Cartas a Siracusa

Llevo unas semanas febriles en cuanto a actividades y eso me ha hecho postergar el libro mensual de nuestra tertulia prácticamente hasta antes de ayer; sin embargo, al tratarse de una novela con todos los ingredientes de un best seller (en algún momento me ha recordado a los orígenes de Matilde Asensi y a las entretenidas novelas de Dan Brown), confieso que no me ha resultado difícil cumplir con el objetivo.

Cartas a Siracusa, de Lucía Feliu, capta nuestra atención desde el principio al ubicarnos a su protagonista, Ángela Blanco, en un hospital madrileño tras sufrir un aparatoso accidente en Egipto, del que se acusa a su acompañante, Teo Valdés, retenido allí hasta aclarar las circunstancias. Eso nos sitúa en una trama misteriosa en la que no faltan elementos de un affaire amoroso y un hermoso encuentro de amistad; e incluso, en algunos aspectos, de recuperación de la fe y de los deseos de vivir.

La historia comienza siendo la de un grupo de expertos de áreas distintas pero complementarias dispuestos a autentificar tres momias de mártires cristianos por encargo del mismísimo Vaticano. La acción, pues, transcurre en buena parte en la ciudad de Roma, si bien poco podemos llegar a conocerla, pues el foco de atención se dirige a la investigación, en los recintos de la Escuela Española de Historia y Arqueología (hay que reconocer el excelente trabajo de documentación de la autora en los terrenos de la ingeniería, la medicina y las ciencias químicas), a la toma de muestras y a su análisis, entorpecido por una aparente avería en uno de los aparatos del laboratorio.

Lo que al principio solo parece un trabajo rutinario, en el que vamos conociendo a cada uno de los personajes, trazados a grandes rasgos pero con acierto, se complica con la muerte del director de los Museos Vaticanos y la constatación de que uno de los cuerpos analizados, el de santa Lucía, trasladado en varias ocasiones para su preciado culto y robado en tantas otras, guarda un secreto que los conducirá a una investigación diferente y a un cúmulo de situaciones tan inesperadas como peligrosas.

Con un pequeño paréntesis en el que nuestra atención se centra en el encuentro y posterior desencuentro amoroso de la protagonista y el director del proyecto, el prestigioso doctor Teo Valdés, cuya mutua atracción queda clara desde las primeras páginas, con el paisaje de fondo de la playa de Zahara de los Atunes y esas olas procelosas a las que, en palabras del médico forense, no hay que temer, el equipo vuelve a reunirse para enfrentarse a nuevas indagaciones en las que adquieren protagonismo una carta del siglo II de nuestra era y una necrópolis no muy lejos de Alejandría donde un sepulcro paleocristiano esconde más de una respuesta a los intereses despertados en ciertos ámbitos empresariales.

Mucho más no puedo contar, pues destripar un thriller implica que perdamos el interés en su lectura. Solo puedo adelantar que esta se hace fluida e interesante, con diálogos fluidos en equilibrio con las partes descriptivas y los componentes de la acción; que, a pesar de esa documentación tan específica, no encontramos dificultad para entender los entresijos de las pesquisas; que viviremos momentos de aventura y peligro junto a otros de calmosa excitación; y que su autora puede estar segura de captar el interés de un abundante público deseoso de recorrer un agradable viaje literario.

Elena Marqués

Lucía Feliu Zamora, licenciada en Filología Inglesa, realizó estudios de postgrado y cursos de especialización en el Guildhall University de Londres y en Portobello House International School, Dublín, además de en la Universidad de Toulon, Francia. Ha vivido largas temporadas en países como Irlanda, Inglaterra, Francia, Grecia, Turquía, Italia y Marruecos, y en la actualidad es profesora de Inglés en un instituto de enseñanza secundaria en Sevilla. Autora de las novelas Blue Moon, El secreto del Maloca y El faro de Beaumont Place, entre otras, consigue refundir sus dos grandes pasiones en su oficio como narradora: la escritura y los viajes.

Cartas a Siracusa

cialis more sensitive immimbirl

foros de kamagra Reargermum [url=https://xbuycheapcialiss.com/]cheap cialis online[/url] preonsispome tab cialis

Nuevo comentario

Los libros que leo

Animales del parque

Animales del parque, segundo libro de cuentos de Mila Guerrero, se inicia con unas palabras preliminares de la propia autora sobre lo que habrá de venir. Y, si bien nos avisa de que hablará de padres y madres, de las angustias y sinsabores (junto a, también, la extrema felicidad, todo hay que...
Leer más

Manifiesto por la lectura

El opúsculo Manifiesto por la lectura, del fenómeno literario (entiéndase en el buen sentido) Irene Vallejo, fue concebido como preámbulo de un Pacto por el Libro demandado por el sector. Algo que dice mucho de nuestro país, que haya que incitarnos a sumergirnos en un texto y recordar las múltiples...
Leer más

La forastera

Que la protagonista de la narración va a ser una mujer enfrentada a un problema (¿les parece poco la lucha por la supervivencia?) ya lo anuncia el título. Su historia, la historia de Angie, es narrada en primera persona, en un expresivo presente[1] en el que la acompañamos sin darnos cuenta. Con un...
Leer más

La acústica de los iglús

Por circunstancias que prefiero no contar, porque me dejarían en ridículo, no he leído La acústica de los iglús hasta hace unos días. Y, aunque había escuchado magníficas críticas sobre la ópera prima de Almudena Sánchez, que quedó finalista en premios tan prestigiosos como el Ojo Crítico y el...
Leer más

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más