Clásicos para la vida

No, no me he equivocado al clasificar, dentro del trastero en que se está convirtiendo mi ventana, esta entrada en «Novedades» en lugar de hacerlo en «Los libros que leo» porque no voy a hacer ninguna reseña de él. El breve volumen del profesor Nuccio Ordine se defiende por sí solo. Si bien los breves fragmentos que recoge, más los comentarios suscitados, no son del todo originales, la introducción que hace el autor a esta recopilación de textos me parece tan acertada que necesito transmitirlo, por si por esta vez al menos mis palabras sirven para algo. De hecho, fotografié algunas de sus páginas para enviárselas a unas amigas dedicadas a la enseñanza hasta que me di cuenta de que era mejor que lo leyeran entero porque aquello no tenía desperdicio.

Que la lectura enseña, entretiene, acompaña, alegra, divierte, hace pensar y vivir debería considerarse como axioma, verdad absoluta, y para quienes dicha actividad tiene tanto espacio en sus vidas resulta inconcebible que haya quienes apenas lean uno o dos libros en todo el año, así como que en la escuela esos preciosos seres de papel y palabras no tengan el protagonismo que deben tener. Nuccio Ordine, profesor de Literatura Italiana, defiende, ante la inclinación de la enseñanza a la profesionalización y a mirarse siempre en los mercados, la importancia de educar en la curiosidad. «Privilegiar este aspecto “profesionalizador” significa perder por entero de vista la dimensión universal de la enseñanza», afirma. «Reducir la formación educativa a la mera adquisición de un “oficio” acabaría por matar cualquier posibilidad de animar a los estudiantes a cultivar su espíritu de manera autónoma y dar curso a su curiositas».

Alguien dirá que, claro, un profesor de Literatura tiene la obligación de defender a muerte los libros, la ficción, la poesía, el arte. Sin embargo, esta cita que a continuación reproduzco y que Ordine emplea no es precisamente de un hombre de letras.

«La escuela debe siempre plantearse como objetivo que el joven salga de ella con una personalidad armónica y no como un especialista. En mi opinión, esto es aplicable, en cierto sentido, incluso a las escuelas técnicas, cuyos alumnos se dedicarán a una profesión totalmente definida. Lo primero debería ser, siempre, desarrollar la capacidad general para el pensamiento y el juicio independientes y no la adquisición de conocimientos especializados».

(Albert Einstein)

Por si fuera poco, un premio Nobel de Economía, que suponemos orienta sus estudios y pensamiento hacia esa rama encaminada a la obtención de riqueza (pero nada de riqueza metafórica, sino la del petróleo y los billetes), dice que «hoy a las economías les falta espíritu de innovación. El mercado laboral no solo necesita más competencias técnicas, sino que requiere un número cada vez mayor de soft skills, como la capacidad de pensar de modo imaginativo, de elaborar soluciones creativas para desafíos complejos y de adaptarse a circunstancias cambiantes y a nuevas relaciones». Por ello, «un primer paso necesario es reintroducir las materias humanísticas en los institutos y en los currículos universitarios. El estudio de la literatura, la filosofía y la historia será una inspiración para que los jóvenes busquen una vida plena, una vida que incluya hacer aportaciones creativas e innovadoras a la sociedad». O sea, lo contrario de lo que llevamos viviendo una buena temporada.

Aparte de eso, a los humanistas se nos debería quitar ese complejo de que no hacemos ciencia, así como el empeño en luchar por ese título abordando estudios encaminados, por poner un ejemplo, a hallar el algoritmo que calcule la riqueza léxica de un individuo, o defendiendo con uñas y dientes que la Psicología forme parte de las neurociencias usando fórmulas matemáticas en su metodología para conferirle así un rango superior cuando lo que deberíamos es volver los ojos a todos esos textos que nos hagan pensar por nosotros mismos y descubrir qué es importante y qué no lo es tanto. A los más pragmáticos podríamos ganárnoslos recordándoles que el conocimiento, como comenta George Shaw (otro Nobel; se ve que Ordine sabe en quién apoyarse para ganar en credibilidad), puede compartirse de manera que todos los protagonistas se hagan cada vez más ricos. Si entendemos bien el término riqueza, claro, y cambiamos el orden de las dos primeras acepciones del diccionario.

De eso (o, mejor dicho, de esto) se trata:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Elena Marqués

Clásicos para la vida

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más