?) aquí, en el poemario más personal de Sánchez Rubio, pero también de lo por vivir. Así, en «Nugae» nos revela «la relevancia de lo sencillo, / extraña caligrafía que se aprende / con los años que no vuelven»; la importancia de la experiencia y la felicidad del amor «a deshoras» (pero todas las horas son buenas para el amor); la clara tarea de sumar «bosques perennes / a la traidora e hiriente / caducidad de la vida»; la domesticidad y la verdad del cariño; los viajes que dejan nuevos recuerdos y nuevas reflexiones sobre el paso del tiempo y su eterno retorno, sobre lo efímero de este regalo que es vivir (en «Gardenias blancas» versiona Sánchez el famoso topos del carpe diem, nos anima a saborear los instantes «antes de que nos coja la noche»).

Por ello, a pesar de la nostalgia, y empujados por la resurrección, o la recuperación, o la liberación que anuncia el título del libro (todos buscamos un salvador, al fin y al cabo, y el poeta lo encuentra en la autenticidad y la desnudez al decir «es hora de librarnos / de las falsas frases lapidarias»), avanzamos hacia una anunciada esperanza («Esperanzas» se titula uno de los poemas, que se inicia con una frase de reminiscencias bíblicas para apoyar su verdad y su valor; que recupera la fe en «la resurrección de los sueños») de que todo, la belleza, el amor, la luz, el encuentro, los deseos, a través de la escritura, «de una vida / dedicada a la poesía», terminen por cumplirse.

Elena Marqués

Tomás Sánchez Rubio (Sevilla, 1964) es licenciado en Filología Clásica e Hispánica, Geografía e Historia, y Ciencias Políticas. Profesor de Lengua y Literatura Españolas, de Latín y Griego, y aficionado a la pintura, es en la actualidad vicepresidente de la institución literaria Noches del Baratillo y miembro de la Asociación Colegial de Escritores (ACE-Andalucía). Ganador de diversos premios literarios, ha publicado, entre otros, los libros de poemas Vivir sin tregua (2011) y Árboles de esperanza (2015).

 

 

Días de redención

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más

Keith Landdon. Memorias no autorizadas

Entre las últimas novedades literarias, donde siempre se cuela algún texto primerizo que jamás debería haberse publicado, he tenido la enorme fortuna de encontrarme con Raül Vaca Rey y su Keith Landdon. Memorias no autorizadas; una novela sincera, innovadora, arriesgada, tanto en su formato como en...
Leer más

Ai(m)ée

Tras la imagen del mudo grito que preside la cubierta del libro, diseñada por el mismo Florencio Luque quién sabe si para retratar a la protagonista de este poemario, se reproduce el quejido en sí de la voz poética: un soliloquio ante el oído del psicoanalista en que el lector quisiera convertirse....
Leer más

Secreta luz

Treinta poemas. Treinta poemas bastan para comprobar que Victoria León no solo domina la poesía y conoce la tradición poética (el ritmo clásico de endecasílabos, heptasílabos y alejandrinos, así como las referencias a Dante en el título de uno de los poemas, más otras alusiones grecolatinas en...
Leer más

Los ojos vendados

Con Los ojos vendados inicio mi aproximación a la escritora estadounidense Siri Hustvedt. Se trata, además, de su ópera prima, publicada en 1992 y reeditada recientemente por Seix Barral. De hecho, algunos elementos con los que he tropezado en su lectura me parecen un poco bisoños (detecto cierto...
Leer más

El año de la luna azul

Tras Cartas a Siracusa (Arcopress, 2015), Lucía Feliu regresa a la escena literaria con un nuevo thriller que nos sumerge en una acción trepidante desde las primeras líneas. De hecho, comienza Feliu la narración in media res, en un punto especialmente intrigante en el desarrollo de la historia,...
Leer más

La memoria donde ardía

Aunque la cita de Antonio Porchia «Quien ha visto vaciarse todo, casi sabe de qué se llena todo» precede al primero de los cuentos de La memoria donde ardía (Páginas de Espuma, 2019), bien podía servir de frontispicio al corpus completo del último libro de Socorro Venegas; un volumen atravesado por...
Leer más

Áspera seda de la muerte

Que vamos a adentrarnos en una «historia sobre mujeres» lo anuncia el escueto preámbulo con que se inicia el último libro de Francisco Gallardo, Áspera seda de la muerte, obra con la que obtuvo el XXI Premio de Novela Ciudad de Badajoz, así como que se nos recluirá en un espacio amurallado (buena...
Leer más

Sobre los huesos de los muertos

Resulta difícil juzgar a un autor, en este caso autora, por una sola obra. Especialmente cuando a dicha autora acaban de concederle el premio Nobel y, aunque la novela tiene sus muchos puntos encomiables, tampoco te parece perfecta. También cuando, leyendo lo que se dice de ella (me refiero a Sobre...
Leer más