Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho».

Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente nostalgia y sabor a soledad (ay, esas negaciones del poema «Allende los mares» inicial, qué límites nos trazan; ay, esas imágenes otoñales, esa lluvia que moja «la calle maltrecha / de nuestra infancia»), casas, pinares, escenas («Noches de ciudad» o «La siesta» por ejemplo); figuras tristes y sacrificadas que marcan su memoria entre aceradas descripciones («un novio de mirada huidiza y manos torpes / como témpanos de arena», lacerante oxímoron) y nombres propios («Inés», ese mismo «María»); textos no leídos, abandonados al albor incierto de la duermevela; gestos (los del cabeza de familia «mientras partía el pan nuestro de cada día»), mensajes, sueños; hermosas semblanzas de sus seres queridos («Mi padre, hombre de palabra parca / y pecho transparente»), de todos esos que constituyen su paisaje personal, los que construyeron y construyen su ser. Y lo hace, como siempre, mostrando su especial sensibilidad, con esa manera humilde y despierta de mirar el universo desde cualquier esquina, desde cualquier naufragio, pues Tomás Sánchez tiene los ojos preparados y educados para captar la belleza.

En Días de redención, cuyo poema del mismo título expone, con una gráfica metáfora otoñal («hojas secas obstinadas / en seguir cubriendo las ramas /tras una insistente lluvia / sin querer todavía concederle / a la tierra / lo que es de la tierra / ni al ayer lo que es del ayer»), la resistencia y el poder de la memoria, Tomás Sánchez recupera (aunque prometa «no volver a ser un niño») el mundo de la infancia. Ese paraíso perdido y simple colmado de perfectas posibilidades («un horizonte tan derecho») toma cuerpo y sabor en muchos de estos versos con su habitual ritmo de largas oraciones desmembradas en abruptos encabalgamientos, como si no pudiera contenerse en unas sílabas todo lo que quiere expresar; y con una luz propia, que a veces es en blanco y negro («bajo ese sol ingrato de la memoria») porque recordar también es dolerse («vuelven los recuerdos cada / mes de diciembre a traicionarnos»);

Tomás Sánchez nos tiene acostumbrados a una sinceridad y a una elegancia que aquí volvemos a saborear, a imágenes en las que la prosopopeya convierte en vida todo lo que toca (esas ventanas, «extraños párpados /esmeralda y pino» desperezándose al final de la tarde), a símiles naturales y próximos (como «mes antipático como zapatos mojados» nos describe septiembre), al uso del color (hay que recordar su faceta plástica), que se despliega en bellas y ensimismadas descripciones (y un buen ejemplo lo tenemos en «Latitudes»), a la técnica, en este caso, del claroscuro, la mejor para trasponer las luces y las sombras de toda biografía.

Porque hay mucho de lo vivido y soñado (¿y roto, y perdido, y sin salida?) aquí, en el poemario más personal de Sánchez Rubio, pero también de lo por vivir. Así, en «Nugae» nos revela «la relevancia de lo sencillo, / extraña caligrafía que se aprende / con los años que no vuelven»; la importancia de la experiencia y la felicidad del amor «a deshoras» (pero todas las horas son buenas para el amor); la clara tarea de sumar «bosques perennes / a la traidora e hiriente / caducidad de la vida»; la domesticidad y la verdad del cariño; los viajes que dejan nuevos recuerdos y nuevas reflexiones sobre el paso del tiempo y su eterno retorno, sobre lo efímero de este regalo que es vivir (en «Gardenias blancas» versiona Sánchez el famoso topos del carpe diem, nos anima a saborear los instantes «antes de que nos coja la noche»).

Por ello, a pesar de la nostalgia, y empujados por la resurrección, o la recuperación, o la liberación que anuncia el título del libro (todos buscamos un salvador, al fin y al cabo, y el poeta lo encuentra en la autenticidad y la desnudez al decir «es hora de librarnos / de las falsas frases lapidarias»), avanzamos hacia una anunciada esperanza («Esperanzas» se titula uno de los poemas, que se inicia con una frase de reminiscencias bíblicas para apoyar su verdad y su valor; que recupera la fe en «la resurrección de los sueños») de que todo, la belleza, el amor, la luz, el encuentro, los deseos, a través de la escritura, «de una vida / dedicada a la poesía», terminen por cumplirse.

Elena Marqués

Tomás Sánchez Rubio (Sevilla, 1964) es licenciado en Filología Clásica e Hispánica, Geografía e Historia, y Ciencias Políticas. Profesor de Lengua y Literatura Españolas, de Latín y Griego, y aficionado a la pintura, es en la actualidad vicepresidente de la institución literaria Noches del Baratillo y miembro de la Asociación Colegial de Escritores (ACE-Andalucía). Ganador de diversos premios literarios, ha publicado, entre otros, los libros de poemas Vivir sin tregua (2011) y Árboles de esperanza (2015).

 

 

Días de redención

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más