Cruzando lo invisible

El arco. Una mujer. Unos ojos oscuros. Un aroma oriental de especias y pachuli. La yesería conserva la magia de otros siglos. Algo incómodo, me paro a contemplarla.

Los ojos de la joven me taladran la nuca. Me vuelvo muy despacio y no la veo, aunque sé que está allí, hablando de atravesar el umbral y asentar nuestros fueros en Granada, entre los naranjos amargos del otoño y los cipreses de un carmen escondido. Ella trenzará coronas con ramas de aligustres y evónimos, me ofrecerá dátiles y xarab, me acompañará hasta una fuente donde calmar la sed que me devora.

Miro de nuevo el patio. Observo las estatuas. Hay un silencio insólito, un fulgor que se esparce desde el yeso que talló el alarife.

Accedo a la sala donde se exhibe el arte visigodo. Rodeo una columna. El suelo amarillento titila levemente. Un rayo diminuto de sol vence la tela blanca de una cortina espesa. Hay restos de tumbas, leyendas en los expositores que se nublan cuando intento leerlas. Los nombres de las basílicas donde encontraron las piezas de cerámica no me suenan de nada. Tampoco reconozco los signos que lo explican.

Busco el folleto que me dieron al entrar. Un plano, un laberinto que distingue por colores las zonas y los patios. ¿Eso podría ayudarme?

Desde dentro observo las estatuas, a Afrodita agachada, los pliegues de su piel. Intuyo la dureza del mármol, lo frío de sus ojos. Sus ojos.

 

El arco, una mujer. Sin voz me susurra que la acompañe. Que deje de admirar los toscos capiteles y el resto de las piezas. Que no examine las paredes, ni me interese por lo que sostienen las ménsulas por encima de mi coronilla, ni intente explicarme la técnica empleada en ese arco que me atrae como el pan al hambriento porque no es una puerta de este mundo, sino un paso sagrado a lo invisible.

De un manotazo rechazo esas ideas. Había leído que era singular, un resto mudéjar que Hernán Ruiz no derribó al remodelar el palacio. Nada dice en la guía de que sea una abertura al Paraíso.

El brillo del suelo se me hace insoportable. De dónde viene esta luz, me pregunto. Es como si el sol del desierto brotara entre las losas, que ya no son tan frías, ni tan duras, sino una duna móvil y brillante en la que hundo mis pies.

 

El arco. Una mujer. Sus ojos me sonríen. Pienso que la locura es esa puerta; que, si cruzo el umbral, no existirá el regreso. Que Córdoba será de nuevo un edén de almunias y de huertas entre el barrio de Levante y el de Fátima.

Echo un último vistazo a los carteles, que nada significan. Intento hablar y de mi boca salen palabras en un idioma insólito. «Mar Haban», se escapa de mis labios. «Ahlan wa sahlan», musita ella.

Y, al tenderme la mano, sé que llego a Yannat al-khuld y le sonrío.

Elena Marqués

III Premio en el XIII Concurso de Relato Breve Museo Arqueológico de Córdoba

Cruzando lo invisible

"Cruzando lo invisible"

Una visita de ensueño contada con lenguaje delicado y dulce cadencia. Me he visto cruzando las salas del palacio y he creído encontrar la puerta que es un "paso sagrado a lo invisible", "una abertura al Paraíso ". Una delicia, Elena. Enhorabuena, maestra.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Animales del parque

Animales del parque, segundo libro de cuentos de Mila Guerrero, se inicia con unas palabras preliminares de la propia autora sobre lo que habrá de venir. Y, si bien nos avisa de que hablará de padres y madres, de las angustias y sinsabores (junto a, también, la extrema felicidad, todo hay que...
Leer más

Manifiesto por la lectura

El opúsculo Manifiesto por la lectura, del fenómeno literario (entiéndase en el buen sentido) Irene Vallejo, fue concebido como preámbulo de un Pacto por el Libro demandado por el sector. Algo que dice mucho de nuestro país, que haya que incitarnos a sumergirnos en un texto y recordar las múltiples...
Leer más

La forastera

Que la protagonista de la narración va a ser una mujer enfrentada a un problema (¿les parece poco la lucha por la supervivencia?) ya lo anuncia el título. Su historia, la historia de Angie, es narrada en primera persona, en un expresivo presente[1] en el que la acompañamos sin darnos cuenta. Con un...
Leer más

La acústica de los iglús

Por circunstancias que prefiero no contar, porque me dejarían en ridículo, no he leído La acústica de los iglús hasta hace unos días. Y, aunque había escuchado magníficas críticas sobre la ópera prima de Almudena Sánchez, que quedó finalista en premios tan prestigiosos como el Ojo Crítico y el...
Leer más

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más