Cruzando lo invisible

El arco. Una mujer. Unos ojos oscuros. Un aroma oriental de especias y pachuli. La yesería conserva la magia de otros siglos. Algo incómodo, me paro a contemplarla.

Los ojos de la joven me taladran la nuca. Me vuelvo muy despacio y no la veo, aunque sé que está allí, hablando de atravesar el umbral y asentar nuestros fueros en Granada, entre los naranjos amargos del otoño y los cipreses de un carmen escondido. Ella trenzará coronas con ramas de aligustres y evónimos, me ofrecerá dátiles y xarab, me acompañará hasta una fuente donde calmar la sed que me devora.

Miro de nuevo el patio. Observo las estatuas. Hay un silencio insólito, un fulgor que se esparce desde el yeso que talló el alarife.

Accedo a la sala donde se exhibe el arte visigodo. Rodeo una columna. El suelo amarillento titila levemente. Un rayo diminuto de sol vence la tela blanca de una cortina espesa. Hay restos de tumbas, leyendas en los expositores que se nublan cuando intento leerlas. Los nombres de las basílicas donde encontraron las piezas de cerámica no me suenan de nada. Tampoco reconozco los signos que lo explican.

Busco el folleto que me dieron al entrar. Un plano, un laberinto que distingue por colores las zonas y los patios. ¿Eso podría ayudarme?

Desde dentro observo las estatuas, a Afrodita agachada, los pliegues de su piel. Intuyo la dureza del mármol, lo frío de sus ojos. Sus ojos.

 

El arco, una mujer. Sin voz me susurra que la acompañe. Que deje de admirar los toscos capiteles y el resto de las piezas. Que no examine las paredes, ni me interese por lo que sostienen las ménsulas por encima de mi coronilla, ni intente explicarme la técnica empleada en ese arco que me atrae como el pan al hambriento porque no es una puerta de este mundo, sino un paso sagrado a lo invisible.

De un manotazo rechazo esas ideas. Había leído que era singular, un resto mudéjar que Hernán Ruiz no derribó al remodelar el palacio. Nada dice en la guía de que sea una abertura al Paraíso.

El brillo del suelo se me hace insoportable. De dónde viene esta luz, me pregunto. Es como si el sol del desierto brotara entre las losas, que ya no son tan frías, ni tan duras, sino una duna móvil y brillante en la que hundo mis pies.

 

El arco. Una mujer. Sus ojos me sonríen. Pienso que la locura es esa puerta; que, si cruzo el umbral, no existirá el regreso. Que Córdoba será de nuevo un edén de almunias y de huertas entre el barrio de Levante y el de Fátima.

Echo un último vistazo a los carteles, que nada significan. Intento hablar y de mi boca salen palabras en un idioma insólito. «Mar Haban», se escapa de mis labios. «Ahlan wa sahlan», musita ella.

Y, al tenderme la mano, sé que llego a Yannat al-khuld y le sonrío.

Elena Marqués

III Premio en el XIII Concurso de Relato Breve Museo Arqueológico de Córdoba

Cruzando lo invisible

"Cruzando lo invisible"

Una visita de ensueño contada con lenguaje delicado y dulce cadencia. Me he visto cruzando las salas del palacio y he creído encontrar la puerta que es un "paso sagrado a lo invisible", "una abertura al Paraíso ". Una delicia, Elena. Enhorabuena, maestra.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más