Comidas para llevar

Aunque con casi cuatro años de retraso, ha llegado a mi mesa Comidas para llevar (Cáceres, Rumorvisual, 2011). Gracias a sus aliños naturales, el tiempo lo ha tratado bien y nada ha caducado en su andadura.

Y porque el emplatado es también importante, lo primero que atrae de este librito de 22 relatos breves es su exquisita presentación, aderezada con oportunas ilustraciones sobre fondo de mantel a cuadros y ribete frutal de libro de recetas.

Evidentemente, el trabajo del cocinero, el cacereño Víctor Manuel Jiménez Andrada, va más allá y el resultado es, como la prologuista, Pilar Galán, explica, un conjunto bien ligado de cuentos agridulces para leer en cualquier momento del día, pues, aunque de apariencia ligera y elaborados con una prosa sencilla, dejan todos un sabor de amargura en el paladar.

Empezamos por el final del almuerzo, con un «Café con leche» en la barra de un bar que nos da idea de a qué nos enfrentamos. El narrador se nos presenta como un curioso incansable y también el hacedor que maneja los hilos (un pequeño dios, vaya); un escritor-recolector de personajes y de historias que aprovecha el tiempo de desayuno en el trabajo para inspirarse y que aparca su faceta creativa a la entrada de la oficina para convertirse en triste peón[i]. Ese fantasioso asalariado, a lo largo de ochenta y tantas páginas, hablará de personas que devienen personajes mientras actúan en el escenario de las avenidas (aunque los «Callejones traseros» siempre estén ahí) y que se desvisten de su máscara actoral al atravesar de nuevo la puerta de su casa (que se lo digan, si no, al Eusebio del relato que da título al volumen); comediantes tan humanos y desvalidos como el protagonista de «Te busqué» o el errabundo Nicolás de «El despertar», que vaga sin saber quién es (como otros tantos) oprimido por sus propios recuerdos. O esos otros tan insoportables como la mujer que grita para que el marido baje la basura; un fragmento de vida cotidiana que en realidad se desarrolla sobre el metafórico tablero de ajedrez en un laberíntico juego de apariencias (de ahí el título del relato, aunque el pasatiempo no quedará ahí, sino que es la base de muchas de las historias hasta desembocar en «Nocturno»). En otros casos es la soledad la que se manifiesta (una soledad que se consuela con besos comprados y se salva por la fuerza redentora de la lluvia o el dócil dulzor de las rememoraciones), o la desesperación (la que conduce a «Esta vez será la última»), la huida (véase «Nuevo amanecer») y otros vicios sin remedio (hágase lo propio con «Papeles perdidos»).

Y en este menú no podían faltar historias frías de desagravio («La dulce venganza» y «La ternera asesina») o la mala fortuna en una «Noche de Reyes» narrada a la manera de los mejores thrillers en la estrechez oscura de un garaje. O la leyenda de una secta y lo que de teatro y representación (y de márquetin y publicidad y de mentira) la rodea. Porque hasta la muerte de un niño puede convertirse en espectáculo (léase «La fotografía») y la amistad llegar a extremos peligrosos.

En resumen, Comidas para llevar es un conjunto narrativo coherente interrumpido en ocasiones por microrrelatos recios y metafóricos como «La traición» o «Segunda oportunidad»; un libro donde un personaje desesperado puede inspirar una historia y un poema de amor, el final más adecuado; donde un lector de Nabokov duda de sus sueños y de los fantasmas de la madrugada; donde literatura y realidad, como casi siempre en la vida, son una misma cosa. Al fin y al cabo, quién puede separar, una vez elaborada, los ingredientes secretos de una buena bullabesa.

 

Víctor Manuel Jiménez Andrada (Cáceres, 1971) ha publicado poemas y cuentos en diferentes revistas y antologías. En junio de 2012 crea la Asociación Cultural Letras Cascabeleras, cuyas ediciones se encarga de coordinar. En noviembre de 2012 publica el poemario Versos del insomnio y en junio de 2014 sale a la luz Circo, con el que ha ganado el XVI Premio de Poesía «García de la Huerta». Periódicamente publica «Letras Breves», con textos hiperbreves y poesía.

En su blog www.papirowebxia.com se pueden disfrutar de algunas muestras de su trabajo.

 

 

Elena Marqués



[i] Para mí que el mundo del trabajo, esa losa que algunos llevamos con resignación, le pesa al autor casi tanto como a mí. De ahí su venganza particular en «El ogro feroz» que espero que, en este caso, y a favor de la moralidad reinante, solo sea ficticia.

 

Comidas para llevar

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más