Cave scriptorem

No sé cómo empezar sin que se me tache de algo (ni de pensar el adjetivo tengo ganas, porque puede ser cualquiera), y, aunque sé que no soy la única en el mundo a la que le pasan estas cosas, me gustaría defenderme.

Advierto que quienes nos dedicamos a escribir pero somos (y seguramente seremos por los siglos de los siglos) desconocidos aceptamos como «amigos» en las redes a quienes comparten «afición», «vocación», «pasión» o como cada cual considere a la Literatura en su vida. Lo hacemos con la esperanza de informarnos de actos atractivos, presentaciones de libros, voces nuevas…, o al menos ese es mi interés. Me resulta, sin embargo, fuera de lugar, agresivo incluso, que alguien a quien no conoces de nada y del que a veces ni siquiera puedes tener una imagen, pues se esconde tras una foto de perfil donde campan las flores o aparece en primer término la portada de su nueva criatura, te dirija un mensaje privado para pedirte que leas una reseña de su libro o, peor aún, el libro entero. Incluso, conociendo mi dedicación profesional, que debería apresurarme a borrar para que estas invasiones no vuelvan a repetirse, para que le revise un texto que la mayoría de las veces adolece de un mínimo de corrección ortográfica; que desconoce las normas de puntuación (que existen, aunque los neoliberales de la lengua piensen que es solo una cuestión de estilo); y cuyo argumento es descabellado, o aburrido, o manido, o, simplemente, hace que te desesperes en la página 4. Y, encima, que te meten prisa y te preguntan, como el burro de Shrek, si falta mucho para que acabe. Y lo peor de todo es que lo vuelvan a hacer por dos veces sin acordarse de que ya te han utilizado de conejillo de Indias, sin informarse de a quién se están dirigiendo y te digan «he visto que te gusta leer», a lo que, con cierta sorna teniendo en cuenta que tengo varios libros publicados y he participado en innumerables antologías le conteste «sí, y escribir» y reciba una dirección de una editorial (será la suya de cabecera) por si tengo algún manuscrito que desee parir, y, a renglón seguido, la solicitud de que lea una reseña. Que digo yo que lo mínimo es que te enteres antes de a quién le estás encargando la tarea, que igual es más escritor que tú. Pero este es un asunto que dará para otra entrada.

Yo, que siempre he intentado tratar bien a la gente, digo a todo que sí, a pesar de mi advertencia de septiembre de que quería dedicarme a mis asuntos, que en mi derecho estoy, del mismo modo que esos escritores que buscan lectores, correctores y reseñistas gratis (porque, aunque no se crea, por esas cosas se cobra, y un pastón, por una corrección ortotipográfica y de estilo, y más si hay que detenerse en cada línea cuatro o cinco veces, que por menos no pasas la Selectividad según amenazan siempre pero yo no me lo creo) están en el suyo de publicitarse; y, después de atragantarme con su libro, intento dar ciertas recomendaciones suaves, del tipo «sería conveniente que revisaras tal parte», o «imagino que la editorial habrá resuelto ciertas cuestiones tipográficas»…; palabras amables con las que se da a entender que aquello no está en condiciones aún de ver la luz.

Mi sorpresa es cuando te ofrecen un seco gracias y no vuelven a dirigirte la palabra, después de haber perdido un tiempo precioso que ahora entiendo más que nunca que es oro de verdad; o te sueltan que, en realidad, el libro va a salir el mes que viene, ofreciéndome de la editorial que lo ha acogido en su catálogo una imagen bastante lamentable.

No me considero más que nadie. Escribo porque me hace vivir, pero a nadie impongo mis lecturas. Dejo mis enlaces a mis artículos y actividades para quien quiera acercarse a ellas, con la convicción de que no a todo el mundo le interesa el último poema que he escrito igual que a mí no me apetece jugar al Candy Crash. Simplemente observo que esta dedicación a trabajos ajenos (y tan ajenos) me impide entregarme a los míos propios, que no sé si serán más o menos valiosos que los de los demás, pero son los que me completan, y que el tiempo que tengo para leer, que es poco, porque tengo trabajo, familia, citas médicas y sesiones de yoga, prefiero dedicárselo a Borges, por poner un ejemplo. Creo que se me entiende.

Elena Marqués

Cave scriptorem

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más