Día Internacional de los Museos

Hoy es el Día Internacional de los Museos; esos recintos sagrados de la cultura y la belleza cuyas salas, durante buena parte de este año, desgraciadamente han tenido que permanecer vacías.

Es cierto que han sido muchos los que nos han abierto sus puertas virtuales en esta cuarentena para que podamos visitarlos, para hacernos más llevadero el confinamiento; pero todos coincidiremos en que no es lo mismo. Tampoco suena igual la música enlatada que un concierto en directo.

Yo he pasado algunos de mis mejores momentos entre los muros de una pinacoteca. Soy de lágrima fácil y me emociona la perfección. Será porque yo no la lograré nunca.

Aunque lo que me conmueve en realidad (ya me lo habréis escuchado o leído otras veces) es que el ser humano, ese que por otros motivos a veces no soporto (nunca he sido misántropa, pero es que hay gente que te lo pone a huevo), sea capaz de algunos milagros como los que me gustaría dejar por aquí por ser hoy el día dedicado a esas maravillosas instituciones de origen lejanísimo unidas precisamente a este otro gran invento de la humanidad que son las bibliotecas. Ambos organismos preservan nuestra historia, nuestra memoria, lo que fuimos y lo que somos. Sobre lo que seremos prefiero no pronunciarme. Ya se verá. Prefiero dedicar esta entrada a dejar, como si fuera uno de esos retos que circulan por Facebook, y siguiendo sus reglas de juego, 10 obras contempladas en algún museo que me hayan impactado especialmente. Es el mejor modo que veo de celebrar este día tan especial que, como tantos otros en esta nueva normalidad que estamos viviendo, pasarán desapercibidos, pues las preocupaciones que nos asaltan nos impiden andar pensando que hace 500 años murió Rafael Sanzio o que el Reina Sofía debería estar celebrando su 30 aniversario.

Aun así, y rememorando un poema de Wordsworth que todos conoceréis por la película de Elia Kazan,

«aunque el resplandor que en otro tiempo fue tan brillante

hoy esté por siempre oculto a mis miradas,

aunque nada pueda hacer volver la hora

del esplendor en la hierba, de la gloria en las flores,

no debemos afligirnos, pues encontraremos

fuerza en el recuerdo».

Feliz Día de los Museos.

Elena Marqués

La ronda de noche, de Rembrandt. Rijksmuseum, Ámsterdam

Apolo y Dafne, de Bernini. Galleria Borghese, Roma

Santo Tomás de Villanueva repartiendo limosna, de Bartolomé Esteban Murillo. Museo de Bellas Artes, Sevilla

Las meninas, de Diego Velázquez. Museo del Prado, Madrid

Los acuchilladores de parqué, de Gustave Caillebotte. Museo d'Orsay, París

La torre de Babel, de Pieter Brueghel el Viejo. Museo de Historia del Arte, Viena

La cacería de leones. British Museum, Londres

Toro farnesio. Museo Arqueológico, Nápoles

Frescos de la Capilla Sixtina. Musei Vaticani, Roma

Niké de Samotracia. Museo del Louvre, París

Día Internacional de los Museos

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más