Crónica de otra muerte anunciada

Es tan triste tener que asistir a eventos como estos… Por mucho que la música, la poesía, la fotografía y el teatro intenten suavizarlo, el motivo que ayer nos convocó a cualquiera lo sumerge en una rabia inmensa.

El 25 de noviembre se celebra el Día Internacional contra la Violencia a la Mujer. Este año, lazos y manos morados e hileras de zapatos rojos han llenado nuestras calles y foros para recordarnos las tantísimas víctimas que la sinrazón, en pleno siglo XXI, aún nos deja. Sin ir más lejos, cuando estábamos casi a punto de dar fin al acto organizado por el grupo Electra y el Excelentísimo Ayuntamiento de La Rinconada, la concejala de Igualdad y Mayores, Noelia Ramírez, nos comunicaba el amargo final de otra mujer, una nueva víctima, a tan solo unos kilómetros de donde nos encontrábamos.

El lugar para reunirnos no podía ser más apropiado: un salón de actos agradable en la recién rehabilitada Hacienda Santa Cruz atendido en todo momento por Raúl, el mejor técnico de luz y sonido (y lo que se tercie) del mundo; Luis, anfitrión ejemplar que nos enseñó las distintas salas de la biblioteca (así cualquiera estudia); y, por supuesto, el grupo Electra, compuesto por el mismo Luis y por los escritores Míriam Nisa, Carlos Rivero y Alejandro Lérida, quienes, con su increíble poder de convocatoria, consiguieron que acudiera una artista como Marta Moreno y nos emocionara desde el principio. Confieso que, en mi caso, porque culminó su faena con un tema que yo, de joven, cantaba y tocaba a la guitarra con más fervor que acierto; pero la voz de Alfonsina, y la voz del mar, siempre acaban por salarme las mejillas.

Y no nos dio mucho tiempo a reponernos, pues, aunque fuera nos esperaba un pequeño paréntesis  de Albinoni y Pachelbel tras un minuto de silencio por las víctimas y Míriam Nisa con su voz poética y la más bronca y, por qué no decirlo, cabreada de Carlos Rivero pidiendo el fin de esta masacre, al regresar, Alicia Bermejo no estremeció, sentada en una silla y descalza, con un monólogo intenso y desgarrador de Franca Rame y Darío Ro. Y ahí sí que se hizo el silencio. Y el silencio se hizo sangre.

Sobran palabras, y a más de uno le costó pronunciarlas después cuando le tocó el turno en el estrado. Las entreversadas Rocío Hernández Triano, Míriam Palma y Esperanza García Guerrero rompieron como pudieron el hielo, y luego Carmen Valladolid, a la que adoro porque es poesía pura y alegría, y luego subí yo, tímida entre tanto artista de verdad, para leer un poema y, por qué no, también un cuento (así soy, amante de la prosa en el buen sentido), y Noelia Serradilla, que no busca príncipes azules porque ha entendido que ella es su mujer ideal.

Para mí que Mayte Sanz también lo sabe, y, si no, nosotros se lo confirmamos, pues su voz nos dejó con un punto y aparte y el deseo confiado de que la primera canción que entonó (no recuerdo el nombre, pero sí sus palabras) no vuelva a sonar más en ninguna parte del mundo, pues, desaparecida la realidad, es inútil mantener el signo que lo señale.

Por último, siete de las componentes del grupo Lunas Teatro, dirigidas por Pablo Leira Doce, interpretaron a Lorca y a la mujer en un nuevo escenario entre el público para ceder la palabra a Silvia Torres en representación de la Fundación Ana Bella, el mejor testimonio del sufrimiento de las mujeres, pero también de la esperanza de la supervivencia.

¿Qué me gustaría añadir? Que para mí será un placer participar en cada acto que este grupo tan especial (me refiero a los electrizantes de Electra) promueva, aunque preferiría que el año que viene no hubiera necesidad de reunirnos para sembrar de zapatos rojos y manos pidiendo ayuda ninguna calle, ningún trozo de césped. Ningún corazón roto por el pasmo de escuchar lo que nunca debiera.

Elena Marqués

Crónica de otra muerte anunciada

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Mala letra

Quienes empezamos a escribir generalmente nos decantamos por formas cortas, e incluso nos sumergimos con arrojo en la poesía (qué ilusos) confiados en que la dimensión nos facilitará el asunto. Sin embargo, no es el relato género fácil, ni sencillo resulta agruparlos en un volumen y conseguir con...
Leer más

Pequeños versos furiosos

En la pasada feria del libro de Bormujos, celebrada en noviembre, se presentó la obra de Lola Almeyda Pequeños versos furiosos. Por la amistad que me une con la autora, me pidió fuera su maestra de ceremonias; algo a lo que no me podía negar porque era para mí un orgullo y, por supuesto, porque,...
Leer más

Lloverá sobre tu nombre

Tengo entre las manos un libro de poemas. Al abrirlo, encuentro una voz familiar que no piensa enmudecer así caiga el diluvio. El agua que de él dimana, hecha orbayo, calabobos o galerna (así van aumentando sus versos en belleza e intensidad), es una lluvia que riega plazas donde alguna vez (aún...
Leer más

Instrucciones para cuando anochezca

Puesto que Lola Almeyda es prácticamente capaz de escribir de casi todo, y con una profundidad y una sabiduría que más de uno quisiera para sí, acepto estas instrucciones (algunas en un tono quizás demasiado imperativo, acostumbrados como estamos a desoír siempre), dando por seguro que las habré de...
Leer más

El azar y viceversa

¿Qué puedo añadir a lo que ya se ha escrito sobre este libro? Mucho me lo habían recomendado, y alabado; pero, como se suele decir, verlo (o leerlo) para creerlo. Yo, que reconozco mi debilidad por los personajes desgraciados (aunque en su descargo diré que el protagonista de El azar y viceversa...
Leer más

El diablo en el cuerpo

Que la voz de Isabel II, «la de los Tristes Destinos», aquella reina gorda, chata y castiza tan dada a los escándalos, se alce desde el Purgatorio es algo con lo que no contaba al enfrentarme a El diablo en el cuerpo. Ese hecho ya me hace estar atenta desde el principio. No por nada, sino porque me...
Leer más

Palabra de sal

Palabra de sal, primera novela de la joven escritora granadina Mónica Collado, tiene, entre sus muchas cualidades, la de enfrentarnos a una historia atemporal (válganos su primera frase: «Echada en la noche, abandonada a mis pensamientos, el tiempo parecía no existir»), apoyada en los ciclos de la...
Leer más

Los refugios que olvidamos

 El jueves 20 de octubre tuve el enorme compromiso de acompañar a Jesús Cárdenas en la presentación de su nuevo libro; un acto en el Café Cicus amenizado por la lectura de sus versos a cargo de poetas y amigos como María José Collado, Vito Domínguez, Pilar Alcalá, Juan Martínez Iglesias...
Leer más

Tres mil viajes al sur

Josefa. Alberta. Blessing. Esperanza. Cuatro historias que transcurren en el sur, cuatro vidas que comparten un espacio luminoso y cerrado del que salir parece imposible. En esa lucha se debaten sus protagonistas. Una lucha real, pues no hay en ninguna de ellas una actitud pasiva, si bien a Josefa...
Leer más

El derbi final

El martes 4 de octubre asistí a la presentación del libro colectivo El derbi final, subtitulado con la advertencia «Relatos sobre la rivalidad del fútbol sevillano». La Fundación Cruzcampo acogió un acto multitudinario en el que no faltaron algunos de los máximos protagonistas del deporte...
Leer más