Descubrimientos que me gusta compartir

Hay un refrán que me ronda siempre la cabeza, y es ese de «Nunca te acostarás sin aprender algo nuevo». Que ni siquiera sé si es tal como queda aquí enunciado, pero que dice más verdad que un santo, pues precisamente, buscando su forma más extendida, no solo he descubierto que circula esta otra, «A la cama no te irás sin saber una cosa más», sino que ese inigualable recurso que es el Centro Virtual Cervantes cuenta con una sección de paremias, que incluye variantes e hiperónimos (ya tiene el lector algo nuevo con que acostarse hoy), y encima plurilingüe. No me diréis que no os informo de cosas prácticas.

Una de las novedades con que últimamente me he topado, aunque me dé vergüenza confesarlo a estas alturas del medio siglo, es con la figura indefinible de Macedonio Fernández. Y más ahora, avanzando el XXI con sus perejiles de posmodernidad, en que nos pegamos por publicar, pues él, al parecer, no le dio importancia alguna a tal hecho y sí que se la concedía, y mucho, al pensar; acto en el que, en general, no nos detenemos todo lo que sería menester. Vale que el argentino era filósofo, y en ellos, en los filósofos, se espera una condición reflexiva; actitud nada dañina (¿o sí?) de la que deberíamos tomar nota en estos tiempos vertiginosos en que hablamos antes de pensar y así nos luce el pelo. Pero a lo que iba. Entre esas obras de Macedonio Fernández que en vida permanecieron inéditas está su Museo de la novela de la eterna, compuesto por 56 prólogos y 20 capítulos. No me digáis que no os llama la atención.

Yo, en mi ignorancia, y siguiendo un poco el sentido del humor de Macedonio, que, al parecer, era mucho, pensé: «Pues ya está, yo, que he escrito varios (a prólogos me refiero esta vez), los reúno todos, busco un hilo conductor-ordenador, y lanzo un nuevo libro», como si ni hubiera aprendido nada de eso que acabo de escribir en el segundo párrafo de para qué darse prisa en publicar y de pensar antes de etcétera.

La cuestión es que, para más inri, lo poco que he leído del Museo de la novela de la eterna me ha envuelto en el debate, también eterno, sobre el significado de la literatura, su utilidad o su absoluta inutilidad, sobre escribir sobre la realidad o crear una propia huidobrianamente hablando («Yo quiero que el lector sepa siempre que está leyendo una novela y no viendo un vivir, no presenciando», don Macedonio dixit), sobre el sentido de la vida y si somos individuos dignos de individualidad o parte de un todo o si es el azar el que unos minutos después de descubrir al argentino me ha puesto en las manos ciertas palabras de Rodrigo Fresán como «¿se detiene un libro cuando se lo deja a un lado o son los libros máquinas de movimiento perpetuo que funcionan sin necesidad de los lectores?» (no voy a contestar a eso) y/o «los escritores no hacen otra cosa que recordar algo que se les ocurrió o que les ocurrió o que no les ocurrirá nunca, pero que ahora ocurre mientras escriben».

Resumiendo: que en estas revelaciones me hallo, planteándome la ya descubierta antinovela, la nivola o la contemplación callada, que es la única posible (voy a tener que empezar a proponerme seriamente la contención calificativa). Y, por supuesto, con el firme propósito de seguir al refranero en eso de aprender cada día algo nuevo y otras muchas cosas útiles, tales como no dejar para mañana lo que pueda hacer hoy, a las que sumaré ciertos consejos que sigo descubriendo por ahí y que me gusta compartir en este alféizar, como la frase de Roberto Arlt en El juguete rabioso «Yo tenía necesidad de hacer algo hermosamente serio, bellamente serio: adorar a la vida».

Total, no se pierde nada en probarlo. A ver lo que da de sí.

Elena Marqués

Descubrimientos que me gusta compartir

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El diagrama colérico

Desde que conociera a David Fernández-Viagas con Días naturales hasta este segundo volumen de relatos, han pasado algunos años. Y compruebo que el autor los ha aprovechado bien para crear de nuevo ese ambiente fantástico (léase pensando en las acepciones 2 y 4 del término), esa «atmósfera íntima y...
Leer más

Desnombramientos

«Transitarse en la escritura. Escribirse habitada por los otros, habitar en las palabras heredadas, abrirse paso con el lenguaje entre su propia espesura, abrir grietas, buscando, quizá, un no-lugar en el que todo está aún por pronunciar. Desnombrar el mundo para poder nombrarlo. Tocar el mundo sin...
Leer más

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más