Cuando no se tiene nada que decir

Hace unos días he tenido noticia de que una amiga ha sufrido, por decirlo de algún modo, un asalto con saqueo de palabras en su blog y un plagio en toda regla. La sorpresa no puedo decir que sea mayúscula, pues es un procedimiento que está a la orden del día. De hecho, no hace mucho viví casi en directo la sorpresa del jurado de un importante certamen literario que comprobó que uno de sus autores premiados en la edición anterior lo practicaba con asiduidad, y tomando textos no de mindundis como nosotros, algo que siempre es más difícil de detectar (aunque cada vez menos, con tantos buscadores eficientes que tenemos al alcance), sino de autores célebres tal que el mismísimo Manuel Mújica Laínez. La verdad, no entiendo el riesgo de desprestigio personal y profesional que se corre por unos euros de más y una foto con diploma tras el fallo (con perdón).

Quizás todo se deba a esa insana necesidad que tenemos los humanos de destacar como sea, de que nos lean y nos alaben aunque no nos pertenezcan los textos que aireamos; a un tonto empeño en ganar en visibilidad y que nos aplaudan; al hambre de éxito. Un éxito, hay que dejar claro, momentáneo dado que hoy en día todo es fugaz y pasajero, incluso la gloria. Igual, sabiendo eso, entienden los plagiadores que, después de un ligero bochorno, podrán volver a las andadas, pues nadie se acordará de su anterior tropelía.

La cuestión es que también la semana pasada, por una cuestión que no viene al caso, pero hablando en concreto de Saramago, encontré una frase suya (o que se le atribuye: no quiero hacerlo pasar por plagiador) hablando de su larga etapa improductiva, «Sencillamente no tenía algo que decir y cuando no se tiene algo que decir lo mejor es callar», variante de un sabio proverbio que expresa algo así como «Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo digas»; sentencia que bien podríamos aplicarnos más de uno para que luego no se produzca otro fenómeno del que me gustaría hablar a continuación, y es lo poco que admitimos las opiniones negativas.

Vale que hay gente que puede ser desagradable en sus palabras, y la mala educación es inaceptable en cualquier circunstancia. Siempre se afirma que una buena mala crítica, si es constructiva, debería aceptarse con elegancia y humildad y para bien, pues nos servirá de aprendizaje. Pero tengo comprobado que hay veces en que te solicitan (hablo de redes sociales, que más que redes a veces son verdaderas telarañas venenosas) tu sincero veredicto sobre un texto, novela, poema o plagio, y cuando con buenas palabras viertes esa opinión requerida y no es del agrado del solicitante o «solicitanta» de dicha opinión, se produce una reacción airada que termina en bloqueo real o virtual con insultos previos al inocente crítico que, además, son aplaudidos por la cohorte de lectores allegados al demandante o «demandanta» de la opinión de marras.

En fin, que un poco de eso me apetecía hablar hoy, de lo infantiles que somos en algunos aspectos, del insano orgullo de nuestros pequeños corazoncitos de artistas frustrados, de la vanidad de este mundo en el que, queramos o no, muchos son los llamados, pocos los elegidos. Ya el tiempo se encargará de la criba.

Lo malo es que nosotros no lo veremos.

 

Elena Marqués

Cuando no se tiene nada que decir

estoy de acuerdo contigo

Hola Elena. Como escritora que trabaja con ahínco para llevar a cabo su labor, me resulta insoportable que otros, (escritores), se opropien,por no decir te roben, el resultado de tu empeño.
Por mi parte, yo también defiendo la crítica, bien sea buena o mala. Incluso creo que la única que te hace crecer es la mala, o simplemente la real.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más

Keith Landdon. Memorias no autorizadas

Entre las últimas novedades literarias, donde siempre se cuela algún texto primerizo que jamás debería haberse publicado, he tenido la enorme fortuna de encontrarme con Raül Vaca Rey y su Keith Landdon. Memorias no autorizadas; una novela sincera, innovadora, arriesgada, tanto en su formato como en...
Leer más

Ai(m)ée

Tras la imagen del mudo grito que preside la cubierta del libro, diseñada por el mismo Florencio Luque quién sabe si para retratar a la protagonista de este poemario, se reproduce el quejido en sí de la voz poética: un soliloquio ante el oído del psicoanalista en que el lector quisiera convertirse....
Leer más

Secreta luz

Treinta poemas. Treinta poemas bastan para comprobar que Victoria León no solo domina la poesía y conoce la tradición poética (el ritmo clásico de endecasílabos, heptasílabos y alejandrinos, así como las referencias a Dante en el título de uno de los poemas, más otras alusiones grecolatinas en...
Leer más

Los ojos vendados

Con Los ojos vendados inicio mi aproximación a la escritora estadounidense Siri Hustvedt. Se trata, además, de su ópera prima, publicada en 1992 y reeditada recientemente por Seix Barral. De hecho, algunos elementos con los que he tropezado en su lectura me parecen un poco bisoños (detecto cierto...
Leer más

El año de la luna azul

Tras Cartas a Siracusa (Arcopress, 2015), Lucía Feliu regresa a la escena literaria con un nuevo thriller que nos sumerge en una acción trepidante desde las primeras líneas. De hecho, comienza Feliu la narración in media res, en un punto especialmente intrigante en el desarrollo de la historia,...
Leer más

La memoria donde ardía

Aunque la cita de Antonio Porchia «Quien ha visto vaciarse todo, casi sabe de qué se llena todo» precede al primero de los cuentos de La memoria donde ardía (Páginas de Espuma, 2019), bien podía servir de frontispicio al corpus completo del último libro de Socorro Venegas; un volumen atravesado por...
Leer más

Áspera seda de la muerte

Que vamos a adentrarnos en una «historia sobre mujeres» lo anuncia el escueto preámbulo con que se inicia el último libro de Francisco Gallardo, Áspera seda de la muerte, obra con la que obtuvo el XXI Premio de Novela Ciudad de Badajoz, así como que se nos recluirá en un espacio amurallado (buena...
Leer más

Sobre los huesos de los muertos

Resulta difícil juzgar a un autor, en este caso autora, por una sola obra. Especialmente cuando a dicha autora acaban de concederle el premio Nobel y, aunque la novela tiene sus muchos puntos encomiables, tampoco te parece perfecta. También cuando, leyendo lo que se dice de ella (me refiero a Sobre...
Leer más

Para explicar la nieve

Tras una solvente y extensa andadura lírica avalada por importantes galardones (premios Gerardo Diego, Jaime Gil de Biedma, Tardor, Kutxa-Ciudad de Irún…), con Para explicar la nieve obtuvo Santos Domínguez el Ángaro de Poesía en 2009. Ya el título representa la misma esencia de la indagación...
Leer más