Crónica de otra muerte anunciada

Es tan triste tener que asistir a eventos como estos… Por mucho que la música, la poesía, la fotografía y el teatro intenten suavizarlo, el motivo que ayer nos convocó a cualquiera lo sumerge en una rabia inmensa.

El 25 de noviembre se celebra el Día Internacional contra la Violencia a la Mujer. Este año, lazos y manos morados e hileras de zapatos rojos han llenado nuestras calles y foros para recordarnos las tantísimas víctimas que la sinrazón, en pleno siglo XXI, aún nos deja. Sin ir más lejos, cuando estábamos casi a punto de dar fin al acto organizado por el grupo Electra y el Excelentísimo Ayuntamiento de La Rinconada, la concejala de Igualdad y Mayores, Noelia Ramírez, nos comunicaba el amargo final de otra mujer, una nueva víctima, a tan solo unos kilómetros de donde nos encontrábamos.

El lugar para reunirnos no podía ser más apropiado: un salón de actos agradable en la recién rehabilitada Hacienda Santa Cruz atendido en todo momento por Raúl, el mejor técnico de luz y sonido (y lo que se tercie) del mundo; Luis, anfitrión ejemplar que nos enseñó las distintas salas de la biblioteca (así cualquiera estudia); y, por supuesto, el grupo Electra, compuesto por el mismo Luis y por los escritores Míriam Nisa, Carlos Rivero y Alejandro Lérida, quienes, con su increíble poder de convocatoria, consiguieron que acudiera una artista como Marta Moreno y nos emocionara desde el principio. Confieso que, en mi caso, porque culminó su faena con un tema que yo, de joven, cantaba y tocaba a la guitarra con más fervor que acierto; pero la voz de Alfonsina, y la voz del mar, siempre acaban por salarme las mejillas.

Y no nos dio mucho tiempo a reponernos, pues, aunque fuera nos esperaba un pequeño paréntesis  de Albinoni y Pachelbel tras un minuto de silencio por las víctimas y Míriam Nisa con su voz poética y la más bronca y, por qué no decirlo, cabreada de Carlos Rivero pidiendo el fin de esta masacre, al regresar, Alicia Bermejo no estremeció, sentada en una silla y descalza, con un monólogo intenso y desgarrador de Franca Rame y Darío Ro. Y ahí sí que se hizo el silencio. Y el silencio se hizo sangre.

Sobran palabras, y a más de uno le costó pronunciarlas después cuando le tocó el turno en el estrado. Las entreversadas Rocío Hernández Triano, Míriam Palma y Esperanza García Guerrero rompieron como pudieron el hielo, y luego Carmen Valladolid, a la que adoro porque es poesía pura y alegría, y luego subí yo, tímida entre tanto artista de verdad, para leer un poema y, por qué no, también un cuento (así soy, amante de la prosa en el buen sentido), y Noelia Serradilla, que no busca príncipes azules porque ha entendido que ella es su mujer ideal.

Para mí que Mayte Sanz también lo sabe, y, si no, nosotros se lo confirmamos, pues su voz nos dejó con un punto y aparte y el deseo confiado de que la primera canción que entonó (no recuerdo el nombre, pero sí sus palabras) no vuelva a sonar más en ninguna parte del mundo, pues, desaparecida la realidad, es inútil mantener el signo que lo señale.

Por último, siete de las componentes del grupo Lunas Teatro, dirigidas por Pablo Leira Doce, interpretaron a Lorca y a la mujer en un nuevo escenario entre el público para ceder la palabra a Silvia Torres en representación de la Fundación Ana Bella, el mejor testimonio del sufrimiento de las mujeres, pero también de la esperanza de la supervivencia.

¿Qué me gustaría añadir? Que para mí será un placer participar en cada acto que este grupo tan especial (me refiero a los electrizantes de Electra) promueva, aunque preferiría que el año que viene no hubiera necesidad de reunirnos para sembrar de zapatos rojos y manos pidiendo ayuda ninguna calle, ningún trozo de césped. Ningún corazón roto por el pasmo de escuchar lo que nunca debiera.

Elena Marqués

Crónica de otra muerte anunciada

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Nunca debiste atravesar esos parajes

«Dicen que matar a una persona no es sencillo. De mis primeras clases recuerdo aquello de que el asesinato es una interacción entre el criminal y su víctima. Cuando vienes de una familia como la mía, la muerte adquiere un carácter cotidiano, tanto como el de la fruta o las pantallas de...
Leer más

De Homero y otros dioses

El año que se apaga, si dejamos a un lado crisis y pandemia, que no sé hasta qué punto es eso posible, se ha convertido en una continua celebración para dos filólogas llamadas como mi primogénita. No pasa una sola semana sin que salte el nombre de una de ellas en medios y redes, ya sea por verse...
Leer más

Trigo limpio

La verdad es que no sé por dónde empezar. Porque la novela ganadora del Premio Biblioteca Breve 2021 es tan ambiciosa, compleja y a la vez hipnótica que todo lo que diga en estas pocas líneas no alcanzará a explicar ni levemente lo que he experimentado en el camino. Simplificando mucho, Trigo...
Leer más

La hija del barquero

Con lo mucho que me gusta huir de la realidad, con lo que me apetece siempre tirar de la imaginación e inmiscuirme en vidas muy distintas a la mía a través de la ficción, últimamente solo me rondan proyectos biográficos. Que no se me malinterprete. Parece que he arrancado con una queja, o una...
Leer más

Días extravagantes

Desde la palabra «Existo» con que se inicia la novela Días extravagantes, de la escritora sevillana María del Monte Vallés, uno ya se pone en guardia. Y más aún al enfrentarse a la descripción del espacio en el que esa voz narradora dice existir, que parece una campana de laboratorio, un lugar...
Leer más

Rebecca

«Anoche soñé que volvía a Manderley». No sé si podría considerarse un comienzo digno de esas célebres listas que recogen los mejores arranques novelísticos, pero sí creo que continúa siendo uno de los más conocidos en la historia de la literatura y del cine. Y es que muchos lo escucharemos...
Leer más

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más