Desde mi otra ventana

Hoy extraño la lluvia.

Que me interrumpa el rostro.

Que me cruce el cabello y me recorra

con sus pies diminutos,

trastolillo travieso de fértil inocencia.

Añoro la escritura de las nubes

en el marco absoluto de mi nueva ventana.

El camino de vuelta se hace largo.

Ya traspasado el puerto,

la meseta se desnuda en lo imposible.

El adiós es tan trágico

como el telón oscuro de una breve tormenta.

Mas volverá a brotar la flor de los magnolios;

las redondas hortensias dejarán al otoño

vestir de azul la tarde.

Yo las veré muy pronto,

cuando cruce la puerta

del tiempo y la ciudad.

Y lloraré entre sueños la luz verde del valle,

el camino, la mies,

el perfil de las brañas,

las hojas de los robles,

la arista del hayedo,

la frutilla inmadura del serbal,

la certeza del río y de la piedra,

la vigilancia activa de los pájaros,

tiernos desconocidos que dominan

con su voz el estío.

Y, en la noche,

otra lluvia de estrellas invisibles

derrotará el dolor y acogerá la escarcha.

Te esperaré en el eco.

Te ataré para siempre a mi vieja ventana.

La poblarán las nubes esponjosas

que culminan el monte

vecino y misterioso.

Y cantaré en silencio

a lo cierto y querido.

 

Elena Marqués

Desde mi otra ventana

"Desde mi otra ventana"


Volver a la rutina es duro, y más, si implica dejar tanta belleza. Queda la palabra. Siempre es la que nos salva. Especialmente, en versos como estos. Besos y abrazos.

Re: "Desde mi otra ventana"

Durillo, sí; pero necesario. En la vida real la lluvia ensucia y emborronar. Esperemos que el próximo verano mis campos (y mis ojos para contemplarlos) continúen intactos.
Besos desde Sevilla.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Tú eres azul cobalto

Para quienes a lo más que nos atrevemos es al rosa fucsia en un pareo, Tú eres azul cobalto es un plato demasiado fuerte. Contemplar un cuadro de Frida Kahlo siempre nos enmudece, por el sufrimiento que transpira. En ella vida y obra son una misma cosa presidida por la tragedia. La protagonista de...
Leer más

Los últimos pasos de John Keats

«Aquí yace uno / cuyo nombre estaba escrito en el agua» Con estas palabras del epitafio de John Keats, fallecido prematuramente a la edad de 27 años, comienza esta obra de Ángel Silvelo Gabriel. Qué mejor modo de empezar un libro que por el final y con la verdad por delante. Todos hemos de...
Leer más

Centinelas del frío

No es la primera vez que lo pienso y que alguien me lo confirma. Escribir protege del olvido, vence a la muerte. María José Collado escribe (más bien susurra) para erigirse en Centinela del frío; vigila que la memoria de las cosas, las cosas mismas, palpables, con peso y alma, permanezcan. Y su voz...
Leer más

Relatos en 35mm

Reconozco que a veces me aburren las antologías. Y mira que yo he participado en muchas. Normalmente, propuesto el asunto o la época, hay temas que se repiten, o se sucede un puñado de tópicos. O incluso hay algunos relatos que parecen un poco de relleno. Como el No-Do en nuestros tiempos. No es...
Leer más

Amante infiltrada

Desde el olvido hasta el encuentro, pero siempre desde la esencia de la belleza, Amante infiltrada, de Paco Carrascal (Sevilla, Anantes, 2015), nos recorre la piel poética con la punta de sus palabras, certeras y libres como el último rayo del día, sencillas como los frutos de un árbol. En un...
Leer más

Comidas para llevar

Aunque con casi cuatro años de retraso, ha llegado a mi mesa Comidas para llevar (Cáceres, Rumorvisual, 2011). Gracias a sus aliños naturales, el tiempo lo ha tratado bien y nada ha caducado en su andadura. Y porque el emplatado es también importante, lo primero que atrae de este librito de 22...
Leer más

Mi padre nació en Praga

... nadie puede ver lo que existe, salvo los locos o los poetas. Rosario Pérez Cabaña  Porque los poetas nunca vienen solos descubrí a Rosario Pérez Cabaña en una lectura de versos en la calle Pureza. Escuché entonces una voz tan plástica y envolvente como las pinceladas del pintor que nunca...
Leer más

Saltitos

Aunque el título de esta obra de Manuel de Mágina nos da idea de su modestia y, a la vez, de cómo concibe su camino por la literatura, he de avisar al lector de que no son pequeños brincos juguetones los que nos encontramos en esta docena de relatos. La voz de este autor jiennense tiene una...
Leer más

Yo confieso

Con nuestra cortedad de miras y nuestro singular egocentrismo, creemos que el mundo empieza y acaba con nosotros. Uno nace y la tierra se despierta; la recorre durante un puñado de años y, al detenerse, la luz se apaga. Cuando adquieres algo, una vivienda de segunda mano, por ejemplo, no te das...
Leer más

Después de la música

Desde que leí el título de este poemario de Jesús Cárdenas di por sentado lo que venía Después de la música: el silencio. Y algo (o mucho) de eso hay en este conjunto sinfónico en cinco movimientos donde las pausas se miden como un respiro exacto entre el desgarro, el dolor y la soledad. Esa...
Leer más