Cuando no se tiene nada que decir

Hace unos días he tenido noticia de que una amiga ha sufrido, por decirlo de algún modo, un asalto con saqueo de palabras en su blog y un plagio en toda regla. La sorpresa no puedo decir que sea mayúscula, pues es un procedimiento que está a la orden del día. De hecho, no hace mucho viví casi en directo la sorpresa del jurado de un importante certamen literario que comprobó que uno de sus autores premiados en la edición anterior lo practicaba con asiduidad, y tomando textos no de mindundis como nosotros, algo que siempre es más difícil de detectar (aunque cada vez menos, con tantos buscadores eficientes que tenemos al alcance), sino de autores célebres tal que el mismísimo Manuel Mújica Laínez. La verdad, no entiendo el riesgo de desprestigio personal y profesional que se corre por unos euros de más y una foto con diploma tras el fallo (con perdón).

Quizás todo se deba a esa insana necesidad que tenemos los humanos de destacar como sea, de que nos lean y nos alaben aunque no nos pertenezcan los textos que aireamos; a un tonto empeño en ganar en visibilidad y que nos aplaudan; al hambre de éxito. Un éxito, hay que dejar claro, momentáneo dado que hoy en día todo es fugaz y pasajero, incluso la gloria. Igual, sabiendo eso, entienden los plagiadores que, después de un ligero bochorno, podrán volver a las andadas, pues nadie se acordará de su anterior tropelía.

La cuestión es que también la semana pasada, por una cuestión que no viene al caso, pero hablando en concreto de Saramago, encontré una frase suya (o que se le atribuye: no quiero hacerlo pasar por plagiador) hablando de su larga etapa improductiva, «Sencillamente no tenía algo que decir y cuando no se tiene algo que decir lo mejor es callar», variante de un sabio proverbio que expresa algo así como «Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo digas»; sentencia que bien podríamos aplicarnos más de uno para que luego no se produzca otro fenómeno del que me gustaría hablar a continuación, y es lo poco que admitimos las opiniones negativas.

Vale que hay gente que puede ser desagradable en sus palabras, y la mala educación es inaceptable en cualquier circunstancia. Siempre se afirma que una buena mala crítica, si es constructiva, debería aceptarse con elegancia y humildad y para bien, pues nos servirá de aprendizaje. Pero tengo comprobado que hay veces en que te solicitan (hablo de redes sociales, que más que redes a veces son verdaderas telarañas venenosas) tu sincero veredicto sobre un texto, novela, poema o plagio, y cuando con buenas palabras viertes esa opinión requerida y no es del agrado del solicitante o «solicitanta» de dicha opinión, se produce una reacción airada que termina en bloqueo real o virtual con insultos previos al inocente crítico que, además, son aplaudidos por la cohorte de lectores allegados al demandante o «demandanta» de la opinión de marras.

En fin, que un poco de eso me apetecía hablar hoy, de lo infantiles que somos en algunos aspectos, del insano orgullo de nuestros pequeños corazoncitos de artistas frustrados, de la vanidad de este mundo en el que, queramos o no, muchos son los llamados, pocos los elegidos. Ya el tiempo se encargará de la criba.

Lo malo es que nosotros no lo veremos.

 

Elena Marqués

Cuando no se tiene nada que decir

buy cialis online in us Lekscuche

Viagra Samples From Doctor Reargermum [url=https://bansocialism.com/]cialis buy[/url] preonsispome Viagra Quanto Prima

estoy de acuerdo contigo

Hola Elena. Como escritora que trabaja con ahínco para llevar a cabo su labor, me resulta insoportable que otros, (escritores), se opropien,por no decir te roben, el resultado de tu empeño.
Por mi parte, yo también defiendo la crítica, bien sea buena o mala. Incluso creo que la única que te hace crecer es la mala, o simplemente la real.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Nunca debiste atravesar esos parajes

«Dicen que matar a una persona no es sencillo. De mis primeras clases recuerdo aquello de que el asesinato es una interacción entre el criminal y su víctima. Cuando vienes de una familia como la mía, la muerte adquiere un carácter cotidiano, tanto como el de la fruta o las pantallas de...
Leer más

De Homero y otros dioses

El año que se apaga, si dejamos a un lado crisis y pandemia, que no sé hasta qué punto es eso posible, se ha convertido en una continua celebración para dos filólogas llamadas como mi primogénita. No pasa una sola semana sin que salte el nombre de una de ellas en medios y redes, ya sea por verse...
Leer más

Trigo limpio

La verdad es que no sé por dónde empezar. Porque la novela ganadora del Premio Biblioteca Breve 2021 es tan ambiciosa, compleja y a la vez hipnótica que todo lo que diga en estas pocas líneas no alcanzará a explicar ni levemente lo que he experimentado en el camino. Simplificando mucho, Trigo...
Leer más

La hija del barquero

Con lo mucho que me gusta huir de la realidad, con lo que me apetece siempre tirar de la imaginación e inmiscuirme en vidas muy distintas a la mía a través de la ficción, últimamente solo me rondan proyectos biográficos. Que no se me malinterprete. Parece que he arrancado con una queja, o una...
Leer más

Días extravagantes

Desde la palabra «Existo» con que se inicia la novela Días extravagantes, de la escritora sevillana María del Monte Vallés, uno ya se pone en guardia. Y más aún al enfrentarse a la descripción del espacio en el que esa voz narradora dice existir, que parece una campana de laboratorio, un lugar...
Leer más

Rebecca

«Anoche soñé que volvía a Manderley». No sé si podría considerarse un comienzo digno de esas célebres listas que recogen los mejores arranques novelísticos, pero sí creo que continúa siendo uno de los más conocidos en la historia de la literatura y del cine. Y es que muchos lo escucharemos...
Leer más

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más