Día Internacional de los Museos

Hoy es el Día Internacional de los Museos; esos recintos sagrados de la cultura y la belleza cuyas salas, durante buena parte de este año, desgraciadamente han tenido que permanecer vacías.

Es cierto que han sido muchos los que nos han abierto sus puertas virtuales en esta cuarentena para que podamos visitarlos, para hacernos más llevadero el confinamiento; pero todos coincidiremos en que no es lo mismo. Tampoco suena igual la música enlatada que un concierto en directo.

Yo he pasado algunos de mis mejores momentos entre los muros de una pinacoteca. Soy de lágrima fácil y me emociona la perfección. Será porque yo no la lograré nunca.

Aunque lo que me conmueve en realidad (ya me lo habréis escuchado o leído otras veces) es que el ser humano, ese que por otros motivos a veces no soporto (nunca he sido misántropa, pero es que hay gente que te lo pone a huevo), sea capaz de algunos milagros como los que me gustaría dejar por aquí por ser hoy el día dedicado a esas maravillosas instituciones de origen lejanísimo unidas precisamente a este otro gran invento de la humanidad que son las bibliotecas. Ambos organismos preservan nuestra historia, nuestra memoria, lo que fuimos y lo que somos. Sobre lo que seremos prefiero no pronunciarme. Ya se verá. Prefiero dedicar esta entrada a dejar, como si fuera uno de esos retos que circulan por Facebook, y siguiendo sus reglas de juego, 10 obras contempladas en algún museo que me hayan impactado especialmente. Es el mejor modo que veo de celebrar este día tan especial que, como tantos otros en esta nueva normalidad que estamos viviendo, pasarán desapercibidos, pues las preocupaciones que nos asaltan nos impiden andar pensando que hace 500 años murió Rafael Sanzio o que el Reina Sofía debería estar celebrando su 30 aniversario.

Aun así, y rememorando un poema de Wordsworth que todos conoceréis por la película de Elia Kazan,

«aunque el resplandor que en otro tiempo fue tan brillante

hoy esté por siempre oculto a mis miradas,

aunque nada pueda hacer volver la hora

del esplendor en la hierba, de la gloria en las flores,

no debemos afligirnos, pues encontraremos

fuerza en el recuerdo».

Feliz Día de los Museos.

Elena Marqués

La ronda de noche, de Rembrandt. Rijksmuseum, Ámsterdam

Apolo y Dafne, de Bernini. Galleria Borghese, Roma

Santo Tomás de Villanueva repartiendo limosna, de Bartolomé Esteban Murillo. Museo de Bellas Artes, Sevilla

Las meninas, de Diego Velázquez. Museo del Prado, Madrid

Los acuchilladores de parqué, de Gustave Caillebotte. Museo d'Orsay, París

La torre de Babel, de Pieter Brueghel el Viejo. Museo de Historia del Arte, Viena

La cacería de leones. British Museum, Londres

Toro farnesio. Museo Arqueológico, Nápoles

Frescos de la Capilla Sixtina. Musei Vaticani, Roma

Niké de Samotracia. Museo del Louvre, París

Día Internacional de los Museos

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más