Crónica de otra muerte anunciada

Es tan triste tener que asistir a eventos como estos… Por mucho que la música, la poesía, la fotografía y el teatro intenten suavizarlo, el motivo que ayer nos convocó a cualquiera lo sumerge en una rabia inmensa.

El 25 de noviembre se celebra el Día Internacional contra la Violencia a la Mujer. Este año, lazos y manos morados e hileras de zapatos rojos han llenado nuestras calles y foros para recordarnos las tantísimas víctimas que la sinrazón, en pleno siglo XXI, aún nos deja. Sin ir más lejos, cuando estábamos casi a punto de dar fin al acto organizado por el grupo Electra y el Excelentísimo Ayuntamiento de La Rinconada, la concejala de Igualdad y Mayores, Noelia Ramírez, nos comunicaba el amargo final de otra mujer, una nueva víctima, a tan solo unos kilómetros de donde nos encontrábamos.

El lugar para reunirnos no podía ser más apropiado: un salón de actos agradable en la recién rehabilitada Hacienda Santa Cruz atendido en todo momento por Raúl, el mejor técnico de luz y sonido (y lo que se tercie) del mundo; Luis, anfitrión ejemplar que nos enseñó las distintas salas de la biblioteca (así cualquiera estudia); y, por supuesto, el grupo Electra, compuesto por el mismo Luis y por los escritores Míriam Nisa, Carlos Rivero y Alejandro Lérida, quienes, con su increíble poder de convocatoria, consiguieron que acudiera una artista como Marta Moreno y nos emocionara desde el principio. Confieso que, en mi caso, porque culminó su faena con un tema que yo, de joven, cantaba y tocaba a la guitarra con más fervor que acierto; pero la voz de Alfonsina, y la voz del mar, siempre acaban por salarme las mejillas.

Y no nos dio mucho tiempo a reponernos, pues, aunque fuera nos esperaba un pequeño paréntesis  de Albinoni y Pachelbel tras un minuto de silencio por las víctimas y Míriam Nisa con su voz poética y la más bronca y, por qué no decirlo, cabreada de Carlos Rivero pidiendo el fin de esta masacre, al regresar, Alicia Bermejo no estremeció, sentada en una silla y descalza, con un monólogo intenso y desgarrador de Franca Rame y Darío Ro. Y ahí sí que se hizo el silencio. Y el silencio se hizo sangre.

Sobran palabras, y a más de uno le costó pronunciarlas después cuando le tocó el turno en el estrado. Las entreversadas Rocío Hernández Triano, Míriam Palma y Esperanza García Guerrero rompieron como pudieron el hielo, y luego Carmen Valladolid, a la que adoro porque es poesía pura y alegría, y luego subí yo, tímida entre tanto artista de verdad, para leer un poema y, por qué no, también un cuento (así soy, amante de la prosa en el buen sentido), y Noelia Serradilla, que no busca príncipes azules porque ha entendido que ella es su mujer ideal.

Para mí que Mayte Sanz también lo sabe, y, si no, nosotros se lo confirmamos, pues su voz nos dejó con un punto y aparte y el deseo confiado de que la primera canción que entonó (no recuerdo el nombre, pero sí sus palabras) no vuelva a sonar más en ninguna parte del mundo, pues, desaparecida la realidad, es inútil mantener el signo que lo señale.

Por último, siete de las componentes del grupo Lunas Teatro, dirigidas por Pablo Leira Doce, interpretaron a Lorca y a la mujer en un nuevo escenario entre el público para ceder la palabra a Silvia Torres en representación de la Fundación Ana Bella, el mejor testimonio del sufrimiento de las mujeres, pero también de la esperanza de la supervivencia.

¿Qué me gustaría añadir? Que para mí será un placer participar en cada acto que este grupo tan especial (me refiero a los electrizantes de Electra) promueva, aunque preferiría que el año que viene no hubiera necesidad de reunirnos para sembrar de zapatos rojos y manos pidiendo ayuda ninguna calle, ningún trozo de césped. Ningún corazón roto por el pasmo de escuchar lo que nunca debiera.

Elena Marqués

Crónica de otra muerte anunciada

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Andar sin ruido

Soy una enamorada del cuento y del silencio, no sé si en ese orden, así que más tarde o más temprano tenía que leer este libro. El azar y septiembre se confabularon de tal forma que acabé en su primera presentación en Sevilla, con una librería Casa Tomada «tomada» por una multitud ávida de leer a...
Leer más

La huella de las ausencias. Un relato sobre Walada

«Recuerdo que los años después de tu muerte deseé en ocasiones la mía sólo para poder encontrarme contigo en el paraíso». Con estas palabras empieza la narración de Walada, y es mucho lo que en ese instante se abre ante nuestros ojos: además de la voz singular y poética de la instruida y orgullosa...
Leer más

Héroes rotos

Inauguramos la temporada de la Tertulia Gastro-Literaria El Caldero por todo lo alto, preguntándonos qué es un héroe (primera frase de la novela) y ansiosos por conocer el desarrollo de la particular liga de la justicia a la que nos enfrenta el escritor uruguayo Joaquín Dholdan. E imagino que,...
Leer más

Bajo tus pies la ciudad

Siempre he envidiado lo que se da en llamar «el mundo rural». Identificaba el paraíso perdido con esos espacios pequeños rodeados de cultivos y campos, con casas en lugar de edificios, donde podía uno vencer la pereza y salir a caminar acompañado únicamente del silencio para, debajo de un árbol,...
Leer más

Ninguna parte

Conocí al autor de Ninguna parte a través de otra poeta amiga, María José Collado, en La Isla de Siltolá, donde al autor presentó esta obra y Motivos personales, y, aunque era la primera vez que escuchaba a José Luis Morante (por supuesto, ya aprovechamos Lola Almeyda y yo para invitarlo a La...
Leer más

Había mucha neblina o humo o no sé qué

 Es difícil hacer una reseña de un libro complejo como este. Tan complejo como que el último capítulo ni siquiera podemos leerlo, pues está escrito en el lenguaje del bosque, la lengua de los mixes; un pueblo indígena que se asienta en el estado de Oaxaca y en la sierra norte de Guerrero; una...
Leer más

El día a día

Hay tiempos difíciles para vivir. O para sobrevivir. Las circunstancias se complican, todo lo que nos rodea se vuelve hostil, y ni siquiera la infancia se libra de ello. El día a día, quinta novela de la santanderina Eva Monzón, narra la historia de dos hermanos separados por esas circunstancias...
Leer más

La gran ola

«Esperaba el golpe. Lo había visto venir desde hacía semanas, como un guante gigante de boxeo avanzando por el horizonte al encuentro inexorable de su mejilla.»    Con estas palabras empieza La gran ola de Daniel Ruiz García (Premio Tusquets de Novela 2016), marcando el tono de lo que va...
Leer más

La danza de los espejos enfrentados

Pocas cosas hay tan antiguas como intentar ahogar las penas en un vaso de güisqui, pocas tan habituales como refugiarse entre las paredes de un bar y trabar con sus habitantes esa relación de intimidad apropiada para la confesión de cuitas y el encuentro con uno mismo. Aunque el Drop que traza...
Leer más

La historia de Sevilla en 80 objetos

La joven editorial El Paseo viene pisando fuerte, o apostando sobre seguro. En esta ocasión, después de publicar otro de los divertidos episodios del conocido como «el Rancio Sevillano», no se ha equivocado con el fichaje de Manuel Jesús Roldán, que nos resume La historia de Sevilla en 80...
Leer más