Comidas para llevar

Aunque con casi cuatro años de retraso, ha llegado a mi mesa Comidas para llevar (Cáceres, Rumorvisual, 2011). Gracias a sus aliños naturales, el tiempo lo ha tratado bien y nada ha caducado en su andadura.

Y porque el emplatado es también importante, lo primero que atrae de este librito de 22 relatos breves es su exquisita presentación, aderezada con oportunas ilustraciones sobre fondo de mantel a cuadros y ribete frutal de libro de recetas.

Evidentemente, el trabajo del cocinero, el cacereño Víctor Manuel Jiménez Andrada, va más allá y el resultado es, como la prologuista, Pilar Galán, explica, un conjunto bien ligado de cuentos agridulces para leer en cualquier momento del día, pues, aunque de apariencia ligera y elaborados con una prosa sencilla, dejan todos un sabor de amargura en el paladar.

Empezamos por el final del almuerzo, con un «Café con leche» en la barra de un bar que nos da idea de a qué nos enfrentamos. El narrador se nos presenta como un curioso incansable y también el hacedor que maneja los hilos (un pequeño dios, vaya); un escritor-recolector de personajes y de historias que aprovecha el tiempo de desayuno en el trabajo para inspirarse y que aparca su faceta creativa a la entrada de la oficina para convertirse en triste peón[i]. Ese fantasioso asalariado, a lo largo de ochenta y tantas páginas, hablará de personas que devienen personajes mientras actúan en el escenario de las avenidas (aunque los «Callejones traseros» siempre estén ahí) y que se desvisten de su máscara actoral al atravesar de nuevo la puerta de su casa (que se lo digan, si no, al Eusebio del relato que da título al volumen); comediantes tan humanos y desvalidos como el protagonista de «Te busqué» o el errabundo Nicolás de «El despertar», que vaga sin saber quién es (como otros tantos) oprimido por sus propios recuerdos. O esos otros tan insoportables como la mujer que grita para que el marido baje la basura; un fragmento de vida cotidiana que en realidad se desarrolla sobre el metafórico tablero de ajedrez en un laberíntico juego de apariencias (de ahí el título del relato, aunque el pasatiempo no quedará ahí, sino que es la base de muchas de las historias hasta desembocar en «Nocturno»). En otros casos es la soledad la que se manifiesta (una soledad que se consuela con besos comprados y se salva por la fuerza redentora de la lluvia o el dócil dulzor de las rememoraciones), o la desesperación (la que conduce a «Esta vez será la última»), la huida (véase «Nuevo amanecer») y otros vicios sin remedio (hágase lo propio con «Papeles perdidos»).

Y en este menú no podían faltar historias frías de desagravio («La dulce venganza» y «La ternera asesina») o la mala fortuna en una «Noche de Reyes» narrada a la manera de los mejores thrillers en la estrechez oscura de un garaje. O la leyenda de una secta y lo que de teatro y representación (y de márquetin y publicidad y de mentira) la rodea. Porque hasta la muerte de un niño puede convertirse en espectáculo (léase «La fotografía») y la amistad llegar a extremos peligrosos.

En resumen, Comidas para llevar es un conjunto narrativo coherente interrumpido en ocasiones por microrrelatos recios y metafóricos como «La traición» o «Segunda oportunidad»; un libro donde un personaje desesperado puede inspirar una historia y un poema de amor, el final más adecuado; donde un lector de Nabokov duda de sus sueños y de los fantasmas de la madrugada; donde literatura y realidad, como casi siempre en la vida, son una misma cosa. Al fin y al cabo, quién puede separar, una vez elaborada, los ingredientes secretos de una buena bullabesa.

 

Víctor Manuel Jiménez Andrada (Cáceres, 1971) ha publicado poemas y cuentos en diferentes revistas y antologías. En junio de 2012 crea la Asociación Cultural Letras Cascabeleras, cuyas ediciones se encarga de coordinar. En noviembre de 2012 publica el poemario Versos del insomnio y en junio de 2014 sale a la luz Circo, con el que ha ganado el XVI Premio de Poesía «García de la Huerta». Periódicamente publica «Letras Breves», con textos hiperbreves y poesía.

En su blog www.papirowebxia.com se pueden disfrutar de algunas muestras de su trabajo.

 

 

Elena Marqués



[i] Para mí que el mundo del trabajo, esa losa que algunos llevamos con resignación, le pesa al autor casi tanto como a mí. De ahí su venganza particular en «El ogro feroz» que espero que, en este caso, y a favor de la moralidad reinante, solo sea ficticia.

 

Comidas para llevar

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más