Cien minutos, cien poemas

«Estos, Fabio, ¡ay dolor!, que ves ahora

campos de soledad, mustio collado,

fueron un tiempo Itálica famosa.»

                           Rodrigo Caro

Y aún algunos románticos empedernidos se empeñan en que su nombre suene más allá de las columnas derribadas, la caliza amarillenta, la cavea anchurosa que sirvió en esta ocasión, bajo los auspicios de Noches del Baratillo, para un recital en el que participó medio centenar de poetas el día 2 de mayo, a las 19:00, bajo un sol de justicia, como una de las muchas actividades programadas por la señera institución sevillana para este mes de las flores.

El entorno no podía ser más hermoso y propicio para los versos que más de uno traía preparados. Una gran mayoría se decantó por recordar la ciudad romana parte de cuyos restos («ay, dolor») quedó durante años colmatada bajo el abandono y el desinterés; pero no faltó quien prefirió celebrar la figura del poeta, o quienes se decidieron por un canto popular y festivo. O quienes clamaron justicia y pusieron ante nuestros ojos realidades poco poéticas por su dureza y su verdad. Así, mientras el sol bajaba tras el cerro de San Antonio y la sombra beatífica de las gradas nos procuraba un respiro, se escanciaron versos de arte mayor en sonetos bien medidos, volaron alejandrinos, se enredaron los octosílabos entre cohetes que ya auguraban otras fiestas de la primavera.

Y todo ello conducido con maestría por unos presentadores caracterizados para la ocasión, Elizabeth Santos y Gabriel Gil, que fueron dando paso a los protagonistas del acto en un diálogo de corte clásico no exento de gracia y donosura sevillanas; que las musas no podían fallar en ese acto que quiso venir a demostrar que, como ya Bécquer anunciara,

 

«Podrá no haber poetas; pero siempre

             habrá poesía.»

 

Elena Marqués

Cien minutos, cien poemas

Buenas!

Qué blog tan interesante! Nos quedamos con la reflexión final de Bécquer... Está claro que siempre habrá poetas!
Aunque tratamos cosas totalmente distintas, estamos seguros que el Arte y el Misterio pueden no estar reñidos...
Somos nuevos aquí, y nos gustaría que echaras un vistazo a nuestro blog, en el que intentamos dar otro punto de vista a un tema tratado de mil formas distintas! :)
https://losarrumacaos.blogspot.com.es/
Saludos!

Nuevo comentario

Los libros que leo

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más